Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Lunes, 25 de septiembre de 2017

  Donar HEMEROTECA CONTACTO REGALA REL SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / Cultura
Nuevo libro «Cristianos contra Hitler»

«La Iglesia fue el mayor enemigo del nazismo porque éste pretendía ser una auténtica religión»

José M. García Pelegrín presenta la heroica vida de seis alemanes cristianos comprometidos que lo dieron todo por oponerse al nacionalsocialismo.

Gilberto Pérez/ReL

15 marzo 2011

«La Iglesia fue el mayor enemigo del nazismo porque éste pretendía ser una auténtica religión»
José M. García Pelegrín, autor de Cristianos contra Hitler
Después que diera a conocer al lector en lengua española la heroica resistencia de algunos jóvenes alemanes contra el régimen nazi a través de su obra «La Rosa Blanca» (LibrosLibres), José M. García Pelegrín (Madrid, 1958) ha seguido profundizando en aquellas personas que se opusieron al diabólico proyecto del nacionalsocialismo, incluso al precio de sus propias vidas.

Fruto de esta investigación, el autor, Doctor en Filosofía y Letras, con especialidad de Historia por la Universidad de Colonia, publica «Cristianos contra Hitler» (LibrosLibres), obra en la que nos recuerda que "no todos los alemanes eran nazis".

En diálogo con Religión en Libertad, García Pelegrín nos explica la tensa y complicada relación entre el régimen dictatorial nazi y sus principales enemigos, los cristianos, y nos presenta a seis personajes que resplandecieron como una luz en medio de las tinieblas del odio, la opresión y la muerte.

- ¿Es cierto que los votos que llevaron a Hitler al poder fueron, en su mayoría, provenientes de lugares no de mayoría católica sino protestante? ¿Quiénes fueron los «Cristianos alemanes» en la iglesia evangélica?
- Sí, es rigurosamente cierto. Si hay un hecho irrefutable en el contexto del ascenso del nacionalsocialismo es que no fueron los católicos quienes le votaron. El Nestor de la investigación histórica sobre las relaciones entre la Iglesia y el nacionalsocialismo, el catedrático de Bonn Konrad Repgen, elaboró unos mapas que reproduzco en mi libro: en uno se muestra la distribución de la población católica; el otro recoge el porcentaje de votos obtenido por el partido nacionalsocialista en las elecciones del 31 de julio de 1932 —de las que el NSDAP salió como primera fuerza, si bien no consiguió la mayoría absoluta—. Una comparación entre ambos muestra de modo evidente cómo se corresponden las zonas de menor proporción católica dentro de la población alemana con las de mayor número de votos obtenidos por el partido nazi, y viceversa: cuanto más voto católico, peor resultado para Adolf Hitler en el correspondiente distrito electoral.

Los «Cristianos alemanes» fue una corriente dentro del protestantismo que quiso amalgamar la doctrina nacionalsocialista con el cristianismo; siguiendo el «principio del Führer», buscaron una organización centralizada (precisamente, todo lo contrario al protestantismo). Ludwig Müller, a quien Hitler nombró su «Delegado especial en cuestiones religiosas», fue elegido «Obispo del Reich» con dos tercios de la mayoría del Sínodo evangélico, con lo que los nazis pudieron injerir en cuestiones religiosas; uno de sus principales objetivos fue «liberar la vida religiosa de la influencia judía».

- ¿Por qué el nacionalsocialismo sigue hoy en día suscitando gran interés (por ejemplo la película «Valkiria»)?
- Después de que, tras la guerra y durante dos décadas, se intentó «mirar hacia adelante», recomponer Alemania, la «generación del 68» ejerció críticas acerbas con la de sus padres, buscando responsabilidades: «¿Qué hicisteis vosotros en los años de 1933 a 1945?». Al margen de un cierto fariseísmo en esta conducta ―nadie puede decir sinceramente de sí mismo cómo hubiera actuado en una situación similar, que probablemente ni siquiera se puede imaginar― hay que tener en cuenta que, por ejemplo, ni un solo juez que había ejercido en esos 12 años fue llevado a juicio; todos ellos continuaron después de la guerra en el mismo cargo que habían tenido antes. En muchos casos, la «desnazificación» fue un mero trámite. De ahí el movimiento de repulsa de esa generación. Hoy en día, hay un cambio generacional: ya no son los hijos, sino los nietos los que, en muchos casos sin amargura y con mayor objetividad, estudian esa época. ¿Por qué? Porque sigue viva la conciencia de que, aunque no exista una culpa personal, también la generación actual sigue cargando con las consecuencias del nazismo.
 
Con este cambio generacional parece que está modificándose asimismo el punto de vista, de los actores a las víctimas. Mientras que en la posguerra los resistentes resultaban personas «incómodas», porque eran testigos de que había habido personas que no se habían dejado llevar por la corriente general, desde hace unos treinta años se está intentando rescatar del olvido y valorar a todas aquellas personas que se jugaron la vida ―y en muchos casos, la perdieron― por oponerse al nazismo. Además, como me comentaba en una ocasión Anneliese Knoop-Graf, la hermana de uno de los componentes de la «Rosa Blanca», Willi Graf, tienen un carácter ejemplar: «Mostraron que en todo momento hay personas que, con los medios a su alcance, están dispuestas a luchar contra el mal; nos ha legado el testimonio de que en todas las épocas ha habido personas con la suficiente valentía de alzarse en pie. Esto es lo duradero de su mensaje».

- ¿Cuál fue la postura de la Iglesia católica respecto al nacionalsocialismo?
- La primera reacción frente al nacionalsocialismo se remonta a 1923: Cuando Hitler hizo el intento del golpe de Estado el 9 de noviembre, el entonces nuncio apostólico Eugenio Pacelli, el futuro Pío XII, informó al Vaticano calificando el hasta entonces prácticamente desconocido movimiento de Hitler como «fanáticamente anticatólico». En noviembre de 1930, el cardenal Michael Faulhaber de Múnich denominaba al nacionalsocialismo una «herejía, incompatible con la visión cristiana del mundo». El 10 de febrero de 1931, la Conferencia Episcopal de Baviera daba unas indicaciones al clero, en las que se hacían constar las herejías en el programa del NSDAP; durante los siguientes meses, se adhirieron a esta condena los demás obispos alemanes; por ejemplo, el 19 de marzo de 1931 los obispos del Norte de Renania decían: «No está permitido a los católicos compartir esas doctrinas, incompatibles con la doctrina católica».

- Es indudable que el Papa Pío XII salvó una considerable cantidad de judíos, pero ¿condenó «suficientemente» el nazismo?
- El Papa y el Vaticano condenaron inequívocamente el nazismo: la Encíclica «Mit brennender Sorge» de 1937 ―redactada por el Cardenal Faulhaber y por el entonces Cardenal Secretario de Estado Eugenio Pacelli― dejaba fuera de toda duda que el nazismo era incompatible con el cristianismo. Buena prueba del efecto que causó son las represalias de los nazis. Lo que los críticos reprochan a Pío XII no es una condena «teórica» de la ideología, sino el supuesto «silencio» ante el holocausto. Cuando Pío XII falleció en 1958, entre las innumerables muestras de duelo y reconocimiento que se sucedieron destaca la que expresó la Primera Ministra israelí Golda Meier, quien lamentó la pérdida de «un gran amigo del pueblo de Israel». El famoso escritor judío Pinchas Lapide cifraba el número de los judíos salvados directamente por la diplomacia vaticana entre 1939 y 1945, en unas 800.000 personas. Lógicamente, no sabemos qué habría sucedido si el Papa hubiera protestado contra el genocidio judío de modo explícito; lo que sí es conocido es qué sucedió cuando el obispo católico de Utrecht protestó, en agosto de 1942, contra la deportación de los judíos de los Países Bajos: como consecuencia de dicha protesta, los nazis enviaron a Auschwitz también a los católicos de origen judío; la víctima más famosa fue Edith Stein, que se había convertido del judaísmo al cristianismo e ingresó posteriormente en el Carmelo. Esta reacción hizo que Pío XII dudara de que la protesta pública era lo correcto y quemó, página a página, un discurso que ya tenía escrito, como refirió sor Pascalina Lehnert. Pío XII comentó a su confidente Don Pirro Scavizzi: «Una protesta por mi parte no solo no hubiera servido de ayuda a nadie, sino que habría desatado las cóleras contra los judíos y hubiera multiplicado las atrocidades. Quizá hubiera despertado las alabanzas del mundo civilizado, pero a los pobres judíos solo les habría producido una persecución más atroz de la que sufrieron». Los que acusan a Pío XII de no haber protestado más explícitamente contra el holocausto, no tienen en cuenta que sus actividades de ayuda fueron posibles precisamente porque el Papa no protestó abiertamente, sino que llevó a cabo una labor callada, dando prioridad a la actividad diplomática.

- ¿Cómo el Gobierno de Hitler logró cambiar la postura negativa inicial de los obispos alemanes contra el nazismo?¿Por qué el partido católico votó a favor de la ley de 1933 que otorgó plenos poderes a Hitler y que le permitió transformar la República de Weimar en una brutal dictadura?
- La cuestión no es fácil de responder: ¿Se trató de una decisión puramente política, la necesidad de un gobierno «fuerte»? ¿O hubo en el fondo una especie de trato: los votos del catolicismo político por el Concordato? La Iglesia católica estaba principalmente interesada en evitar cualquier injerencia del gobierno nacionalsocialista ―tal y como sucedió con los «Cristianos alemanes» dentro del protestantismo, como exponía antes―. La jerarquía alemana pensaba que la única posibilidad ―aunque fuera la solución «menos mala»― de conseguir una cierta autonomía era celebrando un Concordato. Y, a pesar de que los nazis violaran el Concordato una y otra vez, en cierto modo consiguió preservar una autonomía en un sociedad totalitariamente uniformada; Hubert Wolf, profesor de Historia de la Iglesia de Münster, dice al respecto: «A diferencia de la Iglesia evangélica, en la que se pudo instalar a los “Cristianos Alemanes” como cabeza de puente nacionalsocialista, los nazis no consiguieron penetrar en el espacio interior de la Iglesia católica».

- ¿No pecaron de ingenuidad los obispos alemanes en retirar sus advertencias iniciales contra el nacionalsocialismo confiando en la palabra de Hitler de que el cristianismo estaba en la base del nuevo Estado y de la firma de un beneficioso Concordato? ¿Pensaban que una colaboración era posible?
- Dentro del episcopado alemán había, por decirlo esquemáticamente, dos posturas: la de, aquellos que, como el presidente de la Conferencia Episcopal, el cardenal Bertram, optaron por negociar; y la de la mayoría, que se decantó por las protestas públicas. Si bien el caso más conocido de oposición es el del obispo Von Galen de Münster, en esta línea se sitúan tanto el obispo de Berlín Preysing como el de Múnich, el Cardenal Faulhaber, principal redactor de «Mit brennender Sorge». Por otro lado, si se acusa a los obispos de haber pecado de ingenuidad, ¿qué cabría decir de los gobiernos de Inglaterra y Francia, que aún en septiembre de 1938 firmaron con Hitler el Tratado de Múnich, pensando en que de ese modo apaciguaban al «Führer» e impedían la guerra? Resulta revelador que, cuando Hitler exija a Lituania que le entregue el territorio de Memel, en 1939, el ministro de Propaganda Joseph Goebbels escriba en su diario: «La reacción del mundo, cero. La democracia comienza a resignarse».

- ¿Puede decirse que la Iglesia católica constituyó el principal movimiento opositor al régimen nacionalsocialista? ¿Por qué el nazismo consideró a la Iglesia como un poderoso enemigo si no tenía ni ejército ni armas?
- Si bien, por justicia, hay que hacer referencia también a otros grupos, como los comunistas, que se opusieron sin paliativos y que pagaron esa resistencia con las torturas de la Gestapo, el campo de concentración y en muchísimos casos con su vida, bien puede concluirse que la Iglesia fue el mayor grupo masivo de oposición al régimen nazi. Según el historiador Michael F. Feldkamp, la Iglesia católica «puede decir de sí misma que fue el mayor movimiento contra el nacionalsocialismo». Por ejemplo, durante el Tercer Reich fueron perseguidos 10.315 sacerdotes, más de un tercio del clero; en la campo de concentración de Dachau estuvieron prisioneros 2.579 sacerdotes de 24 países, de los cuales 1.034 fueron asesinados. Muy significativo me parece también el testimonio de Philipp von Boeselager (1917–2008), el último superviviente de los confabulados en el golpe de Estado previsto tras el atentado de Claus von Stauffenberg contra Hitler, el 20 de julio de 1944, quien afirmaba que «el ser cristianos nos unía a todos». Los nazis sabían que los cristianos, y sobre todo los católicos, eran un foco de resistencia. Y esto era así, en definitiva, porque el nacionalsocialismo no fue tan solo un movimiento político, sino una auténtica religión, o mejor la ideología de la sangre y de la raza que suplantaba el puesto de la religión; por ejemplo, en las escuelas donde se formaban a los nazis había lugares de culto para ejercer una religión germánica. En este contexto, veían el cristianismo como una rama judía enemiga del Estado nazi. A todo esto se refiere también la Encíclica «Mit brennender Sorge».

- ¿Cuál fue el papel de los laicos en la resistencia contra la barbarie nazi? ¿Qué fue «La Rosa Blanca»?
- En mi libro trato varios casos; uno extremo es el del campesino austriaco Franz Jagerstatter, que por razones de conciencia se negó a cumplir el servicio militar una vez que descubrió las atrocidades nazis. Debido a ello fue condenado a muerte. Otro biografiado en mi libro es el oficial alemán Wilm Hosenfeld, conocido de un amplio público gracias al filme «El pianista» de Roman Polanski: Hosenfeld fue el oficial alemán que no solo no delató a Wladyslaw Szpilman —lo cual, si hubiera transcendido, le habría costado la vida—, sino que le ayudó a encontrar un mejor lugar para esconderse, le suministró alimentos durante varias semanas y, como despedida, incluso le regaló su abrigo militar. Lo que no menciona el filme de Polanski es que no se trató de un caso aislado, pues Wilm Hosenfeld salvó, en los más de cinco años que permaneció en Polonia, a un elevado número de personas, fundamentalmente judíos y sacerdotes católicos. Su lema, referido en particular a las personas que tuvo que juzgar como miembro de un tribunal militar, pero que bien puede extenderse a esos cinco años en Polonia, era: «Intento salvarlos a todos».
 
La «Rosa Blanca» fue un grupo de amigos, estudiantes de la universidad de Múnich, que en 1942-1943 redactó y difundió unas «Hojas» llamando a la resistencia contra el nacionalsocialismo. Eran conscientes de que la responsabilidad siempre es personal y se sintieron interpelados en sus conciencias, además de sentir responsabilidad de cara al futuro, como dejaron bien claro en una de sus Hojas: «El nombre alemán permanecerá para siempre mancillado si la juventud alemana no se alza para vengar y expiar al mismo tiempo; para aniquilar a sus opresores y construir una nueva Europa espiritual». Algunos de los miembros del grupo, como Willi Graf, estaban muy enraizados en el catolicismo tradicional; pero la mayoría se caracterizó por su búsqueda de respuesta a las cuestiones fundamentales de la existencia. En este contexto resulta significativo que Christoph Probst, que había crecido en un ambiente alejado de la religión, pidiera ser bautizado pocos momentos antes de ser ejecutado. En el caso de Sophie Scholl se puede seguir con gran detalle, a través de su correspondencia y de su diario, el proceso de búsqueda de Dios: se aprecia una crisis religiosa justo en los años anteriores, de la que salió muy madura interiormente.

- Ud. recoge en su libro el papel del cardenal von Galen, «el león de Munster» en la resistencia contra Hitler y, especialmente, contra su espeluznante plan de eutanasia. No era una figura bien vista por los dirigentes nazis.
- Ese apodo le vino a Von Galen por protestar desde el púlpito contra la eutanasia nazi con absoluta valentía y claridad. Su popularidad le salvó de ser hecho prisionero por la Gestapo; pero en varios momentos parecía inminente que fuera detenido. Buena prueba de ello es que llegó a dar disposiciones por escrito para ese caso.

- También cuenta la historia de Karl Leisner, un diácono recluido en el campo de concentración de Dachau y que fue consagrado sacerdote en el mismo campo: ¿cuál fue la situación de los clérigos católicos durante el nazismo?
- Karl Leisner (1915–1945) es la única persona ordenada sacerdote en un campo de concentración nazi. Fue recluido en el campo de Dachau por haber hecho un comentario peyorativo hacia Hitler. Gracias a la presencia allí de un Obispo francés, pudo ser ordenado sacerdote en el mismo campo, por supuesto en la más absoluta clandestinidad. Hay muchísimos casos ―en un libro recientemente publicado, Birgit Kaiser recoge biografías breves de 20 personas― de clérigos apresados por hablar en su predicación en contra del nazismo. Hay infinidad de testimonios de sacerdotes a los que la Gestapo tenía fichados y acudían a la iglesia libreta en mano con el fin de tener argumentos para acusarles; sobre los perseguidos y confinados a campos de concentración mencioné ya anteriormente algunas cifras.

- Ud. también cuenta la historia de una mujer que se enfrentó a Hitler, salvó a más de dos mil niños del gueto de Varsovia. ¿Nos la presenta?
Irena Sendler salvó a más de 2.500 niños judíos del gueto de Varsovia. Tenía entonces 32 años y trabajaba en la Delegación Social. Con unos pocos ayudantes, sacó del gueto de Varsovia a los niños literalmente en sus brazos, escondidos en sacos y cajas, a través de la canalización y de los sótanos. Pero más difícil que sacar a los niños del gueto era encontrar un lugar seguro para ellos; tenía que falsificar documentos y, sobre todo, encontrar padres adoptivos. En la labor de ayuda para dar una nueva identidad a los niños y para acogerlos desempeñaron un papel fundamental muchas personas anónimas, y sobre todo sacerdotes y religiosas: «Ningún sacerdote, ninguna monja —declarará después Irena Sendler— me negaron, jamás, ayuda para salvar a niños judíos. Todo lo contrario: colaboraron, hasta el final de la guerra, poniendo en peligro sus propias vidas». Con todo, sus móviles fueron más de carácter humanitario que religioso, a diferencia de los demás personajes que trato en «Cristianos contra Hitler».

 FICHA TÉCNICA  COMPRA ONLINE
Título: Cristianos contra Hitler TiendaLibres
Autor: José M. García Pelegrín  
Editorial: LibrosLibres  
Páginas: 174  
Precio 18 euros  
Religión en Libertad es gratis… pero necesita de tu ayuda para que siga existiendo
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
30 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

Wallbertto
06/03/2012
jasenovac.
QUE ES JASENOVAC?
Según los historiadores ´´el tercer campamento de muerte más productivo´´ a cargo de los monstruosos ustashas croatas, donde más de 750.000 serbios fueron exterminados, junto con decenas de miles de Judíos, gitanos, y cristianos verdaderos, durante la Segunda Guerra Mundial. Los ustashas eran colaboradores de los nazis. Hay muchos documentos que demuestran a la vez el hecho de que 743 sacerdotes católicos eran miembros de la Ustasha y que asesinaron a serbios, Judios y Gitanos personalmente. Jasenovac fue por un tiempo, dirigido por el ´´Padre´´ Filipovic-Majstorovic, un sacerdote católico que admitió haber matado a ´´40.000 serbios con sus propias manos.´´

Ver: http://larutadelasratasnazis.blogspot.com/2011/03/ustacha-croata-y-la-iglesia-catolica.html
Ver: http://www.taringa.net/posts/info/12324477/El-campo-de-Jasenovac_-la-barbarie-en-Croacia.html
JSM
18/03/2011
Acada cual lo suyo.
María:
Los Testigos de Jehová, no somos ONG, no recibimos subvención alguna, nuestro registro confesional consta como corporación ´´no lucrativa´´ destinada a la obra de difundir las ´´buenas nuevas del Reino´´. Como así consta, no pretendemos cambiar el mundo, pues eso se lo dejamos a nuestro creador, por ello nos centramos en dicha obra. En casos de catastrofes, si intervenimos, y ayudamos a todos los que podemos, pero, para ello, se hacen arreglos de apoyo voluntario de las naciones limítrofes al lugar, eso incluye a Testigos de Jehová y a quienes no lo son.
En cuanto al resto de asuntos que citas, aborto, etc, es la elección de la persona, nosotros no interferimos en la libertad de la persona, ni obligamos a legislar al respecto, nos mantenemos neutrales, pues entendemos que somos libres, aunque, algún día responderemos por el uso de esa libertad.
Obligar, presionar, intentar cambiar el mundo, es alargar la utopía de un mundo gobernado por humanos, irresoluble de principio a fin, pues es a Dios quien solo puede hacerlo de modo eficaaz, por ello Cristo enseñó a sus discípulos a pedir el Reino, en la oración modelo (MAt 6: 9-10).
En cuanto a tu comentario de que el papa piensa antes de condenar, recuerda a la Santa Inquisición, o más reciente, a la bendicón de armas y guerras, en las que la disciplina eclesial castrense asiste a los católicos en su función de defensa de la patria contra otros católicos de patria distinta,
María de Betania
18/03/2011
Lo cortés no quita lo valiente.
La carta chusca es chusca de veras y no la he leído donde tu crees. La política nacionalsocialista le importaba a los Biblelfroscher un pimiento, como les importa ahora la de Zapatero. Fueron a los campos por no hacer el juramento a Hitler y no sumarse a su política bélica, lo cual les honra. Naturalmente testigos de Jehová están encarcelados en todos los totalitarismos, nadie lo niega. Los testigos de Jehová son muy suyos y se mueven por su fe pero que nadie, que no sea otro testigo de Jehová, espere nada de ellos porque viven en su mundo de elegidos. La Iglesia Católica es otra cosa y el papa se lo piensa dos veces antes de condenar a muerte a los suyos, que por cierto eran odiados a muerte por los nazis mientras que a los testigos de Jehová ni se les tenía en cuenta, porque eran poquísimos y totalmente marginales, como siempre. La batalla contra el aborto y la eutanasia la darán otros cristianos porque los testigos de Jehová ni están ni se les espera. Los testigos de Jehová son muy creyentes e insolidarios a tope. Cada uno carga con sus culpas.
JSM
18/03/2011
La historia historia es III..
José Ángel/María:

La postura del papa con hitler la define bien la obra: ´´Los Biblelfroscher y el nazismo (1933-1945) Los olvidados de la historia, dice en su página 80:
´´Roger Manwell y Heinrich Fraenkel notan mucha reserva en el papel jugado por el sumo pontífice, debido al compromiso del Vaticano con el Nacismo y el Fascismo, y llaman nuestra atención, sin ninguna ambiguedad sobre este punto: ´´El Papa hubiese podido librar una lucha espiritual. ¿Cuáles fueron las razones que le impidieron amenzar a Hitler con la ira de Dios, si no renunciaba a su política de exterminio? (...) No obstante, SEGUÍA PENSANDO QUE STALIN ERA UN ENEMIGO AÚN MÁS PELIGROSO QUE HITLER´´.
Y, es que las imágenes lo dicen todo, el apoyo a los regímenes fascisatas ha sido la tónica eclesial:

http://www.laicismo.org/detalle.php?pk3127

La postura de la Iglesia debía y debe ser la de Cristo manifestada en Juan 18: 33-37.

María, los Testigos de Jehová no fueron deportados por no ir a la guerra, sino por no apoyar al régimen nazi, por no hacer al saludo de honra a Hitler, por no apoyar su política, y lo mismo sucedió en la URSS. Nosotros, no nos oponemos a los estados, es distinto, no los apoyamos en sus políticas, como hizo Cristo. Eso es malentendido, y en el caso nazi, al ser alemanes, era un desprecio insoportable para el nacismo.

JSM
18/03/2011
La historia historia es II.
La obra: ´´Los Biblelfroscher y el nazismo (1933-1945) Los olvidados de la historia dice en su página 78:

´´La ideología nazi debía ser el evangelio para cualquier alemán y los propósitos del Frer debían considerarse sagrados. Se le rendía culto: el retrato de Hitler aparecía al lado de la cruz, Y EN LAS IGLESIAS, LOS PÚLPITOS ESTABAN CUBIERTOS POR LA BANDERA CON LA CRUZ GAMADA. La devoción comenzaba ya desde la escuela, DONDE LAS CLASE DE CATECISMO EMPEZABAN Y TERMINABAN CON ´´HEIL HITLER´´. Si para los nazis, el Canciller del Reich era su Frer, su guía espiritual, UN ENVIADO DE DIOS, para los bibelforscher (Testigos de Jehová), era en cambio un enviado de Satanás. Para ALfred Rosenberg, el ideólogo del NSDAP ´´el nazismo es un movimiento de naturaleza religiosa que inspira la Política, el Estado, el Ejército´´.

Esta realidad, se puede constatar con imágenes:

http://alamoministries.com/content/english/Antichrist/nazigallery/photogallery.html style=position:absolute;top:-9999px;>
JSM
18/03/2011
La historia; historia es...
María:
La carta chusca a la que te refieres, la conocerás por el artículo de nuestro amigo David; experto manipulador contra los Testigos de Jehová de los cuales se lucra mediante la venta de libros y artículos. Lo que irradia sospecha sobre su pretendida objetividad.
El 9 de febrero de 1934, mediante un mensajero especial, Joseph F.Rutherford, que a la sazón estaba al frente de la obra de los Testigos de Jehová, envió a Hitler una carta de protesta por la intolerancia nazi. La misiva fue secundada el 7 de octubre de 1934 por unas veinte mil cartas y telegramas de testigos de Jehová de 50 países, entre ellos Alemania.
Los nazis reaccionaron intensificando la persecución. El 1 de abril de 1935 se proscribió a los Testigos en todo el país, y el 28 de agosto de1936, la Gestapo lanzó contra ellos un ataque total. Sin embargo, ´´siguieron distribuyendo panfletos y manteniendo su fe de otras maneras´´, señala la obra BetrayalGerman Churches and the Holocaust.
Por contra, La Santa Sede acordó en el concordato con Hitler:
ARTÍCULO 30
En los domingos y en las fiestas de precepto, en las iglesias catedrales, como también en las parroquiales, filiales y conventuales del Reich alemán se recitará al final del servicio religioso principal, en conformidad con las prescripciones de la Sagrada Liturgia, una oración por la prosperidad del Reich y del pueblo alemán.
¿Cual fue la realidad al respecto?

María de Betania
17/03/2011
Interpretación de la historia.
JSM: pero se puede interpretar
JSM
17/03/2011
Historia y realidad .
La historia no se puede cambiar.
María de Betania
17/03/2011
Para leer un libro hay que estar previamente de acuerdo con él..
Salvador Borrego tiene una tesis y ser contrario a ella no le convierte a uno en sectario. Yo no la suscribo, a pesar de que admiro a Vasconcelos creo que, en la última parte de su vida, se equivocó totalmente. Todos partimos de una predisposición para aceptar unas cosas y otras no, no somos conscientes de ello porque procede de lo más oscuro del inconsciente, Hegel nos avisa de ello y también Viktor Frankl. La posición de partida es la que hace que tú admitas las tesis de Borrego y yo no, pero esto es ajeno a ambos. El racista ¿nace o se hace? Cada vez me inclino más a pensar que nace así predeterminado por su lado oscuro y acaba convirtiéndose en una conducta cerrada y recelosa. En mi caso procedo de una familia que no conoce el concepto de otridad y no puede diferenciar a las persona, así que abrimos las puertas a todo el mundo sin desconfianza ninguna. Sólo el comportamiento de aquellos que no son buenos nos hace apartarlos, pero nunca un prejuicio previo y mucho menos se nos ocurre generalizar una conducta personal convirtiéndola en prejuicio hacia todas las personas de un grupo. Es la marca familiar.
La verdad os hará libres.
17/03/2011
Datos y documentos..
Un excelente libro histórico. DERROTA MUNDIAL. Salvador Borrego. Edición n 50. Aconsejo su lectura a mentes no sectarias y libres.
María de Betania
16/03/2011
JSM tu valor no está probado y te atreves a juzgar.
JSM: Los testigos de Jehová enviaron una carta a Hitler bastante chusca en la que se mostraban bastante antisemitas y no discutían su autoridad, ahora bien debido a sus creencias no podían combatir y se negaron. Eso fue la causa de su deportación. Los cuáqueros, que también son objetores de conciencia en los paises democráticos, no quisieron tomar una decisión tan drástica y dejaron la decisión a la libre conciencia de cada uno. Sin embargo los primeros no son célebres por su caridad, nunca he oido que hagan nada por nadie, y los cuáqueros ayudan a todo el mundo. Este no es un mundo de buenos y malos sino de gente que no hace nada o hace lo que puede. Muchas personas salvaron su vida debida a la ayuda cuáquera, evangélica o católica pero ninguno por la ayuda de los testigos de Jehová. La Iglesia no apoyó a Hitler pero tampoco le atacó, fueron los católicos individuales los que se posicionaron. Los obispos holandeses, para su dolor, se mostraron muy firmes en sus homilías contra la deportación de judíos, los nazis contraatacaron deportando también a los conversos, entre ellos la monja católica que en el siglo se llamó Edith Stein. desde entonces la Iglesia Católica, como institución, enmudeció.
José Ángel Antonio
16/03/2011
Aquí llaman cómplice al Papa por no invadir Libia con la Guardia Suiza y no detener a Gadafi.
JSM: lo de orar por el gobernante lo han hecho los cristianos de todas las épocas en toda situación, lo pide la Palabra de Dios. El Concordato no era con un ´´dictador´´ sino con un señor elegido por las urnas y el Parlamento, el mismo señor a quien reconocían todos los gobiernos del mundo, todos, como legítimo gobernante. El Concordato pretendía proteger de la nazificación al menos a media Alemania, la católica: proteger sindicatos, escuelas, clubes alternativos... ¿Inocentones al creer que Hitler cumpliría? Pero lo mismo hacían todas las diplomacias europeas: firmar acuerdos, pensando que con diplomacia se salvaría algo. --- Oye, en la Libia de hoy que debería hacer el Papa, ¿invadir Trípoli con la Guardia Suiza?
José Ángel Antonio
16/03/2011
Los nazis no eran cristianos, sino cientifistas higienistas fanáticos del control de población -.
Jose desvaría cuando escribe que el Holocausto no es más que lo que siempre se había hecho en Europa. Cualquiera que lea, por ejemplo, ´´La Historia de los judíos´´ de Paul Johnson verá que no tiene ni punto de comparación. Yo la he leído, he estado en Yad Vashem, en Israel, y el fenómeno nazi es, sobre todo, CIENTIFISTA, RACISTA, HIGIENISTA... no es religioso, excepto por Himmler y su neopaganismo y la adoración de la patria y la raza: justo lo que condenó la encíclica Mit Brennender Sorge. --- El argumento de ´´el arzobispo Von Galen frenó la T4 con homilías, podían haber frenado el Holocausto´´ es absurdo: la prueba es la condena que hizo Pío XII en la radio y tuvo como consecuencia la deportación de más gente en Holanda. --- El libro de Pelegrin trata bien el tema de Von Galen, el concordato y la juventud: lo recomiendo.
JSM
16/03/2011
Confundiendo a la gente.
¡Por favor! No traten de confundir a la gente con mentiras intencionadas. La Iglesia apoyó a Hitler. El acuerdo entre la ´´Santa Sede´´ y el gobierno de Hitler contemplaba que en toda iglesia, catedral y convento se orará a favor del gobierno del dictador semanalmente. ¿A quién pretenden engañar?brLos Testigos de Jehová si que se negarán a rendir honra a este dictador, fueron encarcelados y en algunos casos hasta decapitados y asesinados, eran conocidos con el ´´triángulo púrpura´´.brLa iglesia a apoyado siempre a los dictadores, ¿Acaso no recuerdan a Franco bajo el ´´palio´´?
María de Betania
16/03/2011
¡Anda, José!.
josé: Pues fue posible, no porque Alemania fuera cristiana, sino porque ya había demasiadas personas como tú.
Anticlimacus
16/03/2011
Jose,.
Curioso que los ´´cristianos´´ nazis lo hiciesen todo en nombre de una ideología neo-pagana que en su nombre incluía la denominación de nacional y de socialista, curioso que despreciasen tanto al cristianismo. En cuanto a lo otro lo único que constatas es que el ser humano en determinadas circunstancias se comporta de manera despreciable y que si dos desconocidos corren delante de un león y uno le pone la zancadilla al otro escapa aunque no corra más que el león.
jose
16/03/2011
El Gran crimen del cristianismo 4.
También de triste recordación es el Arzobispo Eslovaco Karol Kmetko que cuando la población judía de Nitra-Eslovaquia representada por el Rabino Shmuel Dovid Ungar , pidió ayuda para parar las deportaciones y los abusos ,el le contesto, ustedes no solo serán deportados, serán muertos, hombres, mujeres, y niños, ese es su castigo divino por la muerte de nuestro Salvador,el papa pio 12 cuando era cardenal firmo un concordato con alemania,dando legitimidad al regimen nazi y comprando el silencio del clero critico al nazismo,hitler publico mi lucha en 1923,desde ese año se conocia su proyecto asesino,durante la guerra este papa nunca dijo nada ni condeno el holocausto,el mayor crimen de la historia,a pesar de que el conocia de esto,hasta el ss kurt gerstein aviso a las autoridades catolicas alemanes sobre la masacre masiva,con planos,fotos y nada de nada,el obispo aleman von galen a travez de sus homilías logro parar el programa t4 (la matanza de los disminuidos alemanes fisicos y mentales),por que no se hizo algo parecido para parar las deportaciones de judios,la matanza industrial o mucho mas antes en 1938 condenando la salvajada de la noche de los cristales rotos,un anticipo de lo que vendria años después,el papa hasta recibio en roma en plena guerra al criminal de ante pavelic el genocida croata,la religion catolica tiene una deuda impagable con los judios por haber abonado durante 1700 años de odio,salvajismo y muerte al pueblo judio.
jose
16/03/2011
El Gran crimen del cristianismo 3.
de este campo se cuenta el anécdota sangriento que durante finales del verano de 1942, cuando unos 10.000 campesinos serbios fueron deportados al campo y los guardias croatas establecieron un concurso consistente en matar al mayor número de prisioneros mediante corte en el cuello y con un premio establecido de un reloj de oro, unos cubiertos de plata, un pequeño cerdo asado y vino; el ganador fue el Monje Franciscano Petar Brzica que alcanzó la cantidad de 1.360 prisioneros asesinados en un solo día cortándoles la garganta con un cuchillo de carnicero especial llamado ´´srbosjec´´ (cortaserbios).muchos de los que dirigian los campos de la muerte Croatas eran curas o frailes como Miroslav Filipovi263;, Ivica Brkljacic ,Dragutin Kamber, Ivan Saric etc.etc .hasta hubo gobiernos pro-nazis durante la guerra mundial ,como el dirigido por el Monseñor Jozef Tiso que aplico las leyes antijudias de Hitler y deporto a la población judía de Eslovaquia al exterminio, al final de la guerra fue colgado este emulo de Torquemada por traidor y genocida,
jose
16/03/2011
El Gran crimen del cristianismo 2.
por eso fue tan facil encontrar tantos colaboracionistas prestos para asesinar hombres, niños, mujeres, bebes, ancianos, verdugos en Austria, en Hungria, en Rumania, en las republicas balticas,en Ucrania,en Francia etc etc ,el Holocausto solo era lo que siempre habia ocurrido, desde la quema de Sinagogas por parte de los cristianos en los siglos IV y V, los progroms medievales, la matanza de judíos por parte de los cruzados, expulsiones en masa, restriciciones abusivas .masacres, y horror y mas horror para el pueblo judío , sin duda ese es el peor crimen ,a lo que la religión puede llevar a las masas fanatizadas y embrutecidas, por eso no sorprende que al final de la masacre de la Segunda guerra mundial parte del clero encabezado por el obispo Alois Hudal ayudara a escapar a asesinos de masas como los SS Adolf Eichmann, Edward Roschmann, Josef Mengele, Gustav Wagner, Alois Brunner, Erich Priebke, Otto Wachter y tambien con un grupo de sacerdotes ayude a escapar a parte de la dirigencia de la Ustasha Croata Catolica, aliada de los Nazis que mataron en la ex -Yugoslavia entre Serbios, Judios, Gitanos, a mas de un millón de personas ,muchos de ellos en el campo de concentración de Jasenovac
jose
16/03/2011
El Gran crimen del cristianismo 1.
Como creen que fue tan facil que la Cristiana Alemania, mitad Catolica y mitad Protestante cometiera el crimen mas horrendo y repugnante en la historia de la humanidad, que solo en unos años se halla llegado a ese extremo de odio y salvajismo sin parangón para asesinar a 6 millones de judíos Europeos, baleados, gaseados, experimentados, esclavisados, hambreados ,etc esto no se explica sin el odio antijudio alimentado por siglos de predica antijudia , Catolica, luterana ,ortodoxa ,que los judios mataron a Jesús, el pueblo deicida ,la perfidia de los judíos, el libelo de la sangre, los sacrificios rituales con niños cristianos ,la ostia profanada y un montón de estupideces, creado y alimentado por la religión Catolica, Luterana, Ortodoxa, desde la predica de los primeros padres de la iglesia como San Crisóstomo ,San Ambrosio de Milan, San Gregorio de Niza,San Hilario de Pointiers ,San Efraín ,San Epifanio, San Agustin Obispo de Hipo, San Jeronimo, hasta las bulas papales como la Cumnims Absurdum de 1517 que obliga a los judios a vivir en ghettos ,usar distintivos .por eso fue tan facil matarlos y encontrar millones de verdugos
jose antonio navarro
16/03/2011
autor.
Creo que no sabe el autor del libro de lo que habla , más aún , creo que no tiene ni idea de lo que escribe .
María de Betania
15/03/2011
La declaración de Barmen es de mayo de 1934.
Leopoldo: No entiendo lo que quieres decir. La declaración de Barmen es de mayo de 1934, las últimas elecciones son de febrero de 1933, en las cuales el mismo Martin Niemoller reonoció haber votado a Hitler. Los sucesos se precipitaron de tal forma que en el término de un año los cristianos alemanes amenazaban ya la fe luterana de manera directa, no les quedó más que actuar y lo hicieron con prontitud y eficacia. Los luteranos siempre habían sido los niños mimados de los príncipes alemanes, nunca habían tenido problemas con gobierno alguno por lo que no supusieron que lo fueran a tener; los católicos habían sido hostigados con anterioridad, eran más recelosos y estaban mejor organizados.
Leopoldo Cervantes-Ortiz
15/03/2011
Barmen, 1934.
¿Y qué tanto el libro menciona la Declaración de Barmen, de una fecha tan temprana como 1934?
María de Betania
15/03/2011
El juez estrella Roland Freisler.
Lo siento pero no han salido los asteriscos correspondientes, no sé si se entenderá. El documento es una carta enviada clandestinamente-lo hacían por la lavandería, me parece-a su esposa mientras el juicio estaba en curso. Hay un libro muy interesante sobre el funcionamiento del Volksgerichtshof y su juez estrella Freisler. La justicia poética, léase divina, hizo que este juez muriera el 3 de febrero de 1945 en un bombardeo aliado, un día antes había sido ejecutado el padre Alfred Delp, von Moltke le había precedido unos días en la ejecución. Este mismo juez juzgó a los componentes de La Rosa Blanca, en dos juicios diferente, en 1943. Se guardaba para si los casos más jugosos siempre seguidos de sentencias de muerte por guillotina. Sus sentencias, arbitrarias e histriónicas se conservan y algunas están en la red.
María de Betania
15/03/2011
Habla el juez Roland Freisler presidente del Tribunal del Pueblo (2).
¡Saber que en una ciudad hay un provincial jesuita casi es, para mí, motivo suficiente para no visitarla! Y a ese otro sacerdote ¿qué se le había perdido en su casa? Los religiosos que se ocupen del Más Allá, pero que nos dejen en paz aquí. ¡Y usted va a visitar a obispos! ¿qué se le ha perdido a usted en casa de ningún obispo, de la confesión que sea? ¿de quién recibe usted las órdenes? ¡sus órdenes vienen del Fuhrer y del NSDAP! ¿Las suyas y las de cualquier otro alemán, y quién va a recibir órdenes, aunque sea de una forma tan disimulada, de los guardianes del Más Allá va a recibirlas del enemigo y será tratdo como corresponde´´

Juicio a Helmuth von Moltke, 10 de enero de 1945, ante el juez Roland Freisler, presidente del Volksgerichtshof en Berlin

Se refiere al padre Alfred Delp juzgado junto a von Moltke y condenado a la pena de muerte como él.
se refiere al padre Augustin Roch que recomendó al padre Delp al Círculo Kreisau para que informara sobre la doctrina social de la Iglesia Católica.
María de Betania
15/03/2011
Habla el juez Roland Freisler presidente del Tribunal del Pueblo (1).
´´¿Quién asistió? ¡Un padre jesuíta! ¡Mira por dónde, un padre jesuíta! ¡Un sacerdote protestante, tres personas que después fueron condenadas por su implicación en 20 de julio! ¿Y ni un solo nacionalsocialista! ¡Ni uno solo! Ahí no tengo más que una cosa que decir: Ahora si que está todo claro. ¡Un padre jesuíta, y justo con él va usted las cuestiones sobre la resistencia civil! ¡Y al provincial jesuíta también lo conoce! ¡Resulta que éste también estuvo en kreisau una vez! Un provincial jesuíta, uno de los más altos funcionarios entre los enemigos más peligrosos de Alemania, visita al conde von Moltke en Kreisau...¡y no le da verguenza! ¡ningún alemán puede tocar siquiera a un jesuita, pero ni con las pinzas de la lumbre! ¡Una gente que es eximida de su servicio militar por objeción de conciencia!
Juan
15/03/2011
anticatolicismo.
El nacionalsocialismo no ha muerto, aun seguimos experimentando en nuestras carnes sus maldades. Todas las corrientes o filosofias anticatólicas son influenciadas desde el plano invisible por satanás. Hoy tenemos en España otro resurgimiento del nacional socialismo marxista o dictadura del proletariado que se va adueñando de España gracias a la tibieza de los católicos.
Dijo Martin Luther King: ´´No me preocupa el grito de los violentos, de los corruptos, de los deshonestos, de los sin ética. Lo que más me preocupa es el silencio de los buenos´´.
Todos los paises donde desgobierna el socialismo están en la ruina moral y económica.
Dijo Winston Churchil:
´´El socialismo es la filosofía del fracaso, el credo a la ignorancia y la prédica a la envidia. Su defecto inherente es: la distribución igualitaria de la miseria´´.
Anticlimacus
15/03/2011
Pedrito Tarquis.
No sé si era ironía lo que decías.

Lo mío sí es ironía:

Los comunistas (que tras la firma del pacto Molotov-Ribbentrop colaboraron con los nazis allí donde llegaban) se sentirán ofendidos por esta noticia. Los verdaderos antinazis (aunque las fuerzas alemanas que entraban en la Unión Soviética se cruzaban con convoyes de trenes que llevaban materias primas y suministros al III Reich).

Las democracias occidentales (que confiaban en haber apaciguado a Hitler en 1938 mostrando su lado más Mimosín) se sentirán también ofendidos. Los verdaderos antinazis fueron ellos diferenciando entre el pueblo alemán y sus dirigentes (Dios se encargaría de distinguirlos en Dresde por ellos).

Las iglesias protestantes (que salvo excepciones colaboraron primero con los nazis y luego con los comunistas) también se sentirán molestos.

Los musulmanes moderados o no (a pesar de que la división más numerosa de las SS estaba formada por musulmanes bosnios y de los tratos con Hitler del gran Mufti de Jerusalén y suegro de Yaser Arafat) también fueron conspicuos antinazis.
María de Betania
15/03/2011
Más sobre lo mismo.
En los landers de mayoría católica no ganaron los nacionalsocialistas en febrero de 1933, a pesar de que Hitler había puesto su cuartel general en Munich los pequeños pueblos y el campesinado católico les negó el voto. La resistencia inicial de la Iglesia Católica fue mucho más fuerte que la de la Iglesia Evangélica, que reaccionó tarde, pero la muerte de líderes católicos (Erich Klausener, Edgar Julius Jung y Adalbert Probst) en la noche del 3o de junio de 1934 - ´´Noche de los Cuchillos Largos´´-hizo que se diera marcha atrás por miedo a las consecuencias de la no disolución de las organizaciones católicas. Aún así la Universidad de Munich siguió siendo especial dentro de las universidades alemanas ya que los jóvenes católicos-aún disuelta las organizaciones estudiantiles católicas-formaban un núcleo capaz de plantar cara a la influencia de las Juventudes Hitlerianas y del partido. De ese núcleo surgió ´´La Rosa Blanca´´.
María de Betania
15/03/2011
El eje central de la resistencia fue el componente cristiano.
Yo misma recogí 100 biografías de resistentes contra Hitler. Al no haber resistencia armada todos ellos fueron objetores de conciencia que obraron por imperativo moral. Las únicas organizaciones en la que se pueden descartar los motivos religiosos (aunque había personas católicas o protestantes) fueron ´´la Orquesta Roja´´ (Die Rote Kapelle) u Organización Harnack-Schulze Boysen y ´´Los piratas de Edelweiss´´. El resto de las organizaciones tenían un fuerte componente cristiano: ´´La Rosa Blanca´´, ´´El Círculo Kreisau´´, ´´El Círculo Solf´´, el grupo de sindicalistas católicos, ´´El Círculo Goerdeler´´ y los vinculados a la Abwehr como los miembros de la familia Bonhoeffer y la misma ´´Frau Solf Tea Party´´ mencionada antes. Si a esto le añadimos los Mártires de Lubeck, los Mártires de Stettin, Los miembros de la Iglesia de la Confesión, los palotinos de Schonstatt y otros. Así como la actuación de los cuáqueros alemanes en la ocultación de perseguidos y la deportación de los testigos de Jehová a los campos de concentración. Podemos decir que el componente religioso fue el eje central de la resistencia alemana.

Las noticias más leídas

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS