Sábado, 13 de agosto de 2022

Religión en Libertad

Blog

Reflexionando sobre el Evangelio Lc 21,25-28.34-36.

Ven Señor Jesús

Ven Señor Jesús

por La divina proporción

En la antigüedad, los cristianos se saludaban diciendo “Marana-thá”, que quiere decir, “¡el Señor viene!”. Este saludo evidencia un deseo y al mismo tiempo, la confianza en la promesa del retorno de Cristo: “Ciertamente, vengo en breve” (Ap 22,20). Ya no nos saludamos así. Es más, si nos planteamos hacerlo, dudaríamos de su conveniencia. Es complicado evidenciar que somos cristianos utilizando un saludo así. Podría ser interpretado de muchas formas por nosotros mismos. Incluso hay católicos que ya no esperan en Cristo, sino en el final de los tiempos. ¿Qué esperamos nosotros de la segunda venida del Señor? 

Pero su segunda venida no será así. Llegará con tanto esplendor que no hará falta anunciarla: “...como el relámpago sale de oriente y brilla hasta occidente, así será la venida del Hijo del hombre.” (Mt 24,27) Será el tiempo del juicio y de la sentencia pronunciada. Entonces, el Señor aparecerá no como un médico sino como un juez. (San Juan Crisóstomo. Homilía sobre el salmo 49)

¿Qué hace un juez? Impartir justicia mediante su capacidad de comprender lo que ha sucedido y sucede. La justicia no debería de generar temor en nosotros, sino confianza. Ninguno somos perfectos como ángeles. Somos humanos y eso conlleva límites. Nuestra naturaleza no está indemne, sino herida. Esto hace imprescindible la asistencia de la Gracia de Dios. No siempre somos capaces de abrir la puerta cuando llama el Señor. Es la Gracia quien nos ayuda a seguir a quien es Camino, Verdad y Vida.

Pedro de Blois, fue un diácono inglés del siglo XII. Tiene textos interesantes y de entre ellos, traigo un nos habla de tres venidas de Cristo. Para Pedro Blois también tenemos que tener en cuenta la presencia sacramental de Cristo. Sin duda tiene razón. Cristo está presente con nosotros y llama a la puerta de nuestro ser para entrar. Su presencia es importante, porque sin Él, nada podemos. 

La primera venida se efectuó en la humildad y ocultamiento, la segunda es misteriosa y llena de amor, la tercera será manifiesta y terrible. En su primera venida, Cristo ha sido juzgado por los hombres injustos; en la segunda nos hará justicia por la gracia; en la última juzgará todo con justicia y rectitud: Cordero en la primera venida, León en la tercera, Amigo lleno de ternura en la segunda venida. (Pedro de Blois. In Ephata I)

Ya en Adviento, es importante ser conscientes de la presencia de Cristo entre nosotros y de la cercanía de la Navidad. Cristo nació en Belén hace más de dos mil años, pero también nace en nosotros cada vez que accedemos a los sacramentos con humildad, docilidad y apertura de ser. “Tened también vosotros paciencia, y afirmad vuestros corazones; porque la venida del Señor se acerca” (St 5, 8). ¿Cuán cerca está el Señor? Tan cerca como que llama a la puerta y espera que le abramos (Ap 3, 20) cada segundo de nuestra vida. Tan cerca, como que nos espera en la Eucaristía. Tan cerca, como que la Navidad no tardará en llegar. Tan cerca, como que su presencia nos permite seguir adelante llenos de esperanza y sentido. El Adviento es un momento, un espacio temporal, una circunstancia, que Cristo utiliza para llamar a la puerta de nuestro ser. No ignoremos su llamada. Dejemos que entre y que cene con nosotros. Todo cambiará a partir de ese momento.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda