Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

¿Queremos que Éste reine sobre nosotros?

Angel David Martín Rubio

20 noviembre 2011



Con la solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo se cierra el Año Litúrgico en el que se han celebrado todos los misterios de la vida del Señor. Ahora se presenta a nuestra consideración a Cristo glorioso, Rey de toda la creación y de nuestras almas. Como creador, heredero y conquistador, Cristo es Rey; así lo confiesa Él mismo ante Pilato: “Tú lo dices: yo soy Rey. Para esto he nacido y para esto he venido al mundo, para dar testimonio de la verdad” (Jn 18, 37).

Cristo es rey pero no sólo de cada uno en su vida personal, sino también en su vida social. Es el rey de los individuos, de las familias y de las naciones.
 
Sin embargo, en la mayoría de ellas no se le conoce y en otras está positivamente proscrito. Los hombres le han destronado: su imagen ha sido arrancada de los lugares públicos y se pretende arrancarla también de los corazones. “No queremos que éste reine sobre nosotros” (Lc 19, 14). Desde Adán hasta nuestros días, éste ha sido muchas veces el grito insensato de la humanidad que rehúsa someterse al yugo suavísimo de este rey renovando así el “non serviam - No serviré” de Satanás.

También nuestra Patria que durante siglos hizo del estandarte de la Cruz su propia bandera, se ha sumado en los últimos tiempos a esta rebeldía infame. Con independencia de formas políticas concretas, éste es el significado último del proceso histórico en que España vive en estos últimos años y que tiene su manifestación más expresiva en una Constitución que, como la actualmente vigente prescindió de toda referencia a Dios en el ordenamiento jurídico español y en la inspiración cristiana de la sociedad.

Con la iniciativa y colaboración de unos gobernantes que, además, infringían juramentos sagrados, y con la pasividad o complicidad de buena parte de nuestros compatriotas y de la inmensa mayoría de la jerarquía eclesiástica, se consagraba así en el orden institucional la famosa afirmación de Azaña en 1931: “España ha dejado de ser católica”.

Y como consecuencia de todos aquellos desvaríos vino poco después:

— El aborto, que reclama como un derecho de los adultos el poder disponer de la vida de los no-nacidos.

— El divorcio y otros ataques a la esencia del matrimonio y la familia que ha quedado así reducida a la más provisional de las aventuras.

— La agresión a deberes y derechos primordiales en el campo espiritual y educativo; como si pudiera reclamarse libertad ilimitada para difundir en la calle, desde la Televisión o incluso en las escuelas, toda clase de influjos inmorales, antirreligiosos y pornográficos.

— La llegada al poder o a los órganos de representación, de opciones políticas que pretenden construir la sociedad prescindiendo de Dios y privando así a la sociedad de las motivaciones superiores que son la única garantía de la dignidad de la persona y el único fundamento de los derechos y los deberes.

Qué contraste entre los cristianos de hoy y aquéllos que dieron su vida ante todo por una afirmación del Reinado social y eterno de Jesucristo, especialmente en la persecución religiosa de de 1931-1939. Muchos de ellos murieron gritando ¡Viva Cristo Rey! como su última jaculatoria. Proclamación, rubricada con su propia sangre, de la realeza y soberanía de Jesucristo sobre los individuos, las familias y las naciones. Ellos sabían que el hombre es portador de valores eternos, envoltura corporal de un alma que puede condenarse o salvarse y por eso, a la salvación de las almas, lo subordinaron todo.

Cristo rey de los mártires, Cristo reinando desde la Cruz. Ese es el modelo al que hemos de ajustar los cristianos. Cristo tiene que reinar y, para ello, hemos de someternos cada día con más perfección a su soberanía de Jesucristo, procurando personalmente que nuestra conducta se ajuste a los mandamientos de la Ley de Dios y, socialmente, debemos esforzarnos por reivindicar todos los derechos de Cristo y de su Iglesia en las leyes y en la vida pública y hacer todo lo que esté en nuestras manos para “asegurar la supremacía de ciertos valores morales que condicionan por voluntad de Dios el ejercicio de la soberanía, a los que todo sistema de participación debe subordinarse y a los que la autoridad social debe servir y tutelar por encima de las variables corrientes de opinión” (Mons. Guerra Campos).

Para hacer realidad nuestros deseos acudimos, una vez a Nuestra Señora la Inmaculada Virgen María. Que Ella apresure lo que pedimos cada día en el padre nuestro: «adveniat regnum tuumvenga a nosotros tu reino».

Que Cristo reine sobre nuestras almas, sobre nuestras familias, sobre nuestra Patria —en la que prometió reinar con más veneración que en otras partes— y sobre todos los hombres reunidos en su Santa Iglesia.

Si crees que la lectura de Religión en Libertad te ayuda… ayúdanos a seguir ayudándote
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
6 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

Ángel David Martín Rubio
22/11/2011
Imagen diseñada por García Moreno.
Pienso que el incono que ilustra el artículo está bien elegido por su alto valor testimonial. Es la imagen diseñada por el presidente de Ecuador García Moreno, verdadero mártir de la realeza social de N.S. Jesucristo
Emeth
21/11/2011
Quería decir desfasado..
Emeth
21/11/2011
No muy bien elegido el icono. La advocación de Rey queda algo intemporal. .
Ángel David Martín Rubio
20/11/2011
No es lo mismo.
En efecto, el pasado último domingo de octubre celebré la fiesta de Cristo Rey. Hoy he tenido que celebrar la de Jesucristo, Rey del universo. En una nota que he colgado en mi facebook (Angel Martin) se explica la diferencia con un texto del padre Pérez Argos. Lo que no quita para, aprovechando la ocasión, hablar de la verdadera doctrina acerca de la realeza de Cristo. En todo caso a este artículo le faltaría una segunda parte sobre el reinado escatológico de Cristo
Hermenegildo
20/11/2011
Calendario litúrgico.
D. Ángel David: yo creía que Vd. celebraba la fiesta de Cristo Rey el último domingo de octubre.
Lola
20/11/2011
Viva Cristo Rey.
Cristo Rey, Cristo es Rey y su Trono es la Cruz. Desde y en la Cruz instauró su Reino. Es una lástima que se haya perdido la costumbre del Románico de presentar la imagen de Cristo vestido i con corona real sobre la cabeza. Las llamadas Majestades románicas. Revindico la recuperación de aquellas imagenes cargadas del más profundo sentido Cristiano. Sentido que supera en mucho , a mi modo de ver, los actuales crucifijos.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Angel David Martín Rubio
Ángel David Martín Rubio es sacerdote, Licenciado en Geografía e Historia y en Historia de la Iglesia y desarrolla su actividad pastoral en la diócesis de Coria-Cáceres. Ha impartido clases en la Universidad San Pablo CEU de Madrid y ahora lo hace en el Instituto Teológico Virgen de Guadalupe y en el Seminario Diocesano de Cáceres. Entre sus publicaciones y artículos, destacan los referidos a la represión en la Guerra Civil española, la persecución religiosa y las relaciones Iglesia-Estado. Y todo nos lo ofrece, asegura, «Desde mi campanario».

Angel David Martín Rubio, admr97@gmail.com, es autor, editor y responsable del Blog Desde mi campanario, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO

Ver posts de otros meses

MAYO 2012 (3 artículos)

ABRIL 2012 (2 artículos)

FEBRERO 2012 (4 artículos)

ENERO 2012 (1 artículos)

DICIEMBRE 2011 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (5 artículos)

OCTUBRE 2011 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (2 artículos)

AGOSTO 2011 (2 artículos)

JULIO 2011 (3 artículos)

JUNIO 2011 (3 artículos)

MAYO 2011 (4 artículos)

ABRIL 2011 (2 artículos)

MARZO 2011 (6 artículos)

FEBRERO 2011 (4 artículos)

ENERO 2011 (2 artículos)

DICIEMBRE 2010 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (8 artículos)

OCTUBRE 2010 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (8 artículos)

AGOSTO 2010 (1 artículos)

JULIO 2010 (6 artículos)

JUNIO 2010 (4 artículos)

MAYO 2010 (3 artículos)

ABRIL 2010 (5 artículos)

MARZO 2010 (5 artículos)

FEBRERO 2010 (3 artículos)

ENERO 2010 (7 artículos)

DICIEMBRE 2009 (12 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (5 artículos)

OCTUBRE 2009 (10 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (16 artículos)

AGOSTO 2009 (12 artículos)

JULIO 2009 (17 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS