Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

"De algo que pareciendo Liberalismo no lo es, y de algo que lo es aunque no lo parezca"

Manuel Morillo

14 septiembre 2012



En la época confusa en que vivimos me parece adecuado retomar esta anotación.



 

Esta observación de Sardá (i Salvany) nos hace reflexionar sobre un punto crucial cuando la confusión de los términos, y del lenguage en general, es un elemento de manipulación que actúa como caballo de Troya en las conciencias políticas y sociales de los pueblos, haciéndoles aceptar regímenes relativistas y tiránicos, por no estar sometidos en su funcionamiento y legislación a las limitaciones éticas y morales de la ley natural.

Liberalismo es para unos las formas políticas de cierta clase; Liberalismo es para otros cierto espíritu de tolerancia y generosidad opuestas al despotismo y tiranía; Liberalismo es para otros la igualdad civil; Liberalismo es, en fin, para muchos una cosa vaga e incierta, que pudiera traducirse sencillamente por lo opuesto a toda arbitrariedad gubernamental.

Urge, pues, volver a preguntar aquí: ¿Qué es el liberalismo? O mejor ¿qué no es?

En primer lugar; no son ex se Liberalismo las formas políticas de cualquier clase que sean, por democráticas o populares que se las suponga. Cada cosa es lo que es.


Las formas son formas, y nada más. Una república unitaria o federal, democrática, aristocrática o mixta; una monarquía democrática con Gobierno representativo o mixto, con más o menos atribuciones del poder Real, o con el máximun o minimum de rey que se quiera hacer entrar en la mixtura; la monarquía absoluta o templada, hereditaria o electiva, nada de eso tiene que ver ex se (repárase bien este ex se) con el Liberalismo.

Todos estos tipos de Gobiernos pueden ser perfecta e íntegramente legítimos. Como acepten sobre su propia soberanía la de Dios y reconozcan haberla recibido de El, y se sujeten en su ejercicio al criterio inviolable de la ley natural, y den por indiscutible en sus Parlamentos todo lo definido, y reconozcan como base del derecho público la supremacía moral de la Verdad y el absoluto derecho suyo en todo lo que es de su competencia; tales Gobiernos son verdaderamente legítimos, y nada les puede echar en cara el más exigente

La historia nos ofrece repetidos ejemplos de poderosísimas repúblicas, fervorosísimas católicas. Ahí está la aristocrática de Venecia; ahí la mercantil de Génova y ciertos cantones suizos.


Como ejemplo de monarquías mixtas muy católicas, podemos citar nuestra gloriosísima de Cataluña y Aragón, las más democráticas y a la vez la más católicas del mundo en los siglos medios, la antigua de Castilla hasta la Casa de Austria; la electiva de Polonia hasta la inicua desmembración de este religiosísimo reino.
Es una preocupación creer que las monarquías han de ser ex se más religiosas que las repúblicas. Precisamente los más escandalosos ejemplos de persecución al Catolicismo los han dado en siglos anteriores monarquías como la británica y la de Prusia.
 
Un Gobierno de cualquier forma que sea, es legítimo si basa su Constitución y legislación y política en principios de derecho natural;

Es liberal si basa su Constitución, su legislación y su política en principios racionalistas
[*] .

No en que legisle o gobierne el rey en la monarquía, o en que legisle o gobierne el pueblo en la república, o en que legislen o gobiernen ambos en las formas mixtas, está la esencial naturaleza de una legislación o Constitución; sino en que se haga o no se haga todo bajo el sello inmutable de la fe y conforme a lo que manda a los Estados como a los individuos la ley natural.

Así como lo mismo puede ser católico un rey con su púrpura, un noble con sus blasones o un trabajador con su blusa de algodón; de igual suerte los Estados pueden ser legítimos, sea cual fuere la clasificación que se les dé en el cuadro sinóptico de las formas gubernativas.

De consiguiente, tampoco tiene que ver el ser liberal o no serlo, con el horror natural que todo hombre debe profesar a la arbitrariedad y tiranía, con el deseo de la igualdad civil entre todos los ciudadanos, y mucho menos con el espíritu de tolerancia y generosidad, que (en su debida acepción) no son sino virtudes cristianas.

Y sin embargo, todo esto en el lenguaje de ciertas gentes, y aun de ciertos periódicos, se llama Liberalismo. He aquí, pues, una cosa, que pareciendo Liberalismo, no lo es en manera alguna.

Hay en cambio alguna cosa que, no pareciéndose a Liberalismo, efectivamente lo es.

Suponed un Gobierno de los llamados conservadores de hoy, el más conservador que os sea dable imaginar, y suponed que tal Gobierno conservador tengan establecida su Constitución y basada su legislación, no sobre principios de derecho natural, ni sobre el recocimiento de la existencia de una Verdad, sino sobre el principio, o de la voluntad libre del Jefe del Estado, o de la voluntad libre de la mayoría conservadora. Tal Gobierno conservador son perfectamente liberales y contrarios al derecho natural y con ilimitación jurídica, y por ello tiránicos.

 

Que el librepensador sea un monarca, con sus ministros responsables, o que lo sea un ministro responsable, con sus Cuerpos colegisladores, para el efecto es igual.

En uno y otro caso anda aquélla informada por el criterio librepensador, y de consiguiente liberal Que tenga o no tenga, por sus miras, aherrojada la prensa; que azote por cualquier nonada al país; que rija con vara de hierro a sus vasallos, podrá no ser libre aquel mísero país, pero será perfectamente liberal

Tales fueron los antiguos imperios asiáticos; tales varias modernas monarquías; tal el Imperio alemán de Bismarck.

Y he aquí el caso de algo que pareciendo no ser Liberalismo, lo es sin embargo, y del más refinado y del más desastroso, por lo mismo que no tiene apariencia de tal.

Por donde se verá con qué delicadeza se ha de proceder cuando se tratan tales cuestiones. Es preciso ante todo definir los términos del debate y evitar el equívoco, que es lo que más favorece al error.

Hemos dicho que no son ex se liberales las formas democráticas inorgánicas, tal como se entienden hoy, puras o mixtas. Sin embargo, esto que especulativamente hablando, o sea en abstracto, es verdad; no lo es tanto en praxis, o sea en el orden de los hechos, al que principalmente debemos andar siempre atentos.


En efecto; a pasar de que, consideradas en sí mismas, no son liberales tales formas de gobierno; lo son en nuestro siglo.

Tampoco es rigurosamente exacto que las formas políticas sean indiferentes al derecho natural, aunque ésta las acepte todas. El sano filósofo las estudia y analiza, y sin condenar alguna, no deja de manifestar preferencia por las que más a salvo dejan los principios.


------------------

[*] Igual que el feminismo odia la feminidad y quiere convertir a las mujeres en hombres, o que el socialismo desprecia la sociedad dominándola con el Estado, o el comunismo tiraniza la comunidad, etc... el racionalismo es opuesto a la racionalidad. Palabras homófonas pues suenan parecido pero antitéticas pues sus conceptos son contrarios


-------

Grupos de Google
Suscribirte a Información de la bitácora Anotaciones
Correo electrónico: 
Consultar este grupo


---------------


Recibe la información de actualizaciones al momiento subscribiendo en la  dirección http://twitter.com/AnotacionesRenL  

 

 

 


Si crees que la lectura de Religión en Libertad te ayuda… ayúdanos a seguir ayudándote
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
4 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

doiraje
14/09/2012
Excelente análisis (y II).
Y desde la muerte de Franco, en España vivimos en este régimen político. Da igual derechas o izquierdas, monarquía o república. Si asumen que todo orden político es algo que los hombres se dan a sí mismos en cuanto hombres, sin mayor fundamento que su voluntad estaremos ante la misma falacia.

Y, en consecuencia, desde el liberalismo no cabe hablar de bien común de la sociedad, pues este concepto remite al de verdad y naturaleza humana que aquel niega. El bien para el liberalismo es aquel que cada miembro social, cada persona, determina para sí mismo. En todo caso, sólo supeditable al consenso circunstancial y cambiante que todo orden liberal exige para no desmoronarse en su propia caótica dinámica.
doiraje
14/09/2012
Excelente análisis I.
Excelente, preciso y conciso análisis. No otra realidad es el liberalismo: una supuesta libertad sin verdad, sin ley, sin orden, sin razón, sin Dios. La peor de las mentiras y de las falsas ilusiones. Su verdad es la voluntad personal consensuada socialmente; su ley, la que los hombres se dan desde aquella voluntad cambiante; su orden, la construcción social basada en un consenso de voluntades individuales; su razón, aquello que el deseo humano pueda concebir; su dios, el hombre sin Él. Por esto, desde la suma aberración de esta perspectiva, ZP pudo decir aquella barbaridad de que la libertad nos hará verdaderos. Decidir desde mi deseo será para el liberal toda mi verdad. El consenso, se constituya como se constituya (separación de poderes, tiranía, oligarquía, etc.), es la única vía para evitar acabar en una selva de egos en conflicto irresoluble. Eso es el liberalismo, la libertad de los liberales.
Luis Fernando Torres Vicente
14/09/2012
ESENCIALMENTE DE ACUERDO. PERO NO ÍNTEGRAMENTE.
Coincido en todo lo medular de este tema con el P. Sardá, son legítimas y aceptables formas republicanas, inorgánicas, democrático participativias, mixtas, pluralistas de ordenación de la estructura y del funcionamiento del Estado; lo verdaderamente importante es respetar la dignidad de la persona humana, los principios esenciales de la Justicia y del Derecho y la liberadora Ley de Dios en sus principios axiales. Ahora bien existen aporias, falacias, contradicciones, imposibilidades jurídico-legislativo- políticas que por procesos internos de leyes más machaconas, persistentes y reales que las que implican que si alguien se cae por el hueco de un ascensor desde la sexta planta indefectiblemente se mata, que para un político prudente son rechazables y detestables.La falsa descentralización administrativa , la dependencia del poder judicial respecto de los presupuestos del Estado, la morbosa democracia que lo invade todo para entronizar el despotismo de los mediocres (Ortega) y malvados que creen tener en sus manos todo el poder, la injusticia lacerante sometiendo a los pobres y a los débiles......constituyen TIRANIA por lo tanto tenemos dos coágulos mortales que pueden provocar embolia social : El Liberalismo disolvente y la Tirania destructiva.
jsb
14/09/2010
puestos a escoger............
Me quedo con´´legitimidad y concordia´´ publicado en el ABC el 8/5/2010.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Manuel Morillo
Manuel Morillo es licenciado en Políticas y Sociología, especializado en Empresariales y Derecho. Zaragozano, dirige la revista Arbil desde hace diez años, que vende más de 150.000 ejemplares al mes. Participa en tertulias radiofónicas en Intereconomía y en el programa «La quinta columna» de Radio Intercontinental; es columnista habitual en diversos medios, como lo hace semanalmente en www.diarioya.es. Ahora nos ofrece en ReL sus «Anotaciones de pensamiento y crítica».

Manuel Morillo, es autor, editor y responsable del Blog Anotaciones de pensamiento y crítica, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO

Ver posts de otros meses

FEBRERO 2013 (9 artículos)

ENERO 2013 (22 artículos)

DICIEMBRE 2012 (21 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (29 artículos)

OCTUBRE 2012 (25 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (31 artículos)

AGOSTO 2012 (35 artículos)

JULIO 2012 (39 artículos)

JUNIO 2012 (33 artículos)

MAYO 2012 (23 artículos)

ABRIL 2012 (29 artículos)

MARZO 2012 (29 artículos)

FEBRERO 2012 (22 artículos)

ENERO 2012 (14 artículos)

DICIEMBRE 2011 (16 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (14 artículos)

OCTUBRE 2011 (22 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (12 artículos)

AGOSTO 2011 (9 artículos)

JULIO 2011 (15 artículos)

JUNIO 2011 (19 artículos)

MAYO 2011 (24 artículos)

ABRIL 2011 (19 artículos)

MARZO 2011 (16 artículos)

FEBRERO 2011 (15 artículos)

ENERO 2011 (19 artículos)

DICIEMBRE 2010 (14 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (20 artículos)

OCTUBRE 2010 (22 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (23 artículos)

AGOSTO 2010 (26 artículos)

JULIO 2010 (25 artículos)

JUNIO 2010 (16 artículos)

MAYO 2010 (6 artículos)

ABRIL 2010 (24 artículos)

MARZO 2010 (19 artículos)

FEBRERO 2010 (17 artículos)

ENERO 2010 (7 artículos)

DICIEMBRE 2009 (14 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (15 artículos)

OCTUBRE 2009 (27 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (14 artículos)

AGOSTO 2009 (15 artículos)

JULIO 2009 (37 artículos)

MARZO 2009 (1 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS