Domingo, 07 de junio de 2020

Religión en Libertad

Contra funerales demasiado fríos, un párroco rural reza los responsos desde la megafonía municipal

Antonio, el párroco de Lanzahíta y sus pueblecitos cercanos, reza el responso desde la megafonía de los ayuntamientos, ya que los vecinos están confinados
Antonio, el párroco de Lanzahíta y sus pueblecitos cercanos, reza el responso desde la megafonía de los ayuntamientos, ya que los vecinos están confinados

ReL

Lanzahíta es un pueblo castellano, de unos 850 habitantes, en provincia de Ávila. Allí es párroco Antonio Caño Díaz, que pastorea también las comunidades de Gavilanes, Mijares, Pedro Bernardo y La Higuera. Como tantos párrocos en el envejecido campo español, buena parte de su tarea consiste en celebrar funerales y entierros, que la gente de campo está acostumbrada a celebrar con cercanía humana y vecinal: cada fallecido tiende a atraer a muchos vecinos y parientes. Todos se conocen, todos se despiden.

Pero el coronavirus ha cambiado los funerales, explica el párroco a Eva Esteban en BurgosConecta.es.

El 15 o 16 de marzo fue su primer entierro "de pandemia", su primer entierro con prisa y casi sin asistentes. Dice que fue "doloroso".

La norma en pandemia exige que acudan solo el sacerdote, dos enterradores, dos operarios de funeraria y dos familiares (a veces se cuela uno o dos más). Se hace una oración muy breve, demasiado.

«Es algo muy sencillo, pero frío; rezamos frente a la sepultura o a la entrada del cementerio y los que estamos, que somos muy pocos, despedimos al difundo, guardando las distancias de seguridad entre todos, por supuesto», asegura el párroco.

Desde entonces han fallecido 32 vecinos de sus pueblos, aunque matiza que «no quiere decir que todos hayan muerto por coronavirus». Pero todos sus allegados han sufrido por los entierros breves y fríos.

El sacerdote habló con los alcaldes para poder aportar algo mejor, más cálido: les pidió permiso para leer un responso desde la megafonía de cada ayuntamiento. Así, los vecinos desde sus casas oyen la oración por sus vecinos difuntos y pueden darles un adiós orante y sentido.

A las doce, el miércoles, Antonio pulsa el botón de la megafonía municipal de Lanzahíta y reza por el difunto del pueblo. Caño recordó «a todos los afectados por el virus, los que cuidan y velan por la seguridad de todos, los enfermos, los que ya han fallecido y las familias que lloran su muerte». «Ánimo a todos y pongamos lo mejor de cada uno al servicio de los demás. Gracias», concluyó el párroco.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Por favor ayúdanos a promover noticias como ésta

DONA AHORA