Domingo, 26 de mayo de 2024

Religión en Libertad

Blog

Tu matrimonio como Dios lo pensó

Sólo te pido paciencia. Comentario para Matrimonios: Juan 6, 1-15

por ProyectoAmorConyugal.es

Para ver los próximos RETIROS Y MISIONES haz click AQUÍ

 

EVANGELIO

Repartió a los que estaban sentados todo lo que quisieron.
Lectura del santo Evangelio según san Juan 6, 1-15.

En aquel tiempo, Jesús se marchó a la otra parte del mar de Galilea, o de Tiberíades. Lo seguía mucha gente, porque habían visto los signos que hacía con los enfermos.

Subió Jesús entonces a la montaña y se sentó allí con sus discípulos.

Estaba cerca la Pascua, la fiesta de los judíos. Jesús entonces levantó los ojos, y al ver que acudía mucha gente, dice a Felipe:

«¿Con qué compraremos panes para que coman éstos?».

Lo decía para probarlo, pues bien sabía él lo que iba a hacer,

Felipe le contestó:

«Doscientos denarios de pan no bastan para que a cada uno le toque un pedazo».

Uno de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro, le dice:

«Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y dos peces; pero, ¿qué es eso para tantos?».

Jesús dijo:

«Decid a la gente que se siente en el suelo».

Había mucha hierba en aquel sitio. Se sentaron; sólo los hombres eran unos cinco mil.

Jesús tomó los panes, dijo la acción de gracias y los repartió a los que estaban sentados, y lo mismo todo lo que quisieron del pescado.

Cuando se saciaron, dice a sus discípulos:

«Recoged los pedazos que han sobrado; que nada se pierda».

Los recogieron y llenaron doce canastos con los pedazos de los cinco panes de cebada, que sobraron a los que habían comido. La gente entonces, al ver el signo que había hecho, decía:

«Este es verdaderamente el Profeta que va a venir al mundo».

Jesús, sabiendo que iban a llevárselo para proclamarlo rey, se retiró otra vez a la montaña él solo.

Palabra del Señor.

 

Sólo te pido paciencia.

Jesús pone a prueba a Felipe haciéndole caer en la cuenta de una necesidad que ellos no tenían capacidad para cubrir. Después intervendría Él para hacer el milagro y un milagro sobreabundante que superaba con creces su necesidad.

¿Sabes que Jesús nos pone a prueba también a ti y a mí? Cuántas veces tenemos experiencia de nuestras limitaciones y de nuestra incapacidad para responder a lo que nuestro esposo necesita de nosotros, para responder también a lo que Dios espera de nosotros.

Recordamos esa gran oración de San Agustín: Señor dame lo que me pides y pídeme lo que quieras. Que oración más potente y qué real, porque esta oración llevó a San Agustín a pasar de ser ese Agustín vicioso, adicto al placer e incorregible… a ser el santazo como llegó a ser San Agustín. Y ese cambio no es humano. Su madre sufrió muchísimo y seguro que experimentaría la desesperación frente a un hijo tan perdido y tan incorregible. Pero luego llega Dios con su gracia sobreabundante, escucha sus oraciones y supera todas las expectativas de Santa Mónica.

Pues ahora ve, y haz tú lo mismo. Sólo te pido “paciencia”.

 

Aterrizado a la vida Matrimonial:

Clara: Perdóname, Javier, porque cuántas veces me he desesperado porque no hacías lo que había que hacer en nuestro camino de espiritualidad conyugal. Y precisamente, ese aferrarme a mis fuerzas y mis capacidades, ha hecho que viva nuestro matrimonio como si Cristo no estuviese en él.

Javier: Tengo que reconocer que me resistí muchísimo, porque tu insistencia y tu presión me echaba mucho para atrás, Clarita. Sinceramente, no veía en ti un ejemplo al que imitar, y eso me hacía dudar muchísimo de tus propuestas.

Clara: Pero bueno, después de mucho estrellarme, he decidido contar con la gracia del Sacramento que nos une, y que es muchísimo más poderosa que yo. Así que, me he relajado y he confiado. Y “clin”, milagro. El Señor ha superado mis expectativas en mucho. Ahora me doy cuenta que me estaba poniendo a prueba a ver si confiaba en Él. Bendito y alabado sea el Señor.

Javier: Sí. Cuando te relajaste y pusiste tu confianza en Él, empecé a ver en ti el reflejo de la luz que viene del Señor y eso me animó a seguirle yo también. Bendito y alabado sea el Señor.

 

Madre,

Que superemos estas pruebas que nos pone el Señor para que pueda hacer el milagro y s

Comentarios
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda