Viernes, 01 de marzo de 2024

Religión en Libertad

Blog

Escrito por el Hermano Federico Plumed (1943-2013)

Ignacio Trías, servidor hasta el final (1)

por Victor in vínculis

En este 2023 se cumplirán  10 años de la muerte del Hermano marista, FEDERICO PLUMED. Será exactamente el día de la Virgen de la Merced. Aquí lo que escribimos en 2013.

¡Qué los Mártires salgan a tu encuentro, Hno. Federico! - ReL (religionenlibertad.com)

En este libro escribió un ensayo sobre la vida de nuestro protagonista:

                            

IGNACIO TRÍAS, SERVIDOR HASTA EL FINAL 

Hijo de familia numerosa

Ignacio Trías Bertrán nace en Barcelona el 24 de junio de 1919, el día de la fiesta de San Juan Bautista y el padrino escoge para él el nombre de Ignacio. Ya le habían precedido otros once hermanos y él ocupa el lugar duodécimo. Le seguirán dos hermanos más, que conformarán una familia numerosa de catorce hijos. Sus padres son cristianos fervorosos y en el ambiente familiar se transmite la vida cristiana. Desde los cinco años a los catorce vive con toda su familia en Canarias.

Permitidme que os relate algunas anécdotas de su vida de niño:

- Había nacido su hermanito, que ocupaba el lugar decimotercero y se encontraba en la cuna. Se queda mirándolo, lo contempla, le entrega su chupete, se lo pone en la boca y le dice: -Ya es para ti, yo no lo quiero. Ignacio desde aquel día dejó su chupete.

- Con su sonrisa contagiosa y vivaracha se hace el gracejo de los que le preguntan por su nombre: -Me llamo Ignacio Matías Matán, soy moreno y simpático. Sólo le faltaba añadir: -Para servir a Dios y a usted.

- Ignacio está en cama algo enfermo. Su hermana y su madre están hablando entre ellas y continuamente Ignacio las interrumpe con sus preguntas incansables: -Cállate de una vez. Ignacio responde: -Ahora me voy a callar y me pondré a dormir hasta mañana por la mañana.

- Ignacio, cuando tenía unos ocho años, va al peluquero y éste le encuentra toda la cabeza pintada de negro. No quiere decir lo que ha hecho. Al fin confiesa: -Como la mamá no quiere que me ponga fijador, porque dice que soy pequeño, yo me he puesto betún. Así se aguantan.

- Estando en Canarias, Ignacio y un hermano suyo asisten a una fiesta en el Colegio de La Salle. Es ya muy tarde y los dos no se presentan en casa. Sus padres extrañados telefonean al director del colegio, les confirman que la fiesta había terminado hace ya mucho tiempo. Por fin llegan los dos hermanos. Su hermano mayor se fue directamente a su cuarto. Ignacio les explica a sus hermanas: -Hasta ahora nos han tenido explicando la vida y milagros de San Juan de la Salle. Una de sus hermanas cuenta que querían reñirles, pero les dio tanta risa que no fue posible y al fin Ignacio explicó y confesó: -Nos hemos ido al muelle a ver los barcos y como vimos que era tarde, todo se lo hemos cargado al santo de La Salle.

- Cuando Ignacio hizo su primera comunión en la Iglesia de las concepcionistas, le dijo a su hermana la noche anterior: -Estoy muy contento y pediré al Señor ser toda la vida bueno y fervoroso.

- Ignacio sale de la iglesia de la Compañía de Jesús y habiendo contemplado la imagen de San Ignacio, su patrono, le dice a una de sus hermanas: -Yo seré santo como él. Quiero que me pongan allí, en el mismo altar de San Ignacio.



Ignacio hace sus estudios en el Colegio de La Salle de Canarias. Pertenece a la Congregación del Niño Jesús de Praga. A los doce años pasa a la Congregación de la Inmaculada y San Juan de La Salle. Recibe la medalla del Congregante. Cuando cursa el tercero de bachillerato se organiza la Asociación de Estudiantes Católicos y le nombran delegado de clase. A los catorce años regresa con toda su familia a Barcelona y continúa brillantemente sus estudios de Bachillerato en el Instituto Jaime Balmes, que justamente terminará en el mes de junio de 1936 a sus diecisiete años.

Comentarios
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda