Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Viernes, 24 de noviembre de 2017

  Donar HEMEROTECA CONTACTO REGALA REL SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / Noticias
JOSÉ ANTONIO ULLATE, ANTE EL BICENTENARIO

«Con la doctrina católica en la mano, las independencias americanas fueron injustas»

El autor de «La verdad sobre el Código Da Vinci» y «El secreto masónico desvelado» plantea en su nuevo libro, «Españoles que no pudieron serlo», una visión radicalmente novedosa sobre las rebeliones que, entre 1810 y 1825, dieron al traste con el noventa por ciento del territorio de la Corona de España, y la mitad de su población.

Enrique Rodríguez

20 diciembre 2009

«Con la doctrina católica en la mano, las independencias americanas fueron injustas»
José Antonio Ullate
A partir del año 2010 comienzan a celebrarse los procesos independentistas que dieron origen a las actuales repúblicas hispanoamericanas. Como embajador español para dichas celebraciones el Gobierno designó a Felipe González, lo cual da idea del sesgo que adquirirán los fastos. José Antonio Ullate acaba de publicar en LibrosLibres una obra que va justo en la dirección contraria. Y de título bien expresivo: Españoles que no pudieron serlo.

- ¿Por qué es tan radical en su crítica a las independencias?
- ¿Acaso hay algo que celebrar en la mentira, la ocultación, la nocturnidad y, sobre todo, en la negación de las graves obligaciones hacia la comunidad política llamada España –o las Españas–, circunstancias todas ellas que marcaron el nacimiento de las repúblicas americanas?

- ¿En qué nos ayuda hoy reinterpretar aquellos hechos?
- Necesitamos volver a aquellos enrevesados episodios de hace dos siglos para comprender qué ha sucedido con España desde entonces y cómo el actual caos que padecemos está muy relacionado con las llamadas independencias americanas.

- Dos siglos después, ¿no hay que asumirlas como un hecho consumado?
- Las cosas son lo que son en su origen. Nadie niega que dos siglos de historia no se pueden cancelar y nadie razonable aspira a hacerlo. Pero de lo que se trata es de comprender, no de estimular las pasiones. Es precisamente lo que hemos tenido en estos doscientos años: demagogos que han excitado las pasiones en detrimento de la serena comprensión y transmisión del legado político e histórico.

- ¿Qué opina de los Libertadores?
- Los llamados «libertadores» fueron conceptuados por la mayor parte de sus contemporáneos como traidores a su patria. Traidores con sentido de la oportunidad.

- Son los padres de naciones hermanas...
- Entre las cosas que habría que revisar en este bicentenario está el concepto de nación. Los independentistas, después de haberse escondido tras el señuelo de un rey cautivo, pasaron a explotar la idea del derecho de la nación o de las naciones americanas a su autodeterminación. Se habla poco sobre esto. Ni siquiera los llamados «libertadores» se ponían de acuerdo: para algunos, toda América era una nación diferenciada, para los demás, cada uno defendía diferentes, múltiples y superpuestas naciones contrapuestas.

- Pero ¿no son hoy realidades políticas innegables?
- Quizá hoy pueda hablarse con propiedad de naciones americanas, pero en 1810 hace falta echarle imaginación... Y si no hubo naciones, falla la principal y supuesta justificación teórica de las independencias.

- ¿Cómo podría dársele la vuelta a la historia?
- Ya le digo que no se trata de revertir la historia. Se trata de hacer algo que en doscientos años parece que no ha sido posible: reflexionar serenamente y sin cortapisas ideológicas sobre la legitimidad de aquellos movimientos y sobre las consecuencias de una eventual ilegitimidad pueda tener sobre la historia posterior y el momento presente, en América y en Europa. No quiero que se me malinterprete: tan ilegítimo me parece el nacimiento de aquellas repúblicas como la absurda «refundación» de una España liberal, artificial, antihistórica en la península ibérica a partir de 1833.

- Si no había causa justificada para las independencias, ¿por qué sucedieron?
- Se ha querido ver la causa de las revoluciones hispanoamericanas en un profundo malestar de los criollos frente a los españoles europeos. Esto es un sinsentido. Ese malestar se manifiesta con caracteres muy similares desde poco después de comenzar la hispanización de América y nunca esconde ningún deseo secesionista.

- ¿El descontento fue sólo el pretexto?
- Agitado por los ideólogos servirá de combustible a la revuelta, pero en sí mismo es un problema de articulación interna del imperio, y se da de forma parecida y paralela en los distintos reinos de la península.

- ¿Qué otros ingredientes eran precisos?
- La revolución francesa exportó la nueva idea de las naciones como tercer estado que reclama para sí las riendas políticas, frente a la monarquía y la aristocracia. Esta nueva ideología prendió en agitadores como Miranda o Bolívar, pero nunca llegó a calar en el pueblo. Además de ese componente ideológico, minoritario y rector, hizo falta un progresivo debilitamiento interno de la monarquía y del imperio merced a inveteradas y crecientes políticas regalistas contrarias a los fueros y, por último, la ocasión favorable y vergonzosa de la invasión napoleónica. Sin esos componentes, la sola ideología de Bolívar, de Hidalgo, de Miranda o de San Martín no hubieran podido prender en Hispanoamérica.

- Un hecho curioso es que indios y negros querían mantener la fidelidad a la Corona...
- La mayor parte de los indios y de los negros, pero también de los criollos querían mantener la fidelidad a la corona. Sin la mencionada labor de intoxicación ideológica nunca hubieran trasvasado sus lealtades.

- ¿Qué papel jugó la masonería?
- La mayor parte de los “padres de las patrias” americanas fueron amandilados. El alma ideológica de las independencias es de matriz revolucionaria y liberal. Pero hasta donde yo he podido averiguar, si bien muchos jefes independentistas fueron masones, las logias estaban poco implantadas en suelo americano antes de las revoluciones. Su influjo provenía más de Europa.

- ¿Hubo además una negación de principios católicos?
- A la luz de la doctrina política de la Iglesia y de la actuación del Papa Pío VII, las revueltas americanas sólo se pueden denominar sediciones y atentados contra el bien común político. La clave está precisamente en la reflexión sobre el bien común temporal, ausente en las apologías con que, desde la secesión americana, multitud de católicos han pretendido justificar la independencia. Con la doctrina política católica en la mano, las independencias americanas fueron completamente injustas.

- ¿Por qué?

- Que las independencias fueran injustas no absuelve de gravísimas culpas a los gobernantes españoles, particularmente a los últimos reyes. Son dos niveles distintos. Fernando VII, por ejemplo, fue un pésimo rey, pero no perdió la legitimidad, por lo que los deberes, políticos y morales de los españoles les obligaban a ayudar a sus gobernantes legítimos, buscando, eso sí, una reforma de un modo de gobernar errático.

- Qué cambió a partir de la última independencia, en 1825, y del triunfo liberal en la península, en 1833?
- Una vez que la comunidad política española quedó suspendida, tras 1825 y 1833, en realidad tenemos una actividad política antihistórica y antiespañola tanto en América como en la España europea, que a partir de entonces pasa a monopolizar el uso del término «España». En realidad no se trata de que España pierda América, sino de que España como comunidad política en el sentido histórico se desdibuja completamente y lo que ocupa su lugar son un montón de repúblicas artificiales en América y una refundación en la península, conforme a los patrones liberales, igualmente artificiales, del constitucionalismo de Cádiz.

- España entró en agonía...

- Sí, pero la pérdida de actualidad de la vieja España como comunidad política, como monarquía federal y foral, no significa su completa aniquilación. Sigue operando como bien común heredado de nuestros antepasados, y nos sigue obligando, no sólo a aspirar a una confederación hispanoamericana como ámbito territorial históricamente hispano, sino sobre todo a una reconstitución de una vida política fundada en el bien común.

- ¿Una nueva Reconquista?
- Recordemos que España como comunidad política actual desapareció con la invasión sarracena y durante siglos su existencia fue análoga a la actual: era un bien común acumulado que obligaba las conciencias de algunos. Lo que España es hoy es ante todo un reclamo para nuestras conciencias, para luchar por hacer justicia. Hoy, que padecemos una invasión peor que la sarracena, necesitamos tener fe y esperanza para transmitir un legado que nos obliga.

FICHA TÉCNICA
José Antonio Ullate Fabo.
Españoles que no pudieron serlo. La verdadera historia de la independencia de América.
LibrosLibres. Madrid, 2009.
260 pp. 20 €
COMPRAR




Tu ayuda es vital para que Religión en Libertad vea la luz los 365 días del año
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
17 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

Andrés Rodríguez Martínez
09/01/2010
Si me perdonan el economicismo bobalicón....
...voy a hacer sólo un apunte: el Producto Interno Bruto per capita del Reino de España es, si no estoy mal informado, de 20 000 US dólares anuales, mientras que el de mi natal Nueva España (Estados Unidos Mexicanos, pues) es de sólo ocho mil US dólares anuales. Así las cosas... ¡maldita independencia de mi México!
pedro esquivel
21/12/2009
medicate.
¿Has olvidado la medicación?
Daneel
21/12/2009
Ridículo..
¿Cómo puede criticar la legitimidad de los estados americanos y aceptar la legitimidad de las colonias de entonces? Los criollos eran ciudadanos de segunda, con trabas al comercio. El territorio había sido arrebatado a los pueblos originarios fusil mediante y luego reducidos a la servidumbre.
antonio grande
21/12/2009
josè antonio ullate....
Franco tuvo toda la razòn al echar afuera a los masones porque, decìa sòlo obedecen a lo que les mandan desde afuera, osea que les importa un bledo España. Y la indpendencia de las naciones hispanoamericanas fue exactamente asì: Los jefes españoles y americanos, masones hicieron lo que les mandaban desde Inglaterra y Francia. Y asì hacen ahora en España para borrar toda la Iglesia.
Catholicus
21/12/2009
Mejor una Gran Corona.
Los pueblos americanos empezaron su decadencia desde la propia independencia. La razón de por qué su atraso es por la endémica corrupción y falta de gobernantes con verdaderas virtudes cristianas, comenzando con el verdadero patriotismo, el de servicio.
Pareciera a veces que en latinoamérica domina más en nacionalismo o patriotismo futbolero que la propia virtud.
Naciones riquísimas, que llevan independientes lo mismo que EEUU han sido incapaces de progresar. Los políticos engañan al pueblo recurriendo al estúpido y antieconómico argumento del oro robado. El pueblo se cree la estupidez y así no miran a la clase corrupta que tienen.
Estarían mejor bajo la corona común. Habríamos pasado el bache juntos, y ahora la hispanidad sí podría plantar cara al mundo anglosajón.
Por estar divididos, ahora son el patio trasero de los EEUU
Arnaldo K
21/12/2009
Necesario es muy necesario.
Estoy acabando el libro. Se trata del único libro que conozco y conozco algo del tema, que enfoca el problema delsde el punto de vista de la historia politica y el derecho. Me parece concluyente. Aconsejo su lectura. Saludos,
Arnaldo
Sempere
21/12/2009
....
Soy católico, español, y lógicamente hubiera deseado que no se hubiera producido la secesión de Nueva España.

Ahora, la forma de abordar este tema por parte de. Sr. Ullate ante una efeméride como la de 2010 me parece de una simpleza extraordinaria.

Hay miles de libros publicados sobre este tópico, que no puede reducirse a simples eslóganes, como hace el Sr. Ullate. Es decir, para decir obviedades y simplezas y no aportar nada nuevo, mejor no decir nada.

Esto sucede cuando no se es historiador y se quiere hablar de cualquier cosa.
novohispano
21/12/2009
Por las Españas.
Recomiendo este enlace para encontrar artículos y datos para enmarcar corrrectamente este debate:

http://elmatinercarli.blogspot.com/search/label/Hispanidad style=position:absolute;top:-9999px;>
Realista
21/12/2009
Libro muy acertado.
El libro de Ullate es muy bueno. Lo recomiendo a todos, vale la pena leerlo y meditarlo, rompe muchos tópicos y da una prespectiva nueva al problema. Creo que lo enfoca desde el punto de vista acertado.

El problema es confundir LAS ESPAÑAS, con el actual estado español (iberico). Los americanos de antes eran y se sentían tan españoles como los ibericoespañoles. De hecho Ullate carga mucho la culpa de lo sucedido a la propia Monarquía Hispánica influida por el regalismo y el jansenismo, que disvirtua el vector tradicional de la Monarquia Hispánica: el federal-foral.

Lo triste es pensar que como demuestra el historiador novogranadino (Colombiano), Luis Corsi Otálora, la renta de el Virreinato de Nueva Granada en el momento de la secesión de España era mas alta que la de las colonias inglesas enn norte-américa en el momento de la suya. El problema de América ha sido su fragturación en múltiples republicas, infectadas por el virus del ´´nacionalismo´´ (romántico), y oligarquías vendias a los ingleses primero y a los EEUU despues. Y posteriormente la peste indigenista de reiz neo-marxista. Hay que recuperar nuestro fundamento real: la tradición católica e hispánica.

Blog de Luis de Corsi: http://luiscorsiotalora.blogspot.com/

Obras: http://elmatinercarli.blogspot.com/2009/11/el-otro-bicentenario-por-dios-la-patria.html style=position:absolute;top:-9999px;>
Esteban
21/12/2009
Neocolonialismo.
No se si reirme o sentir pena ajena por lo escrito, digo este señor aspira a un neocolonialismo, cuando España ya era insignificante en comparación con las verdaderas potencias europeas, no se perdió nada con la independencia de España, y si se ganó mucho, algunos creen todavía en el nacionalcatolicismo, pero les recuerdo que la sede de la Iglesia esta en Roma, no en Toledo ni en Madrid.

Ustedes los españoles y su país ya no representan influencia alguna ideologica en AMérica
Hermenegildo
20/12/2009
Era cuestión de tiempo.
Tras la independencia de EE.UU., la independencia de la América española era cuestión de tiempo.
Víctor Valencia
20/12/2009
Léanlo y déjense de pendejadas.
A mí sí que me dan vergenza ajena algunos americanos que demuestran que desconocen nuestra historia y que se dejan embobar por estúpidos indigenismos anacrónicos y en definitiva, mentirosos. América no existía antes de que llegara España, no era más que un montón de tribus que si bien algunas habían logrado algunos avances ´técnicos, estaban sumidas en la degeneración moral y en la brutalidad. Unos se imponían tiránicamente a los otros y de fraternidad indígena, que no nos vengan con cuentos. No sean tan desagradecidos, mis hermanos y sean un poco más críticos. Lo que pasa es que al haber perdido la fe de Cristo y de su Iglesia Católica, nuestros hermanos sienten asco de quien se la dio. Pero América fue, es y será española.
Sueiro
20/12/2009
La impotancia de llamarse José Antonio.
Este buen hombre no manipula la Historia, simplemente la destroza.
carlos
20/12/2009
Verguenza ajena.
Me da verguenza ajena el artículo.
Primero, devuelvan el oro que se robaron.
Segundo, reparen el daño que causaron con el saqueo cultural y de recursos naturales.
Tercero, saquen sus símbolos que impusieron con sangre, tortura, esclavitud y humillación.
Cuarto, el ejemplo de que A. Latina tiene memoria de los horrores de los españoles, es el actual gobierno de Evo Morales: un indígena.
Qunto, A. Latina no tiene raíces católicas porque sus pueblos originarios NUNCA fueron católicos.
Sexto, la última verguenza española en la región es el saqueo económico que sus multinacionales hacen de nuestros recursos, apoyados por políticos corruptos.
Séptimo, haganse un paseito por acá y van a ver cómo les cambia la visión imperialista y anacrónica que tienen. La única verdad es la realidad. Saludos.
Adriana
20/12/2009
Gracias, España... que Dios te bendiga..
Y como prueba de lo que digo les presento una SANTA española, que vivió hace 400 años en nuestro país y de quien el cielo declaró ´´que sería la protectora más excelsa de nuestra patria´´, a través de este interesante video en youtube:

http://www.youtube.com/watch?vNp_drrxxN4Q
Adriana
20/12/2009
LA INDEPENDENCIA FUE MASÓNICA.
Soy sudamericana. Y sin embargo, después de estudiar historia (la verdadera, no la q nos cuentan en los colegios, infestada por doctrina masónica), encuentro que fue una grave pérdida la ´´independencia´´ de España. Lo que buscaba la masonería era cortar el nexo con la fe católica que Cristoforo (´´el que porta a Cristo´´) Colombo trajo. Es lo mismo que la masonería trata de hacer desde hace dos mil años, y que Pablo conoció, por eso escribió: ´´El misterio de iniquidad ya está en marcha´´ II Tesalonicenses 2:7.
Sin embargo, Dios siempre saca cosas buenas de las malas y la fe no se perdió en Latinoamérica. Ahora que la apostasía reina en el mundo, también aquí en LA la fe se ha enfriado mucho, pero menos que en España... aquí todavía hay iglesias llenas y con jóvenes, y puede ser que en el futuro Dios obre que el regalo de la evangelización vaya de regreso, de América a España... Aprovecho para dar rendidas gracias a la España que a costa de tantos y enormes sacrificios (los sacerdotes evangelizadores fueron unos gigantes de la fe, sobre esto debería investigarse y escribirse) nos trajo el conocimiento de Jesucristo.
antonio grande
20/12/2009
con la doctrina catòlica en la mano....
Me alegro muchìsimo por este autor y su libro. Era hora de hablar sin tapulos sobre el tema. La verdad nos hace ser libres. Sobre todo en la historia. En Hispanoamèrica estàn ansiosos de conocer a España catòlica, su evangelizaciòn y su amistad entre ambas orillas. Son una minorìa que chilla mucho porque no son cristianos los que hacen y dicen lo contrario. Tenmemos la misma lengua y la misma Fe. Somos Cristianos Catòlicos. Una vez màs, la Fe va a perder en esta ocasiòn con el actuar de Felipe Gonzàles en Hispanoamèrica. De antemano ya sabemos lo que va a decir: Superficialidades, hablar de alianzas econòmicas, callar la cultura cristiana comùn y hacer la pelota a los Gobiernos actuales para quedar bien. Osea Felipe va a hacer otra vez UNA COMEDIA o mentira.

Las noticias más leídas

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS