Lunes, 15 de agosto de 2022

Religión en Libertad

Blog

Tu Matrimonio como Dios lo pensó.

Más que solidarios. Comentario para Matrimonios: Mateo 14, 13-21

por ProyectoAmorConyugal.es

EVANGELIO

Alzando la mirada al cielo, pronunció la bendición y dio los panes a los discípulos; los discípulos se los dieron a la gente.
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 14, 13-21

En aquel tiempo, al enterarse Jesús de la muerte de Juan el Bautista, se marchó de allí en barca, a solas, a un lugar desierto. Cuando la gente lo supo, lo siguió por tierra desde los poblados.
Al desembarcar vio Jesús una multitud, se compadeció de ella y curó a los enfermos. Como se hizo tarde, se acercaron los discípulos a decirle:
«Estamos en despoblado y es muy tarde, despide a la multitud para que vayan a las aldeas y se compren de comer».
Jesús les replicó:
«No hace falta que vayan, dadles vosotros de comer».
Ellos le replicaron:
«Si aquí no tenemos más que cinco panes y dos peces».
Les dijo:
«Traédmelos».
Mandó a la gente que se recostara en la hierba y, tomando los cinco panes y los dos peces, alzando la mirada al cielo, pronunció la bendición, partió los panes y se los dio a los discípulos; los discípulos se los dieron a la gente. Comieron todos y se saciaron y recogieron doce cestos llenos de sobras. Comieron unos cinco mil hombres, sin contar mujeres y niños.

Palabra del Señor.

 

Para ver los próximos RETIROS Y MISIONES pincha aquí:  http://wp.me/P6AdRz-D1

Más que solidarios.

Es fácil que, ante la necesidad del otro, lo primero que hagamos es medir nuestras fuerzas o sopesar nuestros recursos y los perjuicios que nos puede causar lanzarnos en su ayuda. Eso no es compasión. Podríamos llamarle solidaridad, en caso de que terminásemos por decidirnos a ayudar con aquello que nos sobra o no necesitamos del todo.
Pero Cristo nos enseña otra actitud frente al necesitado, y es: Pon tú todo lo que tienes (incluido lo necesario) y yo me comprometo a proveer el resto. Esto es algo que sólo sabe el que lo ha experimentado y lo ratifica con su experiencia. Desde luego, hace falta amar mucho para lanzarse a hacerlo.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Luis: ¿Qué es la magnanimidad?
María: Es apuntar alto sabiendo que actuamos en nombre del Señor cuando buscamos sinceramente Su voluntad. Una clave importante es trabajar para el que lo necesita, porque Dios es muy sensible a esa necesidad por su amor compasivo y misericordioso. Cuando actuamos por compasión, entonces sabemos que podemos aspirar a hacer cosas grandes gracias a Su poder que actúa a través de nosotros.
Luis: Pero para eso hay que tener mucha fe ¿no?
María: Al principio más, pero luego, a medida que vas viendo cómo Dios hace los milagros, esa evidencia va fortaleciendo tu fe. Aunque hay que reconocer que somos un poco cabezones y a veces nos cuesta convencernos.
Luis: Tengo mucha sed y no me apetece levantarme. ¿Serías tan magnánima de traerme un vasito de agua fresca? Así aumentarás mi fe…
María: Jajaja. Qué tontorrón eres… Anda… yo te lo traigo.

Madre,

El Señor hoy nos muestra su corazón compasivo y cómo actúa frente a nuestras necesidades. Alabado sea por siempre.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda