Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Viernes, 24 de noviembre de 2017

  Donar HEMEROTECA CONTACTO REGALA REL SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / Opinión

Casa de contratación


El hecho fundamental es que, en una mezquita, la actriz Paz Vega no habría podido retratarse porque el celo de quienes la guardan lo habría impedido.



Juan Manuel de Prada

20 diciembre 2011

A la actriz Paz Vega, que ha posado en porreta ante una imagen de la Virgen en una ermita de Gerena, la zahieren con el siguiente soniquete:

—¿A que no se atreve la actriz Paz Vega a posar desnuda en una mezquita?

Es un soniquete molestísimo y farisaico que se repite con escasas variantes, cada vez que alguien profiere una blasfemia o perpetra un sacrilegio, en las tertulietas en las que, pretendidamente, se defiende la fe católica. Pero reclamar a quien profiere una blasfemia o perpetra un sacrilegio en un templo católico que se atreva a hacer lo mismo en un templo musulmán sólo demuestra que quien lo reclama carece por completo del sentido de lo sagrado (exactamente igual que el blasfemo o el sacrílego), o bien que para él un templo católico y un templo musulmán valen lo mismo (esto es, nada). Por lo demás, el soniquete que en estos días se ha repetido para zaherir a la actriz Paz Vega elude el hecho fundamental, el quid de la cuestión, ante el cual el atrevimiento de la actriz Paz Vega, de los fotógrafos que la retrataron en porreta y del chocolatero alemán que encargó las fotografías resulta un elemento indiferente o baladí. Lo mismo da que la actriz Paz Vega, los fotógrafos que la retrataron y el chocolatero alemán sean los tipos más osados o pusilánimes del planeta, o que sean los más osados cuando se trata de profanar una ermita y los más pusilánimes cuando se trata de profanar una mezquita; el hecho fundamental es que, en una mezquita, la actriz Paz Vega no habría podido retratarse porque el celo de quienes la guardan lo habría impedido.

Si la actriz Paz Vega posó en porreta en una ermita de Gerena fue porque quienes la guardan le dieron permiso para hacerlo. Podría aducirse, en su descargo, que no podían imaginarse que la actriz iba a posar en porreta. Pero tampoco los mercaderes instalados en el templo de Jerusalén iban en porreta; y, sin embargo, Jesús se lo dejó muy clarito, mientras les zurraba la badana: «Quitad de aquí todo eso y no hagáis de la casa de mi Padre casa de contratación». Los discípulos que vieron a Jesús liarse a zurriagazos con los mercaderes recordaron entonces las palabras del salmista: «El celo de tu casa me consume». Y esto, el «celo» que debería consumirnos, es lo que los católicos hemos perdido: se empieza dejando que la gente entre en las iglesias como quien entra en una chocolatería, y se acaba dejando que las iglesias se empleen como estudio fotográfico para el calendario de un chocolatero alemán. Después de todo, si un tío cualquiera puede pasearse por una iglesia en camiseta de tirantes y calzones de deporte, y hacerle fotos al Santísimo como podría hacérselas a un espantapájaros, ¿por qué no va a ponerse la actriz Paz Vega en porreta delante de una imagen de la Virgen? Hasta el comunicado que la Archidiócesis de Sevilla ha hecho público reprobando lo ocurrido demuestra que el celo ha dejado de consumirnos: se dice que las fotos de marras atentan contra los «sentimientos» de los fieles, hieren la «sensibilidad» de los devotos y contravienen la legislación canónica. Sentimientos, sensibilidades, legislaciones canónicas... jerga leguleya y sentimentaloide que elude el hecho fundamental, que es la ofensa inferida a Dios y a su Madre. Y es que, cuando deja de consumirnos el celo, es natural que la casa del Padre se convierta en casa de contratación. De este celo muerto o enfriado deberíamos examinarnos los católicos, antes de rasgarnos las vestiduras porque una actriz se quite las suyas en una iglesia; cosa que no podría haber hecho en una mezquita: no por falta de atrevimiento, sino porque el celo de quienes la guardan dignamente no le habría dado ocasión.

© Abc
Religión en Libertad es gratis… pero necesita de tu ayuda para que siga existiendo
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
11 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

luis O.
29/12/2011
NO PIENSO IGUAL.
Primera culpable, la Iglesia, que cede un lugar de culto para actos que no son religiosos, por dinero, claro. brY los santurrones como este señor, Juan Manuel de prada, -Dios mío, como ha engordado- me asustan, creo que los que más pregonan su catolicismo y cristianismo, religion de paz y de amor, son los menos tolerantes y comprensivos con sus semejantes... brSu postura me parece muy falsa...Don Juan Manuel de Prada
ffr
22/12/2011
Me acuso de ser presa de la tibieza..
Me acuso de ser presa de la tibieza, mal que es especialmente generalizado en las personas de la sociedad occidental de nuestro tiempo, y que nos lleva a esconder nuestros talentos bajo tierra sin que éstos rindan los frutos que agradan a nuestro Padre.

Yo, un tibio y humilde pecador, no soy quien para juzgar a los demás. ¿Quién puede saber, salvo Dios y la propia conciencia de Doña Paz Vega, los motivos por lo que realizó esta acción?. Del mismo modo, ¿qué autoridad puede alguien invocar al criticar las acciones, o inacciones, de miembros del Pueblo de Dios?. En mi modesta opinión, podemos criticar, a lo sumo, la falta de tacto de Doña Paz con el prójimo.
Lola Ruiz
22/12/2011
Rosío.
Totalmente de acuerdo con Juan Manuel de Prada, no se puede expresar mejor. ¿Cómo es posible que Paz haya caído tan bajo sólo por dinero? brY a tí, ´´JM´´, te aclaro una cosa: La Iglesia, no anula un matrimonio si no hay una razón de mucho peso. El que tu te lo creas, o no, eso no importa, lo que sí puedes hacer, es informarte en el sitio adecuado y así sales de dudas. brY no compares el lío que se forma en una boda, a la irreverencia y osadía que ha tenido Paz Vega y los que han permitido eso. br¿A tí te parece bien que una mujer pose desnuda delante de una imagen de la Virgen? Y no sólo eso, si no que se vistió exactamente igual que la imagen, pero viéndosele la desnudez,.... Dios y la Virgen están por encima de nuestras ofensas, pero nosotros NO. ¿O es que en España ya no queda ni chispa de dignidad? brComo bien dice Prada, en una Mezquita nunca hubiera pasado tal cosa. Aquí,....psssse..... todo es relativo, ¿verdad?. ¿De qué váis por la vida? brLos cristianos tenemos todo el derecho a que respeten nuestras creencias, lo mismo que nosotros respetamos a los que no creen. Y lo de Paz Vega, se comenta por sí mismo, no hace falta ser una lumbrera para darse cuenta.
Verta
21/12/2011
Si, han mercadeado en nuestras iglesias..
No es la primera vez que en pocos meses la gente se desnuda en una Iglesia.
Tambien se desnudaron en la Universidad de Somosaguas.
Los mercaderes no querían provocar, querían vender.
Los universitarios querían trangedir, escandalizar.
Paz Vega quiso vender, ganar dinero.
Si, Paz Vega ha sido la más parecida a los mercaderes.
Pero ell hecho en si de desnudarse en una Iglesia parece sobre todo una provocación.
No es un insulto a Dios, es una falta de respeto.
Indudablemente está muy mal.
Creo que la gente ha reaccionado bien.
En el fondo a los Cristianos esto nos produce desprecio, un profundo desprecio.
Pero si, deberíamos sacar nuestra ira, por mercadear en nuestras iglesias.
Adrian Antonio
20/12/2011
Templo y profanación.
Estoy de acuerdo con AA. El texto citado por el Sr. de Prada tiene un significado más hondo y un tanto diferente. Se entiende mejor si continuamos leyendo: ´´Destruid este templo y yo lo restauraré en tres días... Pero Él hablaba del templo de su cuerpo´´ A lo que añadiría lo dicho a la samaritana un pelín más adelante: ´´Créme, esta es la hora en que ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al Padre´´ A veces confundimos la ubicación de lo sagrado. Ni los lugares ni las cosas. La Encarnación del Hijo, completando la creación del hombre a imagen de Dios, situó lo SAGRADO en su sitio. Lo de esta desnortada actriz ha sido una COMEDIA más. Dramática para muchos, de acuerdo. Pero HAY MUCHAS MÁS que nos pasan desapercibidas. Y de las que, acaso, somos intérpretes. Por mucho que digamos jaculatorias y nos levantemos en armas. ¿Acaso nos ponemos así ante la profanación de aquellos de quienes dice S. Pablo: ´´sois miembros del Cuerpo de Cristo y vustros cuerpos templos del Espíritu Santo!?
Rafael
20/12/2011
Paz ´´PECA´´.
NO la ´´artristras se ha roto ella misma con un ´´marketyng´´ barato...y otras ARTRYSTAS ya lo explotarón .No tiene ´´cache´´ propio..-Ha tocado fondo La ARTRISTA PA ATRAS. Paz Peca digo Vega.
ROli.
Edwin
20/12/2011
Tienes razón....
Tienes razón De la Prada. En otro artículo leí sobre tu artículo, y ahora leo propiamente el mismo. Sí, nos debería doler más la ofensa hecha a Jesús y a su Madre que la ofensa hecha a los sentimientos de la gente que quieren a Jesús y a su Madre... Toca hacer penitencia para alcanzar este orden en el Amor.
AA
20/12/2011
La verdad con caridad.
El texot Evangélico citado tiene principalmente otro sentido y es que, como recordó el Santo Padre, el patio del templo era para los paganos, de hecho necesitaban cambiar las monedas de la calle con la efigie del César por las corrientes en el templo. Como sea el artículo está muy bien fundamentado no hace falta hacer una exégesis meramente apologética, que no es totalmente ajena pero que no es el sentido exacto y fundamental. Por lo demás felicito al Sr. de Prada por no insultar al errado o hereje como hacen otros dejando sin efecto sus buenas razones y sentimientos. La verdad en la caridad. Lo felicito comparto absolutamente el fondo del artículo. Por cierto, que el arzobispo de Tanger no estubo mal, creo que reaccionó contra el destrato a la persona (S, Agustín: odiar al pecado, amar al pecador) Jesús no llamaba perroflauta a los fariseos, sino hipócritas, porque no hacían lo que decían y juzgaban a todos, pero Jesús vino para los enfermos y no para los sanos. Esto, sin embargo, no quiere decir que toleremos todo, y quiere decri que los que tienen el munus de gobernar en la Iglesia lo han de ejercer de hecho y de derecho.
perallis
20/12/2011
REPARACION.
Por supuesto que lo fundamental es la ofensa aDios y a su Madre. Pero diferimos en la actitud. En vez de buscar culpables, visitemos al Santísimo, ayunemos, rezemos el Rosario, consagremonos al Corazon de Maria y de Jesus y hagamos todo lo que sabemos agrada a Dios y a Nuestra Madre, en reparación de la ofensa perpetrada.
Manuel de María
20/12/2011
Señor, gracias, perdón y ayúdanos más..
Bravo. esa es la cuestión. Y me gusta más la teología de laicos como ud y el converso Luis Fernando de Infocatólica que la del obispo de Tanger.
Que pidan perdón
20/12/2011
SIN RESPONSABLES.
Como siempre, de Prada deja las cosas bien claritas. ¿Y ahora? ¿Nadie tendrá que pedir perdón o cargar con la responsabilidad?
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS