Miércoles, 11 de diciembre de 2019

Religión en Libertad

Blog

Líderes Prêt-à-porter para el siglo 21. Simeón nuevo teólogo

Líderes Prêt-à-porter para el siglo XXI. Simeón nuevo teólogo

por La divina proporción

Igual que ver a una persona sufrir es triste, ver como la Iglesia sufre es triste. Pero cuidado, estar triste no quiere decir que se haya perdido la esperanza y se viva con la alegría que da el evangelio. Señalar lo problemas y sentir el gran daño que el diablo está haciendo es tan necesario como no dejarse llevar por la resignación y la desesperanza. La Iglesia actual sufre por una fuerte falta de unidad interna, vivimos una época de separación, distancia, sospechas mutuas, simplezas y complicaciones extremas, apariencias sin fondo y misterios que ya no sabemos comunicar. 

Ante todo esto, cabría preguntarse por qué hacer y qué postura tomar. ¿Qué sería de nosotros si hubiéramos vivido en el tiempo de los Apóstoles? ¿Habríamos vivido una época con menos problemas y desastres? ¿Nos hacen falta líderes que nos lleven de la mano? ¿Qué líder hace falta para un rebaño que los repudia? 

Son muchos los que no cesan de decir: «Si hubiéramos vivido en tiempo de los Apóstoles, y si hubiéramos sido juzgados dignos de ver a Cristo como ellos, también como ellos seríamos santos». Con eso ignoran que entonces como ahora que es Él el mismo que habla, tanto ahora como entonces, en todo el universo... La situación actual no es seguramente la misma que la de entonces, pero es la situación de hoy, de ahora, que es mucho más dichosa. Con más facilidad nos conduce a una fe y una convicción más profundas que el hecho de haberlo visto y escuchado entonces corporalmente… 

Era una gran cosa reconocer y creer que un hombre como él era Dios, el mismo que hizo el cielo, la tierra y todo lo que hay en ellos... Así pues, el que actualmente escucha cada día, a través de los santos evangelios, a Jesús que proclama y anuncia la voluntad del Padre bendito, sin obedecerle con temor y temblor y sin guardar sus mandamientos, tampoco hubiera entonces aceptado creer en él. (Simeón el Nuevo Teólogo. Catequesis 29) 

Simeón el nuevo teólogo fue un santo y monje ortodoxo a caballo entre el siglo X y el XI. Es decir han pasado diez siglos y la confusión eclesial es similar a la que vivió en su época. Como dice Simeón, la situación de la Iglesia de su momento no era la misma que en los tiempos de Cristo, era mejor ¿Por qué? 

En estos momentos tenemos más capacidad para entender y vivir el cristianismo. Para nosotros, la Tradición y el Doctrina se han convertido en brújulas que nos orientan por el camino. Ahora, ¿Qué sucede con quienes no aceptar la brújula? Andan desorientados y desorientando a muchos. Creo que podemos imaginar a lo que nos lleva que haya tantas voces dispares indicando caminos alternativos: confusión y desconfianza. Ya no confiamos en líderes dentro de la Iglesia, ya que nos parece que nos van a llevar a donde ellos quieren y nosotros no. Preferimos tomar nuestro propio camino y ser católicos individualistas, que tomamos lo que nos interesa para ir conformando nuestra religión personal. No admitimos obediencia alguna que contradiga nuestros intereses personales. No seguimos a nadie que no nos diga que nos lleva hacia donde nosotros queremos ir. 

Mons Zornoza, Obispo de Cádiz y Ceuta (España) en el Encuentro de Nueva Evangelización 2015, ha indicado algo muy interesante: “hemos perdido la capacidad de hacer discípulos. Tenemos una gran crisis de liderazgo, empezando por los sacerdotes y los padres, que han perdido la capacidad de liderar a sus hijos”. Ciertamente vivimos una crisis de liderazgo propiciada no por los posibles líderes, sino por la incapacidad de los posibles liderados a aceptar un líder que no les lleve donde ellos desean. Esto una causa directa de la postmodernidad que nos lleva hasta poner en duda el liderazgo de Cristo cuando dice cosas que no nos interesa escuchar. Por eso tendemos a recordar el Evangelio a nuestra medida y a ajustar la interpretación a nuestros deseos. 

¿Quiénes son nuestros líderes hoy en día? Aquellos que están dispuestos a prometernos u ofrecernos lo que queremos. El problema es que casi siempre todo queda en promesas, ya que el diablo anda detrás de estos liderazgos “Prêt-à-porter”. La Iglesia se equivoca si busca liderazgos populistas basados en el marketing, ya que el único líder es Cristo. Todos los seres humanos podemos ayudar a Cristo, pero el es el Pastor que cuida de sus ovejas, es la Puerta del Redil, la Piedra de clave de bóveda, la roca donde edificar nuestro hogar. Aunque nos gusta pensar que somos parte del redil del Señor,  veces tememos que Cristo nos peine y acicale con su Gracia, ya que aparecemos ante las demás ovejas como obedientes al Señor. Ovejas tontas que no tienen iniciativa para ir campo a través buscando su propio camino. 

El corazón del ser humano es el mismo de siempre, por eso cuando el Señor nos dijo que “muchos son los llamados y pocos los escogidos” (Mt 22, 14) lo dijo para ese momento y también para nuestra época. Cuando abrimos el corazón a la Gracia de Dios no necesitamos más brújula que la voz del Señor que nos llama. Nuestro problema era, es y será la dureza de corazón que nos impide dejar atrás la soberbia y encontrarnos con la humildad.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Por favor ayúdanos a promover noticias como ésta

DONA AHORA