Jueves, 08 de diciembre de 2022

Religión en Libertad

Catecismo: necesario y olvidado

Juan Pablo II y el cardenal Joseph Ratzinger.
Juan Pablo II y el cardenal Joseph Ratzinger, durante el viaje a Alemania de 1996. El Catecismo de la Iglesia Católica es un empeño personal de ambos. Foto: Vatican News.

por Jorge Piñol, ICR

Opinión

En este 11 de octubre se cumplen 30 años de la constitución apostólica Fidei depositum, con la cual San Juan Pablo II ordenó la publicación del Catecismo de la Iglesia Católica.

Las palabras del Papa estaban llenas de satisfacción y entusiasmo por el trabajo realizado.

Latía el convencimiento de que el Catecismo “responde enteramente a una necesidad de la Iglesia universal y de las Iglesias particulares”.

Leemos también en la Fidei depositum: “De todo corazón hay que dar gracias al Señor en este día en que podemos ofrecer a toda la Iglesia… este texto de referencia para una catequesis renovada en las fuentes vivas de la fe”.

Y más adelante: “Este Catecismo es una contribución importantísima a la obra de renovación de la vida eclesial, deseada y promovida por el Concilio Vaticano II”.

El Catecismo era necesario. Se veía particularmente necesario veinte años después del Concilio. La confusión generada en los años siguientes al Concilio era muy grande. Lo dijo con claridad el entonces cardenal Ratzinger: “Puesto que la teología ya no parece capaz de transmitir un modelo común de la fe, también la catequesis se halla expuesta a la desintegración, a experimentos que cambian continuamente. Algunos catecismos y muchos catequistas ya no enseñan la fe católica en la armonía de su conjunto, sino que buscan hacer humanamente interesantes (según las orientaciones culturales del momento) algunos elementos del patrimonio cristiano. (…) Consecuencia: no una catequesis comprendida como formación global en la fe, sino reflexiones y ensayos en torno a experiencias antropológicas parciales, subjetivas” (Informe sobre la fe).

El Catecismo era necesario porque es realmente determinante para el cristiano saber lo que cree. “Y puesto que la fe es un acto que abarca todas las dimensiones de nuestra existencia, siempre tiene que ser de nuevo reflexionada y de nuevo manifestada; por eso los grandes temas de la fe -Dios, Cristo, Espíritu Santo, Gracia y Pecado, Sacramentos e Iglesia, Muerte y Vida Eterna- nunca son temas ya superados, sino siempre son los temas que más profundamente nos afectan” (Joseph Ratzinger, Evangelio, catequesis, catecismo).

¿Cómo puedo decirme católico, si “mi fe” y “mi moral” están calcadas muchas veces sobre los imperativos de la cultura dominante y el mero sentimiento personal?

Con toda razón afirmaba el mismo sabio cardenal Ratzinger en 1985: “La regla de la fe, hoy como ayer, no se halla constituida por los descubrimientos (sean estos verdaderos o meramente hipotéticos) sobre las fuentes y sobre los estratos bíblicos, sino sobre la Biblia tal como es, tal como se ha leído en la Iglesia, desde los Padres hasta el día de hoy. Es la fidelidad a esta lectura de la Biblia la que nos ha dado a los Santos, que han sido con frecuencia personas de escasa cultura… y sin embargo han sido ellos los que mejor la han comprendido” (Informe sobre la fe).

Esta crisis acerca de la catequesis ya la había diagnosticado con claridad e insistencia San Pablo VI. Un buen ejemplo sintético lo tenemos en una alocución del 27 de abril de 1975: “La verdad debe ser la raíz de la acción, de la libertad. Lo dijo el Señor: 'La verdad os hará libres'. No va por buen camino quien antepone la acción al pensamiento, la praxis a la doctrina, el voluntarismo a la sabiduría”.

El Catecismo de la Iglesia Católica era necesario para tener “un texto de referencia seguro y auténtico para la enseñanza de la doctrina católica” (Depositum fidei), en el desconcierto del creciente relativismo mundano, introducido también en tantas mentes de católicos.

Aquella necesidad de hace décadas no cesó. En la medida en que las nuevas ideologías y sus poderosos recursos para “modelar” las opiniones y los deseos de los hombres se van imponiendo y extendiendo, nos encontramos en más grave estado de confusión y de vacío espiritual, y por consiguiente más perdidos en el mar de la historia.

A pesar de esta aguda necesidad, muy bien atendida por el Catecismo, no parece que en este momento haya una memoria viva y un importante reconocimiento de este texto magisterial, tan válido hoy como ayer.

En este “olvido” influirá seguramente el hecho de que en muchos ámbitos eclesiales se ha hablado mucho, con sentido dialéctico y sin más distinciones, de ser “pastores”, y no “doctrinarios”.

Según ese discurso, algunos opinan que afirmar las verdades de la fe y de la moral sería un acto inevitablemente intolerante, duro, farisaico. En todo caso manifestaría demasiada confrontación con la visión del mundo que se va imponiendo. Habría que silenciar toda referencia a la verdades de alcance universal.

En las últimas décadas se han escrito textos influyentes, para catequistas, con expresiones como estas: “Un cambio radical de la imagen del hombre”, “abrirse a las corrientes universales”, “hacia la superación de todo dogmatismo”, “el cristianismo se inventa de nuevo”…

Fuertes signos de un gran complejo o de una ingenua asimilación de la “cultura dominante”, con graves consecuencias para la fe y para el sentido común.

Un complejo que los santos de todos los tiempos, los Padres, los Doctores, los Pastores y los Mártires ciertamente no tuvieron. Sabían con toda convicción que necesitamos de la verdad tanto o más que de la luz del sol. Y creían con toda certeza que la Verdad total sobre Dios y sobre el hombre se nos ha revelado en Cristo. Precisamente de esto trata de modo claro, completo y autorizado el Catecismo de la Iglesia Católica.

Valgan estas líneas como modesto homenaje y recordatorio de este don de la Madre Iglesia para alimento de la fe, la esperanza y la caridad de sus hijos.

Jorge Piñol, CR es doctor en Teología con la tesis 'Revelación, redención y recapitulación en los misterios de Cristo, según el Catecismo de la Iglesia Católica'.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda