Miércoles, 24 de julio de 2019

Religión en Libertad

Eva Pevarello, repleta de tatuajes, cuenta que la fe hizo que pudiera superar la enfermedad

De una infancia como feriante a estrella musical: entre medias la Virgen fue su apoyo con el cáncer

Eva Pevarello se agarró durante la enfermedad a la fe que su abuela le transmitió de niña
Eva Pevarello se agarró durante la enfermedad a la fe que su abuela le transmitió de niña

Con sus numerosos tatuajes, sus piercings, un corte de pelo peculiar y un estilo muy propio de vestir, Eva Pevarello no es una joven cualquiera. Nunca lo ha sido ni en su infancia ni ahora que se abre camino en el mundo de la música gracias a la fama que consiguió al ser finalista de Factor X. Por ello, también sorprende que una joven como ella hable con tanta naturalidad y sinceridad sobre la fe, la enfermedad y su profunda devoción por la Virgen, especialmente por la advocación de Lourdes.

Esta joven italiana nació y creció en una familia de feriantes que recorrió las plazas de los pueblos y ciudades de toda Italia. De hecho, en su infancia su casa era la caravana con la que sus familiares iban de feria en feria. Sus padres tenían un puesto de tiro al blanco, su abuela aún hoy a los 91 años tiene otro que vende algodón de azúcar, sus tíos son acróbatas y otros familiares son titiriteros y músicos.

Las enseñanzas de Jesús y María de su abuela

Así discurrió la infancia y adolescencia de Eva, con una abuela que tenía una profunda fe y que no dudó en transmitírsela en un ambiente no siempre sencillo. “Mi abuela siempre ha sido muy creyente. De niña me hablaba amorosamente sobre Jesús y la Virgen María, y me he sentido muy cerca de ellos. Es una sensación difícil de explicar, pero esa certeza nunca me ha abandonado”, explica Eva en una entrevista con Famiglia Cristiana.

eva-abuela

Eva, junto con su abuela que fue la que le transmitió la fe y la enseñó a amar a la Virgen

Mientras tanto, la joven se graduó en Dibujo, creó su propia banda de música, The Quote rose, para más tarde a dedicarse profesionalmente  a los tatuajes. Cuando parecía su vida iniciaba su propio camino le diagnosticaron un tipo de cáncer, un linfoma de Hodgkin, que puso a prueba los cimientos de su vida.

Una fuerza abriéndose paso en su interior

“Me había hecho unos análisis rutinarios y encontraron algunos valores que estaban alterados” –recuerda Eva- que a continuación inició un calvario de médicos, tratamientos y revisiones. “Fue terrible, y llegué a temer lo peor”, agrega la artista. Sin embargo, en aquel momento de miedo e incertidumbre Eva redescubrió aquella fe que le fue transmitida en su momento. Cuenta que “sentí una gran fuerza haciéndose paso en mi interior. Fue la fe, esa fe aprendida de niña por las palabras de mi abuela”.

Pese a la dureza de la enfermedad, Eva nunca se sintió sola, es más sintió una compañía muy especial. “Estoy convencida de que si no hubiera tenido la fe para apoyarme en ella, nunca habría superado la enfermedad”, confiesa.

“María está siempre conmigo”

De hecho, la cantante italiana asegura que “en ese momento me aferré a todo eso y hoy estoy aquí, perfectamente curada”. “¿Ves esto?”, pregunta Eva al entrevistador mostrando un anillo que muestra una imagen de la Virgen de Lourdes. Y prosigue: “María está siempre conmigo, siento que me protege y sigue mis pasos. Durante todo el tiempo que duró la enfermedad, Ella ha estado cerca de mí y continúa haciéndolo, estoy convencida de ello”.

Eva, durante su participación en el programa televisivo de Factor X

Al fin logró superar la enfermedad apoyada en la Virgen como bastón y fue entonces cuando decidió presentarse a las audiciones del reality musical Factor X con la canción Un´altra corsa, en la que relataba su experiencia de la enfermedad y que conmovió a los jueces del programa. Eva fue superando una a una cada prueba hasta llegar a la mismísima final, donde finalmente quedó en tercer lugar.

Sin embargo,  ella había logrado algo más al querer sobreponerse a cualquier adversidad e intentar cumplir con sus sueños aunque parecieran imposibles. Y al final el Señor la recompensó y pudo realizar una gira con conocidos artistas e incluso participar en el emblemático festival de Sanremo de este pasado 2018 firmando un contrato con Sony para lanzar su carrera musical.

Mostrando los dedos de su mano, muestra cuatro símbolos tatuados: “Son un ancla, un corazón, una cruz y una lágrima. Significa que tienes que aferrarte a las cosas importantes de la vida. En resumen: ten fe aunque el camino sea difícil y llores durante el viaje”.

Publicado originariamente en Cari Filii News

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Por favor ayúdanos a poder seguir adelante

DONA AHORA