Lunes, 26 de agosto de 2019

Religión en Libertad

Blog

No es bueno que Dios esté solo

No es bueno que Dios esté solo

por Un alma para el mundo

Suelo consultar de vez en cuando un interesante libro titulado “No es bueno que Dios esté solo”, de Gonzalo Altozano y editado por Ciudadela. En él se n os ofrece una serie de unas 100 entrevistas por personajes  importantes de la vida pública de España, y cuyo leitmotiv es la fe religiosa. Cada personaje expone los motivos que le llevan a creer, o que dificultan su relación con Dios. “No es bueno que Dios esté solo” viene a defender la necesidad de acompañar a Dios, amarle sinceramente, a no dejarle solo ante un mundo  descreído.

            Una de las entrevista es con Gregorio Marañón, abogado. Tienen interés las respuestas que da a las preguntas que le formula el autor. Las ofrezco íntegramente.

La entrevista se hizo coincidir con el cincuenta aniversario de la muerte de Gregorio Marañón, hombre de letras y de ciencias y, por encima de eso, español de bien. Y en Alba quisimos rendirle homenaje conversando con quien tan dignamente lleva su nombre y apellido: su nieto.

—De su abuelo sacaría cientos de enseñanzas. Si tuviera que quedarse con una...

En una de nuestras últimas conversaciones, cuando yo era un estu­diante de primero de Derecho, me habló, muy profundamente, de cómo la prevalencia de la bondad sobre la inteligencia constituía una lección fundamental de la vida.

—¿Hablaba con conocimiento de causa?

Mi abuelo era de las personas más inteligentes y buenas que he co­nocido.

—Y ha conocido unas cuantas: Juan José López Ibor, Alfonso García Valdecasas, Pedro Gamero...

 

 

 

Y José Antonio Muñoz Rojas, y Paco Fontanar, y Juan Herrera... For­maban, con los míos, un conjunto notable de padres que crearon un co­legio católico, pero con pautas más abiertas que las que imperaban en los años cincuenta.

—Aquella educación ¿fue suficiente?

A los veintitantos años, posiblemente el momento en el que más lejos he estado de la fe, comprendí que la formación religiosa recibida de niño se me había quedado pequeña.

—¿Qué hizo entonces?

Inicié un esfuerzo de formación teológica, que ya nunca he dejado de lado. Lo hice de la mano de un íntimo amigo que estaba en el noviciado de los jesuítas de Aranjuez, y que luego se salió.

—Aparte de ese amigo...

He tenido la fortuna de tratar a algunos teólogos excepcionales como Olegario González de Cardenal, Gómez-Cafarena, Miguel Benzo, Havey Cox, y el propio Javier Zubiri, que me han ayudado en esta andadura.

—Más gente inteligente y buena: su tía abuela, la Madre Maravillas.

Dentro de lo posible, pues era una religiosa de clausura, la traté bas­tante.

—Notas que destacaría de ella.

Su profunda inteligencia y sentido del humor, el testimonio de su es­piritualidad, y la indescriptible paz que se sentía estando con ella.

—¿Qué sintió cuando Juan Pablo II la elevó a los altares?

Me alegré inmensamente, pero no me sorprendió. Siempre supe que estaba donde está.

—¿Le reza?

Sí. Y estoy convencido de que la oración tiene un poder doble, el que nace de nosotros mismos, de nuestra confianza en su virtualidad, y el que proviene de la gracia que se recibe.

—Habla del poder de la oración.

También lo hacen recientes estudios de universidades americanas so­bre enfermedad y religiosidad.

—¿Tiene un plan de oración?

Soy en todo, también en esto, más espontáneo y emotivo que planificador y racional.

—Por cierto, ¿en el cielo hay enchufes? Tener una tía abuela santa...

Creo que pedimos por muchas más cosas de las que debiéramos, y que en el cielo, los enchufes, como en la tierra, no están bien vistos. La plenitud del amor alcanza a todos por igual.

—Antes hablaba de momentos en los que había estado alejado de la fe.

Son, casi, inevitables, y muchísimos creyentes, incluyendo santos, los han experimentado. Afortunadamente, también tenemos momentos en los que se percibe claramente la cercanía de Dios.

—Para terminar, ¿puede hablarse de persecución religiosa en España?

Estoy convencido de que no. Sí es cierto que hay algunos sectores anticlericales, minoritarios pero influyentes, y que a veces desde nuestro lado tampoco se le respeta al César lo que le corresponde.

—Entonces, ¿cuáles son a su juicio los verdaderos problemas de la Igle­sia?

Los que tenemos dentro. Por ejemplo, la indiferencia religiosa de la mayoría de los jóvenes, aunque se hayan educado en colegios religio­sos; el sentimiento que muchas mujeres tienen de que en la Iglesia ocupan un lugar subordinado; o la falta de vocaciones. Son fenómenos graves.

—¿De dónde ha de venir la respuesta?

    También desde dentro, de nuestra capacidad de convencer, de la credibilidad de nuestro testimonio,

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Para continuar haciendo noticias como esta necesitamos tu ayuda

DONA AHORA