Martes, 19 de noviembre de 2019

Religión en Libertad

El padre Ignacio Perie

Un sacerdote con el don de sanación convoca a 200.000 personas en Argentina

Procedente de Sri Lanka, ha revolucionado Argentina. Su don de sanación y la fama que ha cosechado de "hacer milagros" mueve masas.

ReL

padre Ignacio Perie
padre Ignacio Perie
En torno a 200 mil personas, informa Valores Religiosos, acudieron el pasado viernes al tradicional Vía Crucis organizado por el padre Ignacio Perie, el sacerdote carismático procedente de Sri Lanka, que tiene fama por tener el "don de la sanación", además de convocar a multitudes en la parroquia Natividad del Señor del populoso barrio Rucci, en la zona norte de esta ciudad.

El buen tiempo, con una temperatura de 23 grados, acompañó a los fieles, cuya cifra fue estimada por los organizadores y fuentes policiales en 200 mil personas, que participaron del recorrido de seis kilómetros en los que se recrean las 14 estaciones del martirio de Jesús.

"Soy un instrumento, yo nunca sané a nadie"
En una entrevista que concedió al diario La Capital de Rosario, Peries afirmó: "Sé que Dios me dio una gracia, pero no puedo explicar en qué consiste. Va más allá de mis conocimientos. Soy un instrumento, yo nunca sané a nadie. El que cura es Dios. Yo invoco la gracia y luego la fe de la persona interviene. Es como dijo Jesús: tu fe te salva. Yo nunca dije que soy sanador, nunca. Sé que digo cosas a la gente o que toco el lugar donde hay un problema, y hay muchos testimonios de sanación y de gente que viene a agradecer, pero la sanación la hace Dios y depende en gran medida de la fe de esa persona".

El don que le regaló Dios de niño
Además, reveló como fueron sus inicios en la sanación de enfermos, al decir: "Me pasaron varias cosas con los enfermos de mi pueblo. Cuando tenía 12 años el párroco me invitó a visitar a los enfermos y cuando yo los tocaba me decían `padre, padre´. La primera vez fue con una viejita ciega que nos conocía de toda la vida, pero cuando yo la toqué me dijo `padre´. Le respondí: `No, no soy el padre´, pero ella me contestó: `Tu mano tiene calor sacerdotal´. Yo me asusté y no quise volver".

Dios tenía una vocación para él
Luego agregó: "Un año más tarde me pasó lo mismo con otro señor que estaba medio ciego. Otra vez, lo toqué y dijo `padre´. Esta vez el párroco estaba conmigo y le dije que el padre estaba allí, que yo sólo era un amigo. El viejito me dijo: `Tu mano tiene calor sacerdotal. Entonces el cura fue muy bueno y me explicó que tal vez Dios tenía una vocación para mí y que podría ser el sacerdocio".

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Noticias como esta llegan al corazón de miles de personas. Por favor ayúdanos a continuar

DONA AHORA