Martes, 28 de junio de 2022

Religión en Libertad

Blog

Tu Matrimonio como Dios lo pensó.

“Caridad” o “qué dirán” Comentario para Matrimonios: Mateo 6, 1-6.16-18

por ProyectoAmorConyugal.es

EVANGELIO

Tu Padre, que ve en lo escondido, te recompensará.
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 6, 1-6- 16-18

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos; de lo contrario, no tenéis recompensa de vuestro Padre celestial. Por tanto, cuando hagas limosna, no mandes tocar la trompeta ante ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y por las calles para ser honrados por la gente; en verdad os digo que ya han recibido su recompensa. Tú, en cambio, cuando hagas limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha; así tu limosna quedará en secreto y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.
Cuando oréis, no seáis como los hipócritas, a quienes les gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas, para que los vea los hombres. En verdad os digo que ya han recibido su recompensa.
Tú, en cambio, cuando ores, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora a tu Padre, que está en lo secreto, y tu Padre, que ve en lo secreto, te lo recompensará
Cuando ayunéis, no pongáis cara triste, como los hipócritas que desfiguran sus rostros para hacer ver a los hombres que ayunan. En verdad os digo que ya han recibido su paga.
Tú, en cambio, cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara, para que tu ayuno lo note, no los hombres, sino tu Padre, que está en lo escondido; y tu Padre, que ve en lo escondido, te recompensará».

Palabra del Señor.


Para ver los próximos RETIROS Y MISIONES pincha aquí
:  http://wp.me/P6AdRz-D1

“Caridad” o “qué dirán”

El Señor nos pide autenticidad. La caridad, la piedad, el sacrificio, son gestos de amor, pero si se hacen para ser vistos, si se presume de ellos, se convierten en gestos de vanagloria. Es una característica de la soberbia, que es capaz de manchar cualquier acto bueno.

Recuerdo que nuestro obispo decía una vez que en las ofrendas se entrega a Dios lo que se ofrece y ya no se puede reclamar lo que se ha entregado. Por tanto, si ofrezco un sacrificio a Dios, no puedo reclamarlo para mí o ya no será una ofrenda. En el matrimonio especialmente nos ofrecemos el uno al otro, y esta ofrenda en totalidad de nosotros mismos es la que merece que el Señor se haga presente y nos haga uno. Pero si luego reclamo gestos para mí o agradecimientos o consideraciones o comprensión… ¿Qué ofrenda de mí mismo he hecho? Lo que he entregado, entregado está y ya no me pertenezco.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Javier: Vaya, otra vez se ha dejado la ropa por medio. Me cuesta recogérsela. Señor, voy a recogerle la ropa en secreto, y cuando vuelva, no voy a decirle nada. Prefiero que no se dé cuenta ni me dé las gracias. Con haber tenido la oportunidad de quererla con este servicio, ya es mucho para mí.
Laura: (Recogiendo la cocina con Javier) Piensa: Cada vez que mete los platos en el lavaplatos, salpica todo incluida a mí. Decido aprovechar esta oportunidad que Dios me brinda, para amarlo. Lo hace lo mejor que sabe. Luego le agradeceré su servicio y fregaré la cocina sin decirle nada.
Javier y Laura (Rezando por la noche): Gracias Señor, porque nos quieres hacer mansos y humildes de corazón.

Madre,

El Señor quiere colmarnos de regalos. ¡Alabado sea el Señor!

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda