Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Miércoles, 17 de enero de 2018

  Donar HEMEROTECA CONTACTO REGALA REL SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / Cultura
Hablan personas que han conocido grandes sufrimientos de primera mano

9 claves para afrontar el sufrimiento con un sentido cristiano: respuestas a grandes interrogantes

9 claves para afrontar el sufrimiento con un sentido cristiano: respuestas a grandes interrogantes
Afrontar el sufrimiento desde la fe le da un sentido completamente distinto

ReL

13 enero 2018

El sufrimiento es algo inherente al ser humano. Todos los hombres han sufrido, sufren o sufrirán por algo. Ricos y pobres, jóvenes y mayores, varones y mujeres. Pero la diferencia está en que para los cristianos el sufrimiento es redentor y salvífico, tiene un sentido.

La Revista Misión ofrece nueve puntos asesorado por sacerdotes, expertos o personas que han pasado por situaciones complicadas, para vivir el sentido cristiano del sufrimiento:

1. El sufrimiento es parte de la vida
Aunque la sociedad se empeñe en ocultarlo, “el sufrimiento es casi inseparable de la existencia terrena del hombre”, como decía san Juan Pablo II. No desprecies el dolor de otros ni maximices el tuyo: todos sufrimos, aunque no lo hagamos por los mismos motivos, ni reaccionemos igual.

2. Puedes enfadarte con Dios
Ante el sufrimiento tenemos derecho a llorar, estar tristes o enfadados con Dios. Y tras desahogarnos, tenemos el privilegio de poder “pedir a Dios que nos ayude a entender que nos ama y que de este dolor va a sacar algo bueno”, como dice Rosa Pich.


Lola Pérez (izquierda) y Rosa Pich (derecha) son las viudas de Rafa Lozano y Chema Postigo, ambos fallecidos por un cáncer de hígado

3. Del “por qué” al “para qué”
La pregunta que surge ante el dolor es “¿Por qué sufro?”. Pero “quedarse ahí es un error porque yo no puedo controlar el origen del sufrimiento”, dice el sacerdote Pablo Cervera. Lo que descubre el sentido al sufrimiento es preguntarse “¿Para qué sufro?”.

4. Ofrecerte a Dios
El dolor es fértil cuando se lo ofreces a Dios y te entregas a Él con todo lo que tienes. Hacerlo, además, te ayuda a identificarte con Cristo de una manera imposible de lograr en otra situación.

5. Bueno para los demás
Ofrecer el dolor tiene una eficacia real para los demás: te hace entender mejor su sufrimiento y, además, Dios puede usarlo para su salvación eterna y temporal.

6. Amor, no dolor
“Lo que hace fecundo mi sufrimiento no es el dolor, sino el amor con el que yo lo viva. Al unirme a la Cruz en lugar de huir de ella, mi dolor no cambia: cambia mi corazón”, explica Cristina de Don Pablos.

7. Soledad en compañía
El sufrimiento se vive a solas; nadie lo puede vivir por ti. Pero si se vive sin apoyo es peor. “Lo tiene que vivir cada uno, pero sostenido por los demás”, como recuerda la escritora Anne-Dauphine Julliand.


Blanca López Ibor trata a diario en el hospital el sufrimiento de niños enfermos y de sus padres

8. Si el hijo sufre, el padre acompaña
Cuando un hijo sufre, los padres se cambiarían por él. Pero descubren que no pueden hacerlo, y que los niños no querrían. Su papel es el de ser bastones de sus hijos en la travesía del dolor, tal como dice la oncóloga infantil Blanca López-Ibor.

9. La muerte no es el final
La muerte de un familiar cercano no es el final de la relación con él. Su presencia cambia, aunque es real y se puede hacer patente, sobre todo en la Eucaristía.

Nos han asesorado...
José Carlos Bermejo, médico, religioso camilo y director del Centro San Camilo de Humanización de la Salud.
Pablo Cervera, sacerdote, teólogo, editor de Magníficat y enfermo desde hace años.
Blanca López-Ibor, jefa de la Unidad de Oncología Pediátrica del Hospital Universitario HM Montepríncipe.
Lola Pérez, ex directora del COF Juan Pablo II, de Madrid, y viuda de Rafa Lozano, fundador de Red Madre.
Rosa Pitch-Aguilera, autora de ¿Cómo ser feliz con 1, 2, 3… hijos? (Palabra, 2014) y viuda de Chema Postigo.
Anne Dauphine-Julliand, escritora, conferenciante y autora de Llenaré tus días de vida (Temas de Hoy, 2012) y Un día especial (Palabra, 2014).

Algunos libros citados:
Juan Pablo II, Salvifici Doloris (Palabra, 1984).
Jaques Philippe, La libertad interior (RIALP, 2003).

 
Por lo que cuestan dos cervezas al mes ayudas a mantener Religión en Libertad
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
4 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

emilio.alvito garcía fente
13/01/2018
Unirnos al Señor.
Decir que podemos enfadarnos con Dios, no me parece correcto.
JoSé
13/01/2018
décimo.
la muerte no es el final
María Elena García Jiménez
13/01/2018
9 claves para afrontar el sufrimiento con sentido cristiano....
Al sufrir alguna pérdida humana, puede sentir enojo contra Dios. Sentir que me arrebató a mi ser querido, también produce enojo contra Dios. Estas experiencias no son falta de humildad, son reacciones humanas como tantas que se pueden tener frente a un padre, y qué mejor que sea con Dios Nuestro Padre, quien entiende nuestro sufrimiento y nuestro enojo como lo hacen los padres. Es también parte tanatológica del sufrimiento.
Politicamente Incorrecto
13/01/2018
¿Derecho a ´´enfadarte con Dios´´?RIDICULO.
¿Que es eso de ´´puedes enfadarte con Dios´´?

MUY MAL.

¿Es que tenemos que decirle nosotros a Dios lo que esta bien o mal? Eso es pura soberbia.

Mas bien, seamos humildes e intentemos aprender de las pruebas, que Dios permite para que confiemos mas en El, y no en nuestros planes.

Pidamosle ayuda y luchemos contra las adversidades.

Ora et labora.

Las noticias más leídas

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS