Sábado, 24 de agosto de 2019

Religión en Libertad

Blog

Reflexionando sobre el Evangelio

La ley de Dios está por encima de las normas humanas

por La divina proporción

El Evangelio de hoy habla de la dureza de corazón de los seres humanos. Una dureza que se sostiene en permisividad de las naturaleza herida que todos llevamos con nosotros. El evangelio no habla de Cristo, que señala la dureza de corazón a quienes no quieren perder los privilegios que han conseguido. Personas que se encierran en las normas humanas y son incapaces pensar que Dios nos ha señalado su Voluntad para nuestro bien. Cristo señala la Voluntad de Dios. Los judíos, señalan las normas humanas que Moisés les había dado.

Si el Señor hubiese querido el repudio, hubiese creado muchas mujeres en vez de una. Dios no solamente unió la mujer al hombre, sino que dispuso que éste abandonase por ella a sus padres, según estas palabras que puso en boca de Adán: "Por cuya razón dejará el hombre a su padre y a su madre, y juntarse ha con su mujer": demostrando lo indisoluble del matrimonio con la expresión y juntarse ha. (San Juan Crisóstomo, homilia in Matthaeum, hom. 62,1)

Hoy en día, las leyes humanas buscan satisfacer los deseos de quienes votan cada cuatro años. Ya no se buscan normas que sean reflejo de la Verdad, porque esas normas no dan votos en las elecciones. Podemos ver el ejemplo con el aborto, que ya es algo cotidiano y hasta bien visto por algunos grupos sociales. Pero también podemos verlo en la equiparación del matrimonio con las relaciones entre personas del mismo sexo. La eutanasia está cada día más cerca de ser un “derecho” universalmente proclamado. Cuando seamos una carga para el estado, nos inmolaremos al dios del "bienestar social".

Lo verdaderamente triste es que la misma Iglesia vaya lentamente aceptando los “derechos” que nos esclavizan y nos reducen a simples generadores de bienes y servicios. ¿Y la libertad? La libertad va quedando oscurecida y ocultada por centenares de derechos que esconden obligaciones que nos destrozan espiritualmente. Quien se acoge a un derecho “contra natura”, acepta ser destrozado interiormente. El maligno sabe que sólo la Verdad nos puede hacer libres, por lo que debe hacernos mirar a cualquier sitio, menos a Cristo.

Esto mismo les sucedió a los judíos, que crearon una normativa de divorcio que daba satisfacción a los “derechos” del hombre sobre la mujer. Aunque Dios nos creó como pareja indisoluble, el ser humano siempre busca la opcionalidad como placentero sustituto de la libertad. Ya nos lo advirtió San Gregorio de Nisa, pero nosotros preferimos tener opciones antes que la libertad que nos lleva hacia la Voluntad de Dios. La libertad no es tener siempre un conjunto de opciones. La libertad es aceptar la Voluntad de Dios sabiendo que es la única de las alternativas que no nos lleva a un callejón sin salida.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Para continuar haciendo noticias como esta necesitamos tu ayuda

DONA AHORA