Domingo, 18 de agosto de 2019

Religión en Libertad

«Penitencia cuaresmal para el espectador», dice mosén Peio Sánchez sobre el filme de la Magdalena

ReL

TAGS:
Rooney Mara como María Magdalena...quizá es una belleza demasiado irlandesa
Rooney Mara como María Magdalena...quizá es una belleza demasiado irlandesa
Mosén Peio Sánchez, que desde 2007 es el responsable del Departamento de Cine del arzobispado de Barcelona y es además el gran impulsor de los festivales de Cine Espiritual en varias ciudades, ha escrito una reseña analizando la película sobre María Magdalena que se encuentra estos días en los cines españoles. 

A favor de la película señala "la novedosa relación de Jesús con las mujeres y la importancia de ellas ya desde el mismo grupo original de discípulos, la reivindicación de María de Magdala como diferente y a contracorriente de su contexto y con una comprensión lúcida del mensaje y la persona de Jesús, así como la muy interesante banda sonora". Y que la actriz Rooney Mara es "bella y creíble". 


Peio Sánchez, de visita en la Conferencia Episcopal

Nada más convence a mosén Peio. "El tropiezo principal es la desfiguración de Jesús de Nazaret", a lo que hay que añadir un mal enfoque de Pedro, de Judas, mala tensión dramática, algo de morbo innecesario... Resultado final: "penitencia cuaresmal para el espectador".

Esta es la crítica completa de la película

María Magdalena y el permanente ocaso del cine bíblico
Peio Sánchez Rodríguez (en el blog Cine Espiritual Para Todos)

Y cine basado en la Biblia se convirtió en género cinematográfico. Cecil Blount DeMille tuvo ya en 1927 con “Rey de reyes” la intuición de que aquello podía ser una fuente de espectáculo ( y dinero) recogiendo ya una consolidada tradición en el cine mudo. El film “María Magdalena” quería ser un nuevo intento de actualizar el género, esta vez de la mano de la reivindicación de las mujeres como discípulas de Jesús.

La idea era sugerente como actualización, aunque los resultados son mediocres.



La representación de la historia bíblica afronta tres exigencias difíciles de traspasar a la pantalla: la adecuación histórica, la fidelidad a la inspiración del texto y la actualización en contextos culturales diversos. La opción Garth Davis se decanta por la tercera exigencia e ignora las otras dos.

El foco del guion se centra en la reivindicación de María Magdalena –bella y creíble Rooney Mara- pero el precio que se paga es que sucumben el resto de personajes secundarios incluido el Maestro, otro desastre de Joaquin Phoenix aunque en este caso no puede cargar con todas las culpas, valga de redundancia. 

La realización no aguanta la tensión dramática –la pasión realmente es penosa- y quedan hilvanadas algunas secuencias interesantes en medio de una película tan rocosa como los paisajes del sur de Italia donde fue filmada.

Entre los aciertos que los hay hemos de enumerar: la apuesta por resaltar la novedosa relación de Jesús con las mujeres y la importancia de ellas ya desde el mismo grupo original de discípulos, la reivindicación de María de Magdala como diferente y a contracorriente de su contexto y con una comprensión lúcida del mensaje y la persona de Jesús, así como la muy interesante banda sonora, que ha resultado testamentaria, del recientísimamente fallecido compositor islandés Jóhann Jóhannsson, complementada con la violonchelista Hildur Guðnadóttir.

Pero si de piedras se trata, el tropiezo principal es la desfiguración de Jesús de Nazaret, que decididamente se resiste a la representación fílmica. El Jesús de Garth Davis es tan torturado como el de Scorsese y tan serio como el de Pasolini pero sin las referencias al Dios Padre del primero y sin el sustento de la fidelidad a la austeridad del texto del segundo. 

En las postrimerías más parece que resucita la discípula María que su Maestro. Otra piedra, como no podía ser menos, es Pedro: la licencia dramática de la tensión con el sector femenino termina por dejarle fuera de juego. Y lo de Judas, que iba para piedra preciosa pero quedó en canto rodado, siendo su ahorcamiento bastante ridículo.

Director y guionistas, poco y mal asesorados, tenían una buena propuesta original, pero su atrevimiento se convirtió en penitencia cuaresmal para el espectador. Más les hubiera valido, tranquilos no voy a decir lo de la piedra de molino, centrarse en la de Magdala tras la Pascua para soslayar la representación de Jesucristo y concentrarse en el papel de las mujeres en la comunidad primitiva. Pero el morbo de la relación con Jesús siempre vende (¿Se besan o no se besan?) aun a costas del hundimiento que, como si fuera una profecía, presentan los primeros fotogramas.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sólo si tu nos ayudas podremos continuar haciendo noticias como esta

DONA AHORA