Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Viernes, 20 de octubre de 2017

  Donar HEMEROTECA CONTACTO REGALA REL SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / Personajes
Un ministerio de gran eficacia

El padre Carlos Martins era ateo antes de convertirse en «el apóstol de las reliquias»

Recorre el mundo con sus tesoros y garantiza una promesa por la que nadie le ha pedido nunca la «hoja de reclamaciones».

ReL

7 julio 2012

El padre Carlos Martins era ateo antes de convertirse en «el apóstol de las reliquias»
Carlos Martins.
El padre Carlos Martins, de 37 años, forma parte de los Compañeros de la Cruz, una congregación muy joven, de corte carismático, que cumple ahora el cuarto de siglo y está constituida en torno a la misa y la eucaristía.

Pero lo último que pensaba el padre Martins hace no demasiados años es que iba a ser sacerdote y a recorrer Norteamerica predicando la devoción a las sagradas reliquias.

Convertido en la universidad

"Crecí en una familia nominalmente católica. Ni siquiera íbamos a la iglesia. Y la escuela católica a la que asistí sólo lo era también en el nombre", explica a Catholic News Agency. A medida que fue creciendo, se fue convirtiendo en un "ateo práctico" que al llegar a la vida adulta lo era también desde el punto de vista "intelectual": "Era imposible que Dios existiese, estando el mundo como está".

Y así llegó a la universidad, donde todo cambió. Conoció a un grupo de "católicos muy comprometidos" que le hicieron cuestionar su ateísmo, y llegó a un profundo encuentro con Cristo mediante la adoración eucarística. El resto vino con la vocación, los años de seminario, la ordenación sacerdotal, y ahora el ministerio de dar a conocer los tesoros de la Iglesia.

En particular, hace giras por Canadá, Estados Unidos y México llevando a los fieles reliquias, entre otros, de Santa María Goretti, Santa Teresita del Niño Jesús, San Francisco de Asís, Santo Tomás de Aquino y Santa Faustina Kowalska. Aunque las mejor recibidas siempre son un lignum crucis (madera de la cruz de Cristo) y un pequeño trozo del velo de la Santísima Virgen.

Un rato de oración siempre productivo
Primero explica a los asistentes, congregados en alguna iglesia diocesana, el origen de las reliquias y la razón para venerarlas. Y sigue un rato de oración ante ellas.

"No tengo un museo portátil", aclara, "sino un ministerio de evangelización y sanación". Durante el tiempo que los fieles rezan ante los objetos sagrados, él les promete sólo una cosa: que si abren su corazón, tendrán la experiencia de Dios y de la comunión de los santos en una forma nueva y profunda.

Y así es, porque la gente no se limita a "mirar y dar vueltas" en torno a las reliquias: "Tienen un encuentro con esos héroes de la fe y el deseo de relacionarse con ellos. Yo les garantizo que va a haber un santo, uno de los que tienen sus reliquias presentes, que contactará con ellos de alguna forma personal... y ellos tienen que hallar cuál es ese santo. En todos estos años, nadie me ha venido con la hoja de reclamaciones", afirma el padre Martins con un toque de humor.

"Desde que me convertí, mi interacción con los santos fue siempre muy personal. De una manera habitual y profunda, podía intuir que santos muy concretos querían mi amistad. Y eso es lo que le garantizo a la gente que les va a pasar a ellos también", dice.

Lo mejor, las curaciones del alma
Y les pasa: "La gente viene a una exposición de reliquias por todo tipo de razones diferentes, que incluyen el interés histórico o la mera curiosidad. Pero yo lo que les prometo públicamente es que en la exposición encontrarán al Dios vivo. De los cientos de miles de personas que han venido, ninguna ha hecho una reclamación al respecto", bromea.

Al revés: "Tengo miles de historias de cánceres, enfermedades del corazón, osteoporosis, etc., que desaparecen. Pero lo más apasionante de este ministerio es más bien la sanación del alma", dice en relación a las conversiones que también se producen por esta vía.

"Puedes ir al cielo con un cáncer de pulmón. Puedes ir al cielo con una patología cardiaca. Pero no puedes ir al cielo si en tu corazón no hay perdón. No puedes ir al cielo si rechazas los sacramentos y vivir tu identidad católica. No puedes. Así que cuando contribuyo a que Dios penetre en el corazón del hombre, me siento lleno de fuerza y satisfacción", concluye el padre Martins.
Por lo que cuestan dos cervezas al mes ayudas a mantener Religión en Libertad
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
10 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

ninguno
10/07/2012
Pues ....
Sí es que alguna vez fue ateo, el lo sigue siendo, lo que pasa es que ahora encontró una forma de vivir más cómoda sin necesidad de preocuparse de despidos, reformas laborales, etc., pues bien por el.
Miguel
09/07/2012
Las reliquias no son fetichismo, los santos no son idolos. Pero Dios es más grande que nuestra razón.
¿Por qué considerar fetichismo la manifestación palpable de la magnificencia de Dios?. El hizo un Universo razonable, construido y controlado por unas leyes que vamos descubriendo progresivamente, y cuya contemplación nos conduce a El. Pero no todos tenemos esa capacidad de verle a través de la creación. Muchos hemos olvidado, perdido o abandonado esa capacidad. Y su amor por nosotros, que no podemos vivir sin El, le lleva a hacer locuras tan grandes como para saltarse sus propias normas, hasta la más grande de todas: hacerse hombre. Quien no crea esto, no es cristiano. Quien lo crea, que lea en el Nuevo Testamento cómo la gente se curaba con sólo tocar el manto de Jesús, o con que le tocase la sobra de Pedro. Si tenía fe. No es magia, es puro Amor de Dios. Por eso el mayor milagro no es curarse de una enfermedad, ni salir de la miseria, ni resucitar un muerto, sino recuperar la fe del Bautismo, que nos da el inmenso don de ser Hijos de Dios, nuevos Cristos en medio del mundo. Las reliquias sólo desencadenan el milagro, al ver que gente como nosotros ha podido vivir su vida como lo habría hecho Jesús en su lugar.
P. Daniel
09/07/2012
Una de cal y una de arena.
Me alegro por su conversión. Gloria a Dios.
LAMENTO, que vaya por allí llevando ese tipo de cosas que rayan con la superstición y el fetichismo.
Es triste este tipo de devociones como centro de una espiritualidad misionera.
Plácido
09/07/2012
Vaya cambio!.
Pues vaya cambio más triste!: del ateísmo a publicista del fetichismo idolátrico.
Aida Ramos
09/07/2012
Adelante.
Que bueno que alguien cuente a las personas sobre las Riquezas de la Iglesia, gracias por su labor Padre, me encantaría conocerlo y ver sus Reliquias, tengo pendiente ir a Italia para ver al Padre Pío brSiga adelante Padre da vida a mucha gente, y pidamos por los que lo critican que tendrán muchas heridas en el alma por sanar br
Juan
08/07/2012
Idolatria.
Pura y simple.
José Ángel Antonio
08/07/2012
Dom Perignon, dar testimonio no es cosa de canonizados, sino de bautizados.
No se trata de esperar a que alguien se muera para decir que era un santo... Se trata de que Dios hace cosas grandes y buenas en gente normalita y mediana... pero esa gente normalita y mediana (y a veces muy débil y pecadora) se deja mover, tocar y usar por Dios... La Biblia está llena de historias así... David hizo muchas cosas buenas y también malas, pero la Biblia las cuenta para dar gloria a Dios. Si nos ponemos exigentes, al final no se podra hablar de nada, sólo de santos antiguos y sólo lo ya escrito... y aún vendrá un cartujo a decirnos que hablamos mucho. Pero la Biblia nos pide más bien contar las maravillas de Dios, lo que Él hace en los hermanos. Un artículo no canoniza a nadie y puede dar buenas ideas.
Dom Perignón desde el más allá
08/07/2012
Esta moda del ´´testimonio´´ induce a creer que uno está asistiendo a la vida de un santo..
Piénsenlo.

(Igualmente, digo, la moda del ´´Testimonio´´ ha de ser, además por un ansia ´´natural´´ de protagonismo de we human beings, porque sabemos que ´´los tiempos apremian´´).

Ojalá ´´le vaya bien´´ al sacerdote de 37 que ya es testimonio.

(Confieso que no leí la nota, salvo por encima su entusiasmo con las reliquias. Tal vez después la lea. I´m wondering si algunos no están queriendo hacer de la religión católica el oximoron de un sustituto cristianno de la maravilla tecnológica).
Jose
07/07/2012
Fruto del Espíritu Santo.
Una alegría recibir y venerar recuerdos de los Santos, la gran familia de Dios en el Cielo.
Tisifone
07/07/2012
¡Vaya! Un bulero, como el de Geoffrey Chaucer (Cuentos de Canterbury), pero moderno..
Además de reliquias, supongo que promocionará dispensas y bulas. Francamente original y ocurrente para estos tiempos porque lo que es en la Edad Media hubiera tenido muchos competidores con muestrarios alucinantes.

Las noticias más leídas

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS