Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

¡Necio! Esta misma noche te reclamarán el alma

Angel David Martín Rubio

31 julio 2010


Parábola del hombre rico (Rembrandt)

Jesús aprovecha la ocasión que nos presenta el Evangelio de la Misa de este Domingo para dar una enseñanza (XVIII del Tiempo Ordinario; Lc 12, 13-21): “Todo lo que precede nos enseña a sufrir por confesar al Señor, o por el menosprecio de la muerte, o por la esperanza del premio, o por la amenaza del castigo eterno, del que nunca se obtiene el perdón. Y como la avaricia suele tentar con frecuencia la virtud, nos da un precepto y un ejemplo para combatir esta pasión” (San Agustín). Hay que vivir alerta y guardarse de la avaricia, porque aunque alguien tenga abundancia de bienes, su vida no depende de aquello que posee.

Y para que quedara bien clara su doctrina expuso una parábola. La de un hombre rico que se olvidó de la inseguridad de la existencia aquí en la tierra y su brevedad. La necedad de este hombre consistió en haber puesto su esperanza, su fin último y la garantía de su seguridad en algo tan frágil y pasajero como los bienes de la tierra, por abundantes que sean. “Desaparece aquella misma noche el que se prometía vivir mucho tiempo; de modo que el que había previsto una larga vida para él, amontonando medios de subsistencia, no vio el día siguiente de aquel en que vivía” (San Gregorio, moralium 22, 12, super Iob 31,24).

La salvación es un misterio. Cristo no quiso contestar cuando le preguntaron si se condenan o se salvan muchos (cfr. Lc 13, 22-30). Una cosa sin embargo queda como verdadera: hay condenados y hay elegidos. El infierno es una verdadera posibilidad real para cada uno de los hombres que vivimos en la tierra.

El Vaticano II se olvidó del infierno casi totalmente, no se menciona nunca con su término léxico propio, y tan sólo una vez tangencialmente con la perífrasis “fuego eterno”. El propio Pablo VI —con su estilo tan característico de lamentar los efectos sin afrontar las causas— denunciaba que “las palabras sobre el paraíso y sobre el infierno ya no se escuchan” (Audiencia, 28 de abril 1971).

Desaparecido de la enseñanza, el infierno se ha esfumado de los contenidos objeto de la fe: o bien se niega su esencia (la eternidad) o aparece reducido a un mito alusivo a la pena inmanente: “No creo en el infierno y, si existe, está aquí”. Frases como ésta reflejan la mentalidad hoy dominante.

La infinidad de la sanción ultraterrena es en último análisis la traducción más allá del tiempo de la infinidad axiológica de la vida del espíritu”. Se trata de mantener la diferencia entre las cosas y de proclamar que no pueden ser abolidas por obra del tiempo. El infierno es la conservación de las esencias. Lo único aniquilable es la culpa, anulada por obra de la misericordia divina mediante el perdón; pero previo arrepentimiento del hombre, y no sin él. (Cfr. Romano Amerio, Iota Unum, Salamanca, 1994, 470-471).


Juicio final (Hans Memling, 1470)

No hay ningún fundamento en la divina Revelación para presuponer una especie de automatismo de la salvación. Todo difunto, en grado mayor o menor, ha sido ciertamente pecador en su vida terrena y, al morir, es objeto del juicio de Dios. Por ello, con respecto al destino concreto después de la muerte de cada hombre nos encontramos con un verdadero misterio que hay que respetar y que nos sobrecoge.
 
Por el contrario, en la mentalidad postconciliar y en la ruptura litúrgica a ella asociada, la idea de la muerte unida a un juicio y discriminación desaparece detrás de la idea de salvación eterna. Se escamotea la suerte incierta que sigue a la muerta y se la presenta como el paso que nos introduce inmediatamente en la gloria de Cristo. El automatismo de la salvación queda, más que sugerido, afirmado explícitamente con fórmulas como ésta: "Hoy, tu familia, reunida en la escucha de tu Palabra y en la comunión del pan único y partido, celebra el memorial del Señor resucitado, mientras espera el domingo sin ocaso en el que la humanidad entera entrará en tu descanso" (Prefacio X Dominical).
 
Como explica el teólogo antes citado: “De ahí el carácter llamado pascual de la nueva liturgia de difuntos, el canto del alleluia, la expulsión del “Dies irae”, o la sustitución de los ornamentos negros por otros violetas o rosáceos.
Toda esta variación no se realiza como una preocupación por iluminar mejor un aspecto dado de una verdad compleja, sino como el sentido auténtico y finalmente recobrado de la muerte cristiana. Tampoco falta la habitual denigración del pasado histórico de la Iglesia, pues no se contenta con colorear la esperanza (no suficientemente celebrada en la concepción judicial) y llega a afirmarse que contemplar la muerte cristiana como un juicio y por consiguiente con sentimientos de temor “es un cristianismo bien lánguido” […].

Se establece así una ilegítima identidad entre dos conceptos: la resurrección por la que reciben la vida los cuerpos (que es universal sin consideración del mérito moral) y la resurrección por la cual las almas fieles reciben la vida eterna. La primera resurrección no está causada por un juicio de méritos, pero la segunda sí, y tiene como alternativa la segunda muerte (no mencionada aquí de ninguna manera).

Sí se cita de pasada la necesidad de la purificación para las almas que se salvan, y se expone una amorfa teoría del Purgatorio, sin usar en ningún momento el término usado por la Iglesia: pero no se menciona la alternativa de la perdición eterna. En fin, los cuatro novísimos parecen reducidos a dos: muerte y paraíso. La religión tiene sin embargo miles de ejemplos de muerte lúcida en la cual no exulta una insensata esperanza, ni inquieta o perturba el fin una desconfianza injuriosa para Dios
” (ob.cit., 458-459)

 “Está decretado que los hombres mueran una sola vez, y después de esto, el juicio” (Hb 9, 27). El cristiano debe ser consciente de la brevedad de esta vida terrena, de la que sabe que es única. Precisamente por ello no puede dejarla pasar inútilmente, sino que ha de tener en ella aquel comportamiento santo que corresponde a su ser de cristiano y que le es posible con el auxilio de la gracia. La misma realidad del pecado que ha existido y existe en su vida, exige que el cristiano, mirando al futuro, reaccione para recuperar el tiempo ya perdido.

A veces se puede pensar que es suficiente dejar el negocio de la salvación para los últimos momentos cuando ya se vea la muerte cercana pero ¿quién nos asegura que Dios aguardará a que nos parezca bien dedicarle nuestra atención? ¿No podría retirarnos su gracia? ¿Estará entonces la puerta abierta? Es preciso estar vigilante, sin distraerse ni dormirse un momento; vivir siempre en estado de gracia para que la muerte no nos sorprenda recordando la advertencia del mismo Cristo: “Estad, pues, prontos, porque a la hora que menos penséis vendrá el Hijo del hombre” (Lc 12,40)
Tu ayuda es vital para que Religión en Libertad vea la luz los 365 días del año
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
6 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

Nova
02/09/2010
Yo también, Hermenegildo.
También yo escuché, en mi parroquia, que el Evangelio del Domingo al que usted se refiere decía ´´necio, esta noche te van a exigir la vida´´, en lugar de decir ´´el alma´´, tal como denunciaba el padre Ángel David en su artículo anterior...

Hermenegildo
03/08/2010
Uso de ornamentos blancos.
Un paso más en esta línea de negación del Infierno y del Purgatorio es la abusiva utilización del color blanco en los funerales y Misas de difunto, con lo que se está dando a entender que el fallecido goza ya de la Gloria eterna sin que la Iglesia se haya pronunciado al respecto.
Por cierto, D. Ángel David, el domingo me acordé de su anterior artículo sobre las traducciones litúrgicas cuando en la Misa escuché: ´´Necio, esta noche te van a exigir la vida´´.
Ángel David Martín Rubio
01/08/2010
Cita del Vaticano II.
La alusión al ´´fuego eterno´´ en Lumen Gentium 48. Y no vale la excusa de siempre: decir que en el Concilio sí que se habla del infierno pero que se ha interpretado mal. Este silencio lo lamentó algún Padre en la LXXX congregación al tratarse el carácter escatológico de la vocación cristiana y a la doctrina misma del infierno no se encuentra dedicada ninguna perícopa. Menos aún se habla actualmente de dicha doctrina en la predicación, en la liturgia, en la catequesis... Basta ir a un funeral para comprobar que en la mayoría de los casos se hace equivalente muerte a resurrección y salvación. La asunción del cuerpo glorioso, que tendría lugar en el momento de la muerte, con abandono irreparable del cuerpo mortal, se configura como una nueva presentación del dogma de la resurrección de los cuerpos.
José María
01/08/2010
El Vaticano II se olvidó del infierno .
El Vaticano II se olvidó del infierno casi totalmente, no se menciona nunca con su término léxico propio, y tan sólo una vez tangencialmente con la perífrasis ´´fuego eterno´´.
Solo por esa tremenda información es trascendente el artículo.
¡Tremendo escándalo el de múltiples facetas del V.II y su desatrosa aplicación!

Por ello también, sacerdotes como Vd. reconfortan el alma.
¡Dios le bendiga, ayude y premie!
fernando
01/08/2010
Pablo VI.

Muy bueno.

Coincido, además, en la sabia apreciación de que Pablo VI tenía un estilo característico de lamentar los efectos sin afrontar las causas.

Era verdad que ´´el humo del infierno ha entrado en la Iglesia católica´´, pero se olvidó de quién había alimentado las llamas. Entre otros, él.
Nada
01/08/2010
Ayudemos a los demás a salvarse.
El magisterio nos enseña que hay cielo, purgatorio e infierno. Todos nuestros cuerpos resucitarán (.. creo en la resurrección de la carne...) pero resucitados, unos se salvarán -purgatorio y cielo- y otros se condenarán -infierno-. Recemos y ofrezcamos sacrificios para que la salvación llegue al mayor número posible. Es la lógica de la comunión de los santos.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Angel David Martín Rubio
Ángel David Martín Rubio es sacerdote, Licenciado en Geografía e Historia y en Historia de la Iglesia y desarrolla su actividad pastoral en la diócesis de Coria-Cáceres. Ha impartido clases en la Universidad San Pablo CEU de Madrid y ahora lo hace en el Instituto Teológico Virgen de Guadalupe y en el Seminario Diocesano de Cáceres. Entre sus publicaciones y artículos, destacan los referidos a la represión en la Guerra Civil española, la persecución religiosa y las relaciones Iglesia-Estado. Y todo nos lo ofrece, asegura, «Desde mi campanario».

Angel David Martín Rubio, [email protected], es autor, editor y responsable del Blog Desde mi campanario, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO

Ver posts de otros meses

MAYO 2012 (3 artículos)

ABRIL 2012 (2 artículos)

FEBRERO 2012 (4 artículos)

ENERO 2012 (1 artículos)

DICIEMBRE 2011 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (5 artículos)

OCTUBRE 2011 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (2 artículos)

AGOSTO 2011 (2 artículos)

JULIO 2011 (3 artículos)

JUNIO 2011 (3 artículos)

MAYO 2011 (4 artículos)

ABRIL 2011 (2 artículos)

MARZO 2011 (6 artículos)

FEBRERO 2011 (4 artículos)

ENERO 2011 (2 artículos)

DICIEMBRE 2010 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (8 artículos)

OCTUBRE 2010 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (8 artículos)

AGOSTO 2010 (1 artículos)

JULIO 2010 (6 artículos)

JUNIO 2010 (4 artículos)

MAYO 2010 (3 artículos)

ABRIL 2010 (5 artículos)

MARZO 2010 (5 artículos)

FEBRERO 2010 (3 artículos)

ENERO 2010 (7 artículos)

DICIEMBRE 2009 (12 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (5 artículos)

OCTUBRE 2009 (10 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (16 artículos)

AGOSTO 2009 (12 artículos)

JULIO 2009 (17 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS