Martes, 28 de junio de 2022

Religión en Libertad

Blog

¿Para qué sirve rezar?

¿Para qué sirve rezar?

por P. Daniel Torres Cox

Si Dios sabe todo y es Todopoderoso, ¿para que sirve rezar? Es decir, Él, en atención a su infinita sabiduría sabe lo que nosotros necesitamos; y en atención a su infinito poder, puede concedérnoslo. ¿Por qué no simplemente dárnoslo? Además, a veces nosotros no sabemos pedir lo que nos conviene y eso puede frustrarnos al ver que eso que tanto anhelamos simplemente no llega. ¿Por qué no ahorrarnos el esfuerzo?

Santo Tomás de Aquino dice que Dios puede darnos todo lo que necesitamos sin que nosotros se lo pidamos. Sin embargo, Él ha “predispuesto” —entre comillas porque en Dios no hay un antes y un después— que ciertas gracias y dones nos sean concedidos gracias a nuestra oración. ¿Por qué?

Un mayor bien para nosotros

Esto que parecería innecesario, en realidad redunda en un mayor beneficio para nosotros, porque le da un peso tremendo a la oración que podemos hacer por nosotros mismos o por otros. Me explico. Si Dios de todas maneras nos fuera a dar lo que necesitáramos ya sea que rezáramos o no, nuestra oración, en el fondo, carecería de valor. Sin importar el tiempo o el fervor con el que rezáramos, nuestra oración siempre sería ilusoria.

En cambio, al disponer así las cosas, Dios hace que nuestra oración realmente marque una diferencia. Dios pone una responsabilidad tremenda en nuestras manos, pues de nosotros depende que ciertas gracias y dones se derramen sobre el mundo o no. Dios hace de nosotros auténticos protagonistas de nuestra vida espiritual, tomando más en serio nuestra oración de lo que la tomamos nosotros mismos.

Tres posibles respuestas

Para terminar, es importante recordar que Dios siempre responde a nuestra oración de tres maneras:

1- “Sí”, y nos da inmediatamente lo que pedimos.

2- “Sí, pero todavía no”, demorando en darnos lo que pedimos por el bien que nos hace seguirlo pidiendo. Esto acrecienta en nosotros el deseo de ese don, lo cual nos ayuda a recibirlo con mayor gratitud cuando nos es concedido.

3- “Tengo algo mejor para ti”. Dios no nos da lo que le pedimos, pero nos concede un mayor bien espiritual.

***

Toda oración, por pequeña que sea, cuenta, pues toda oración siempre es escuchada y respondida. Tal vez no según el modo que nosotros queremos, pero sí según Sus modos, que siempre son mejores.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda