Lunes, 03 de octubre de 2022

Religión en Libertad

Blog

Hillsong: la música protestante no es el coco

por Una iglesia provocativa

Remontémonos a la JMJ de Sidney de 2008, una de las jornadas mundiales que más se ha elogiado por su música. El himno oficial lo compuso Guy Sebastian (junto con Gary Pinto) un conocido conocido cantante Australiano, oh escándalo, protestante. Cantó para la multitud católica tras la misa inaugural, en la misa final y en la despedida del Papa.
 

Aquel año Hillsong United, los mismos que ahora vienen a Madrid y Barcelona, tuvo ocasión de “tocar” en la JMJ tras el Viacrucis del 18 de julio (pongo entre comillas tocar, porque de lo que se trataba era de alabar a Dios, lo que en inglés se llama worship y no sólo es un ǵenero de música cristiana, sino una genuina manera de orar).

 

Dos años después, el 24 de septiembre de 2011  el Arzobispo de Friburgo, y Presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, Mons. Robert Zollitsch, agradeció al Papa Benedicto XVI por el apostolado ecuménico que desarrolló durante su visita a Alemania y su cercanía con evangélicos, ortodoxos y católicos.

 

En aquella ocasión el papa Benedicto XVI dijo:

 

“Profundizar la unidad entre católicos y evangélicos es esencial en este momento histórico. Vivimos en un tiempo de secularismo y como cristianos, juntos, tenemos la misión de hacer presente el mensaje de Cristo, hacer que sea posible creer. Estar juntos, católicos y evangélicos, es un elemento fundamental de nuestro tiempo, aunque no estemos unidos institucionalmente, aunque todavía haya problemas grandes, estamos unidos en el fundamento de la fe en Cristo"

 

Dicho todo lo anterior, si de profundizar en la unidad entre cristianos se trata, la primera pregunta que tendremos que hacernos es en qué terrenos podemos coincidir y bendecirnos mutuamente. Estoy convencido de que la música es uno de ellos.

 

La experiencia demuestra que desde John Wimber con Vineyard Music hasta Hillsong hoy en día, la constante ha sido que en la Iglesia Católica hemos importado mucha música de los hermanos protestantes. Ha ocurrido en la Renovación Carismática, y en países donde no duelen prendas en aprender los unos de los otros como Australia y los Estados Unidos. En sitios como latinoamérica las grandes figuras de la música evangélica tipo Marcos Barrientos, Jesús Adrián Romero, y Marcos Witt, constatan cómo a sus conciertos acude muchas veces una mayoría de católicos y sus canciones se utilizan profusamente en la Iglesia.

 

Si miramos este fenómeno con un poco de objetividad, y sin prejuicios histórico-teológicos, tendremos que reconocer que los protestantes tienen algo que nosotros envidiamos. Se llama capacidad de comunicación, atractivo, contemporaneidad...y sobre todo una genuina alabanza y adoración que transmite una presencia de Dios que no se ha de confundir con el emocionalismo, pues tiene raíces muy profundas.

 

La verdadera alabanza a Dios, dice gente como Tim Hughes, o Hillsong en álbumes como “I heart revolution”, no puede desentenderse de la justicia social, algo que resuena profundamente con la línea del papa Francisco.

 

Un músico protestante de hoy en día no se improvisa. Es fruto de un discipulado, de una experiencia comunitaria donde se ha fomentado tanto al artista como al creyente, y el resultado es algo muy completo.

 

Como dicen ellos, no puedes hacer para el público lo que no haces en lo privado.  Y yo soy testigo de que muchos de ellos son gente de profunda oración, con un amor de Dios y un espíritu de servicio muy sacrificado, pues lo suyo es un ministerio que exige lo mejor y no está exento de tentaciones y desalientos.

 

Reconozcámoslo, ellos tienen algo que nosotros no tenemos, igual que nosotros tenemos  muchas cosas que ellos no tienen.

 

La pregunta no es dónde vamos a encontrar la paja en el ojo ajeno, sino cuáles son los “muchos elementos de santificación y de verdad" (LG 8) que “existen fuera de los límites visibles de la Iglesia católica” como nos dice el 819 del Catecismo de la Iglesia Católica, y si nos atreveremos a considerar  la posibilidad de que la música contemporánea de worship (de alabanza y adoración) sea uno de ellos.

 

Desde luego yo conozco muchísimos laicos, sacerdotes e incluso obispos que lo tienen clarísimo: se puede aprender de los protestantes.

 

¿Por qué esta introducción tan extensa?

 

Los pŕóximos días 8 y 10 de septiembre tenemos a Hillsong United en Barcelona y Madrid (ver noticia aquí). Es una ocasión que no se puede desaprovechar.

 

En primer lugar porque podemos vivir la comunión de orar todos los cristianos juntos en un concierto en el que se busca dar la gloria a Dios sin ningún afán proselitista. En 2011 ya vinieron y en el concierto se predicó un primer anuncio de Jesucristo y se animó a la gente a acercarse a su iglesia local (sin apellidos, sin denominaciones) para poder vivir la fe en Jesucristo.

 

En segundo lugar porque podemos aprender mucho de ellos. Quizás no para hacer lo mismo, pero sí para retener metodologías, intuiciones, maneras de comunicar...al fin y al cabo son gente que sabe lo que hace, tienen reconocimiento internacional secular y religioso, llegan a la juventud (¡en Sidney justo antes de la JMJ tuvieron una conferencia de 24.000 personas!) y simplemente merece la pena verlo y ver cómo plantean el primer anuncio.

 

En tercer lugar, porque es un concierto donde llevar amigos, familiares y conocidos, especialmente gente joven, que seguro van a alucinar porque, seamos sinceros, tienen asociada a la iglesia con algo de nuestros abuelos que no tiene ningún contacto con su realidad cultural, y ver algo como Hillsong supone una experiencia diferente que cambia muchas percepciones.

 

En cuarto y último lugar, simplemente para disfrutar de una experiencia única e inolvidable a nivel personal de donde se sale edificado y con el alma elevada a Dios.

 

Personalmente yo apuesto por Hillsong, como apuesto por Worship Central (el ministerio que sale de HTB Londres), como apuesto por todo aquello que sea un medio (nuevos métodos, nuevo ardor, nuevos lenguajes por qué no musicales) para la Nueva Evangelización. A mi me han edificado en mi fe, he visto como han ayudado a tantísimos a encontrar a Dios, y encima he podido compartir con ellos una inquietud común y muy sana porque reine Jesucristo en los corazones y que el nombre de Dios sea ensalzado.

 

Este año, en Times Square, el lugar donde las bandas de más repercusión, los shows televisivos y las más grandes celebridades quieren ser el más grande, los de Hillsong tuvieron un atrevimiento parecido al de un tal Pablo de Tarso cuando se subió al pedestal del Dios desconocido en el areópago para predicar a Jesucristo.

 

Durante un minuto, en hora punta, todos los carteles de la neoyorquina Times Square, uno de los areópagos del mundo de hoy en día, se iluminaron con un sólo mensaje: “THERE’S NO OTHER NAME”- no hay otro nombre- para después decir: JESÚS  proclamando que el único nombre es el de Jesucristo.

 

La historia es providencial (ver aqui) y emocionante…la idea de afirmar públicamente que no hay nombre más grande que el de Jesucristo es algo que sabemos por la Palabra, pero que muchas veces nos guardamos para nosotros, para nuestra fe intimista de capillita, sin relevancia en la arena pública del laicismo reinante.

 

Y me dirán ustedes si no es algo que merece la pena explorar, una iglesia relevante para la cultura actual capaz de predicar en los areópagos actuales (la música es uno de ellos, como las redes sociales lo son) el nombre de Jesucristo a todas las naciones...

Viene Hillsong, en Londres llenarán el O2, el mismo areópago de la música actual donde HTB, All souls y Hillsong en conjunto concitaron a 20.000 personas para celebrar Pentecostés en 2012…¿pasará también en Barcelona y en Madrid?

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda