Jueves, 23 de mayo de 2024

Religión en Libertad

Blog

DIVIDIR POR DENTRO

DIVIDIR POR DENTRO

por Una fe con chispa

DIVIDIR POR DENTRO

A veces tienes que reír a través de las lágrimas,
 sonreír a pesar del dolor,
 vivir a través de la tristeza.
Amadeo Roncall—

          Antonio Gramsci (1891-1937) fue un filósofo, teórico marxista, político y periodista italiano. En su ambición de expandir el comunismo por todo el mundo, afirmaba que existía una gran dificultad: el cristianismo; aseguraba que «llevamos veinte siglos tratando de destruir la Iglesia, y no lo hemos conseguido».

          Y se le ocurrió una cosa. Solo habría una solución: dividir a la Iglesia por dentro. Si se logra dividir a la Iglesia por dentro, la destruyes, porque decía Gramsci: «Si queremos que desaparezca, la Iglesia tiene que destruirse ella a sí misma».

          Si generalizamos esta estrategia del teórico marxista italiano, la aplicación es demoledora: ¿Acabar con la Iglesia? ¿Acabar con la familia? ¿Acabar con la sociedad? ¿Acabar con la persona? Es muy fácil: dividirla por dentro.

            San Juan Pablo II el 1 de abril de 1980, dirigiéndose a los estudiantes del congreso Uni 80, les dijo: «… efectivamente, cuando el hombre pierde de vista la unidad interior de su ser, corre el peligro de perderse a sí mismo, aun cuando a la vez puede aferrarse a muchas certezas parciales referentes al mundo».

          Evidentemente que unidad no está reñida con diversidad. Puede y debe haber diversidad en la unidad, y unidad en la diversidad. Creo que lo expresa bien Patrick Rothfuss: «Era lo bastante listo para conocerse a sí mismo, lo bastante valiente para ser él mismo y lo bastante insensato para cambiarse a sí mismo y, al mismo tiempo, seguir manteniéndose auténtico».

           Hay un bonito truco para llevar a la práctica la realización de la unión. Se trata de regalar prismáticos y lupas. Sobre todo, regalarnos. La lupa para agrandar lo bueno que vemos en los demás, y los prismáticos para darles la vuelta y ver lo malo lejísimo. Hay que darle la vuelta, y se ve todo pequeñísimo.

           ¿Que uno ve algo bueno en otro? Aplica la lupa y lo amplía. ¿Que uno ve algo malo? Les da la vuelta a los prismáticos y se esfuerza para que eso que ve sea la auténtica dimensión. Fácil, ¿no? Pues no, porque en realidad, «por defecto de fábrica», lo hacemos al revés: empleamos la lupa para lo malo y los prismáticos al revés para lo bueno. Y así, claro, nosotros estamos como estamos y el mundo está como está.

               La conclusión es muy simple, pero muy práctica: si queremos tener una personalidad fuerte, un grupo compacto, una sociedad estable, debemos esforzarnos por eliminar todo lo que divide interna y externamente, porque la división es Babel: debilidad. Y la unión es amor: fuerza.

Comentarios
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda