Jueves, 18 de abril de 2019

Religión en Libertad

Blog

Santa Hildegarda nos recomienda vivir una vida sana y equilibrada para tener una buena salud

por Casa Santa Hildegarda

Decíamos en un post anterior  que Santa Hildegarda de Bingen en sus obras médicas nos invita a considerar la salud en sus componentes físicos, mentales y espirituales ya que nuestra salud depende en un 80% de nuestro estilo de vida y de nuestra alimentación.

De acuerdo con esto, todos estamos llamados a ser responsables de nuestra salud y, en esa tarea, los recursos  y consejos de  la medicina hildegardiana son muy útiles… Además de los consejos sobre alimentación de los que ya nos hemos ocupado en post anteriores ( desayunar Habermus,  comer galletas de la alegría y la  inteligencia,  tomar sopa de pie de ternera, etc.) tenemos que vivir de manera que nuestro modo de vida sea saludable y  nos ayude por un lado a mantener nuestra homeostasis (estado de armonía en general) y por otro lado,  a mejorar  nuestro estado actual de salud;  incluso llevándonos a un nivel superior  de bienestar  del que teníamos antes de caer enfermos,

Recordemos (nunca me cansaré de repetirlas) las seis reglas de oro para llevar una vida saludable según Santa Hildegarda:

1         Que tu comida sea tu medicina.

2         Utiliza  para conservar y recuperar tu salud los  remedios que te proporciona  la naturaleza.

3         Procúrate  una alternancia natural del sueño reparador  con el ejercicio conveniente.

4         Consigue  un equilibrio  razonable entre el  trabajo y el descanso, en el sentido de "Ora et labora” (En traducción libre: “Ora, lee y trabaja”).

5         Purifica tu cuerpo de sus toxinas.

6         Transforma  tus rasgos  psicosociales negativos  en actos generosos y de amor que te llenen  de alegría espiritual, vitalidad y  humanidad.  

Por lo tanto, el objetivo de cualquier verdadera medicina humanista debe  ser  la prevención de las enfermedades, incluso antes de que se manifiesten, y  esto usando métodos naturales para restaurar la salud.

Abre tu corazón al poder curativo de Dios creador, empieza a concienciarte de que las causas reales de la mayoría de tus  enfermedades están en ti, en tu esfera emocional y espiritual. Por lo tanto, un tratamiento exclusivamente orientado a la parte física de la persona sin trabajar la parte no física de la persona para eliminar bloqueos emocionales,  muchas veces,  será  inútil e infructuoso.

El se humano tiene un profundo anhelo de tener una vida llena de  sentido, se siente creado para el amor y la inmortalidad, y tiene un fuerte sentimiento  de ser algo único  y valioso. Muchas personas, por desgracia, llevan una vida muy chata, vacía de sentido, sin trascendencia, sin Dios. Muchos sufren porque nunca han hecho algo significativo en su vida. Otras personas se quejan de que nadie se preocupa por ellas y del hecho de que a nadie le importe si viven o si se mueren.

La sensación de ser inútil, prescindible  y sin amor, debilita a las personas  y las enferma. Algunos no pueden  soportar el vacío de  su vida e intentan llenarlo con sucedáneos : la adicción al trabajo, el alcohol, las drogas, la obsesión sexual o la búsqueda de lo trascendental en prácticas llegadas  desde Oriente como el reiki, el yoga y otras disciplinas de la New Age cuya práctica está más que desaconsejada para un católico por el Magisterio de la Iglesia Católica (véase  el documento del Vaticano: “Jesucristo Portador del Agua de la Vida”).

Todos hemos experimentado alguna vez que sentirse  amado y amar a los demás, tiene fuerza suficiente como para  cambiar toda una  vida.

Practicando los consejos de santa Hildegarda y cambiando nuestro estilo de vida podemos mantener o recuperar nuestra salud de manera  muy eficaz.

Podemos descubrir en nosotros (todos los bautizados somos templos del Espíritu Santo) la fuerza que nos permite dejar atrás una vida plana,  mirar el futuro con esperanza y experimentar  que la vida vale la pena de ser vivida.

Me permito insistir, porque hoy en muchos ambientes está muy olvidado,  en la importancia de la regla número cuatro ya que, de la misma forma que el alimento es necesario para mantener sano y en vida nuestro cuerpo físico, de manera semejante, la oración es imprescindible para mantener la vida y la salud de la parte espiritual del hombre.

Si seguimos este plan de vida, seremos  capaces de amar sin límites, de relacionarnos con la gente de manera positiva y de vivir  en armonía con nosotros mismos  y con el mundo. Un foco de amor y armonía irradia a su alrededor y contribuye a una verdadera “ecología” en lo social, en el mundo material (Universo) y en el mundo espiritual. Santa  Hildegarda  nos  ilumina y nos brinda la oportunidad de  vivir una vida digna y llena de sentido.

Para más información consultar el Manual de Medicina de Santa Hildegarda de Bingen pinchando en la imagen de la portada.

 

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Por favor ayúdanos a poder seguir adelante

DONA AHORA