Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Religión en Libertad
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familiaOtras noticias Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeos
  Lunes, 24 de noviembre de 2014 | 00:00 Suscríbete a ReLRegala ReLDifúndenosContactoHemerotecaAYUDA A REL 
Buscar
Juan Manuel de Prada habla de «Me hallará la muerte»

«Una España que pudo haber sido netamente católica se convirtió en farisaicamente católica»

Su última novela, ambientada en la División Azul y los años cincuenta, aborda la progresiva degradación moral cuando se esfuman los principios.
Actualizado 26 noviembre 2012
 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 21
  
«Una España que pudo haber sido netamente católica se convirtió en farisaicamente católica»
Juan Manuel de Prada.
 «Se está escamoteando la razón por la que vino Cristo al mundo, toda la historia de la salvación»
 De Prada: la fe tiembla como un «frágil junco» al toparse con los fariseos instalados en la Iglesia
 De Prada: el «humo de Satanás» en la lglesia es un escándalo que regocija a sus enemigos
 De Prada: El demonio, «soltado» por el fariseísmo religioso, una de las raíces de la Guerra Civil
Juan Manuel de Prada ha regresado a la novela cinco años después con una historia poderosa. A medio camino entre al género negro, el subgénero de suplantación de personalidades y el drama moral, Me hallará la muerte (Destino) retrata a un hombre que se alista en 1942 a la División Azul, es capturado y pasa trece años en un campo de concentración. Cuando regresa en 1954 entre los repatriados del Semíramis ha cambiado España, han cambiado las circunstancias personales que esperaba encontrarse a la vuelta y, sobre todo, ha cambiado él.

El protagonista de Me hallará la muerte se va sumergiendo en el mal casi sin darse cuenta. ¿Es una advertencia al lector de lo que puede sucederle a él también?
Cuando escribo mi intención es moral, pero no moralizante. Así que no es una advertencia en ese sentido. El escritor sólo muestra lo que tiene que decir a través de sus personajes, y éstos son complejos. Pero sí he querido llamar la atención sobre la necesidad de que sometamos a juicio nuestra conducta, y de que la guía de nuestras acciones sea un principio moral.

Que es lo que le falla a Antonio…
Antonio no es malo, pero sí considera que se puede soslayar el problema del mal, y que en consecuencia pueden cometerse malas acciones para obtener algo provechoso.

Lo curioso es que esa vis amoral no estalla en la guerra, escenario teóricamente óptimo para el mal, sino en la vida cotidiana del regreso...
Es que antes de alistarse en la División Azul él es simplemente un truhán que busca la supervivencia. A su regreso es algo más. Siente la avaricia y el deseo de alcanzar cosas que ya no tienen que ver con sobrevivir. Lo que antes era un estado de necesidad se sustituye por la premeditación y el cálculo.

¿Peca de lo mismo el hombre contemporáneo?
Antonio, al menos, ha pasado por una experiencia devastadora: Rusia, la guerra y los largos años de cautiverio. El mal de hoy es otro: el gran drama de nuestra época es el oscurecimiento de la conciencia, el relegamiento de la moralidad de las decisiones en aras de un supuesto bien.

Antonio: un personaje capaz de asumir dos personalidades... y de arruinar ambas.
El sentimiento de culpa está muy presente en toda su obra... 
La culpa es un gran tema literario, aunque ahora más soslayado. En ese sentido soy un escritor fuera de su tiempo: hoy la literatura no se plantea esto,  sino que refleja el premio al mal más que la culpa o el sentimiento de responsabilidad, que sin embargo son consustanciales a la vida y a la experiencia.

¿Y por qué su inquietud por esa cuestión?
No podría explicarlo. Nace de mi consideración de lo humano.

Dostoievski frecuentaba esos temas...
La obra de Dostoievski siempre me ha interesado mucho, aunque la mía es, obviamente, más liviana.

¿Por qué seguimos vinculados a ideas como la culpa, el pecado o la expiación, si cada vez somos más relativistas y nihilistas?
Es algo que no se puede borrar: la capacidad de enjuiciar moralmente las acciones está por naturaleza en nosotros. En la cultura contemporánea hay, sin embargo, un esfuerzo consciente y concienzudo para borrar de nosotros esa capacidad y que nuestra acción se guíe por la conveniencia o la utilidad.

¿Se ha conseguido?
Tendríamos que detenernos a ver y matizar. Desde luego, a las últimas generaciones, que tienen conceptos morales muy difuminados, cuando les sacas a la luz estas cuestiones les producen una irritación intensa, enojo y crispación. Sin los frenos morales que daba la religión, este tipo de reproches no tienen sentido.

Y si no hay Dios, ¿dónde está la esperanza del perdón?
Si difuminas una cosa, lo difuminas todo. Arruinando nuestra capacidad de enjuiciar moralmente, se busca que nuestras acciones no nos dejen ningún tipo de remordimiento, que no sintamos la necesidad de rendir cuentas ante nadie, y menos aún ante Dios.

Hemos pasado del fariseísmo al laxismo, y nos creemos estupendos...
Es una consecuencia del puritanismo: al no querer reconocer que nuestra naturaleza está caída y tocada por el mal, y por tanto abierta a la redención, llegamos a pensar que no necesitamos redención porque somos buenos. Esto lleva a una tensión extraordinaria, porque el hombre se cree virtuoso hasta el límite, pero como en la realidad eso es imposible, el paso siguiente es decir que el mal está bien.
 
¿Por qué lo llama puritanismo?
Es el virus que inserta en la Cristiandad el protestantismo. Afirmamos que vamos a ser más virtuosos que nadie, pero como en realidad no lo somos, acabamos afirmando que nuestra falta de virtud no es tal.

En la época de Me hallará la muerte aún no era así. Un aborto, por ejemplo, era lo que es: matar a un niño.  ¿Cómo se sitúan los lectores ante la duplicidad del protagonista?
La reacción de algunos lectores es curiosa. Al principio, Antonio les suscita simpatía porque sus crímenes, menores, los perpetra para sobrevivir. Luego les resulta más difícil esa simpatía, y se resisten a aceptar todo lo que termina haciendo. Es, pues, una simpatía incómoda para el lector, que se encariña de un personaje que es como nosotros: no es malo, pero se ha dejado invadir por la maldad. Estoy satisfecho de haber creado esa incomodidad en el lector.

¿Por qué?
Es una técnica arriesgada, porque pone a prueba al lector, y a mí me gusta colocarle ante situaciones difíciles. La División Azul se prestaba a ello. Son personas que se comportaron noblemente y con heroísmo, pero también con lealtad a Hitler. ¡Personas que sirven a un criminal pueden no serlo...! Me parece un tema muy apasionante. Aparte de que el cautiverio de los divisionarios en Rusia durante tantos años justificaba el mecanismo narrativo de la novela, como coartada perfecta para una suplantación de personalidad.

Usted es duro en la novela al juzgar esa época de mediados de los cincuenta...
La verdad es que me apetecía escribir sobre esa época, que es una época llena de interés, de grandes transformaciones sociales, de gran ebullición en todos los órdenes: social, cultural, político... Hay una especie de marejada de muchas cosas. Y una España que pudo haber sido netamente católica se convirtió en farisaicamente católica, semilla de lo que estallará después en la democracia.

 FICHA TÉCNICA  COMPRA ONLINE
Título: Me hallará la muerte OcioHispano
Autor: Juan Manuel de Prada  
Editorial: Destino  
Páginas: 591 páginas  
Precio 22,50 €  

¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 21
Comentario (máx. 1000 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.


MH
27/11/2012
....
No creo que la sociedad de los años 50 fuese demasiado farisea, si tenemos en cuenta por ejemplo la explosión demográfica ó baby-boom, la paz (en las cárceles había 4 ó 5 veces menos presos que ahora), la asistencia social... Creo que era una sociedad que sí creía en los valores católicos y lo llevaba a la vida práctica, sacrificada, trabajadora, familiar...

Creo sin embargo que la crisis demográfica actual es una muestra clara de la pérdida de los valores cristianos en la sociedad actual y de confusión.
MH
27/11/2012
Aún no hemos leído el libro de De Prada y lo que digamos es sólo por referencias .
como este artículo que publica una entrevista. Así sin conocer el contenido del libro en primera mano lo que digamos puede no ser apropiado.

Los soldados de la D. Azul participaron en la contienda contra el comunismo, el mismo al que luego se iban a enfrentar los países occidentales, seguramente por eso después le fue fácil al franquismo aliarse con los países que se enfrentaron a éste, EE.UU, etc. Es cierto que fue en el ejército alemán, pero ¿se puede decir que era intención del franquismo promover el nazismo?, en España no se hizo, porque el régimen se puso como referencia los valores tradicionales que habían conformado nuestra historia, mientras el nazismo es un acto de voluntad apoyado en la creencia que una raza superior, para éste no existe una referencia ó límite superior a una ideología creada por un hombre. Creo que si los valores del régimen de Franco eran censurables lo serían también los de los Reyes Católicos, por ejemplo. ¿Hubo fallos?, sí, pero también acierto
Chimo Vicej
26/11/2012
La Iglesia Católica contribuyó decisivamente a modernizar el país..
Hay que decir que gracias a las tecnocracias católicas de los 50 y los 60 tenemos - o hemos tenido una España rica y próspera - la Iglesia Católica fue decisiva en la modernización del país. Señor W Blanco - o algo asi - si Vd. ´´no va a misa´´ no es por culpa de ninguna jerarquía que además es insultada por ejercer en libertad y coherencia su ministerio en plena comunión con el Santo Padre, sino por su falta de fe.
Santiago PS
26/11/2012
no mezclemos.
No podemos caer en la simplificación de que haber combatido en el ejército alemán parece hacerte cómplice los crímenes que pudiera haber cometido dicho ejército; de hecho, se calcula que un máximo de un 5 por cierto de los soldados que constituían la Wehrmacht participó en crímenes de guerra.

La falacia estriba en que la criminalidad del nazismo no fue realmente conocida sino hasta después de la guerra; cuando se recluta la División Azul, en julio de 1941, aún no ha tenido lugar la Conferencia de Wansee (enero 1942), que en todo caso no sería conocida hasta muchos años después de la guerra.

En el barullo obtiene sus ventajas los falsarios y los mentirosos.
Menos lobos, Caperú
26/11/2012
No sería tan farisaica aquella España....

...si pudo rociar mundos remotos, olvidados y terríblemente difíciles de misioneros y misioneras. De aquella lluvia universal de apóstoles --aunque hoy ya muy envejecidos/as, si es que no se han muerto-- se benefician todavía hoy lejanas tierras de misión.
No ruede tanto, señor Prada, que de tantos bandazos va a acabar usted rodando por la borda...

W Blanco
26/11/2012
Hipocresía que hace ganar dinero.
Pues sí: el examen de conciencia es el primer paso para la reconciliación; el problema es que desde la transición se viene echando inmundicias sobre los españoles satisfechos con el régimen franquista, y en cambio los elementos progresistas (marxistas, anarquistas, y aprovechados y sinvergenzas izquierdistas) han creado una situación de absoluto relativismo y un frentismo de odio guerracivilista, enriqueciéndose ilícitamente en paralelo. Y nadie les señala por ello. Es fácil menospreciar y acusar a la sufrida clase media que las pasó muy mal para sobrevivir. La Iglesia se olvidó de ella para pactar con los herederos políticos de aquellos que masacraron a los mártires de la guerra.
Pepe
26/11/2012
Pues sí.
El examen de conciencia es el primer paso para la reconciliación. Muy acertado el juicio de Prada sobre la España ´´católica´´ de los 50. Juan Pablo II tuvo el coraje, la humildad y la prudencia de pedir perdón incluso por lo que él no había hecho. Por eso y por otras muchas cosas le recordamos como ´´el Grande´´. El que se humilla, será ensalzado. Mi padre fue voluntario de la división azul, y estoy orgulloso de ello, pero la sociedad de los 50, aun avanzando en la justicia social, pudo haber adelantado muchísimo más en ese campo y en otros. Al menos eso pretendía José Antonio veinte años antes.
Juan
26/11/2012
Una vez más la culpa es del franquismo.
Es curioso que los comunistas, los curas obreros, los progres como algún ex presidente de las Cortes, etc. no eran o son farisaicamente católicos.
Este Prada se va a lo fácil: Los franquistas eran farisaicamente católicos. Los soldados que dieron su vida, los que se jugaron el alma, definiendo el límite del bien y el mal. Los que trataron tan bien a sus prisioneros y prisioneras rusas, que muchos se volvieron o lo intentaron con ellos a España. Los que juraron OBEDIENCIA ....EN LA LUCHA CONTRA EL COMUNISMO.
Pero los que trajeron la democracia que arrincona a la religión, en función de los votos, esos no son farisaicamente católicos, esos que en su vida privada dicen serlo, pero mantienen las leyes zapateriles, esos ¿Qué son?
antonio
26/11/2012
el triunfo del escorial.
gracias Alejandros por los mensajes del nuestra señora del escorial. continua asi que Dios te y la santisima virgen te bendigan .
andrés
26/11/2012
Confusión.
¿Farisaicamente católica? De los restos de aquella España vlve todavía la Iglesia católica de nuestra nacion.
Gerardo-Ángel
26/11/2012
Mea culpa.
Tengo el gusto de leer algunos artículos periodísticos de J.M de Prada, entrevistas , etc. Me gustaría leer o regalar su libro. Como católico considero que necesito regularmente el sacramento del perdón de los pecados, pues es una necesidad y buen hábito que te hace vivir en Gracia de Dios, reforzar la pureza del alma y estar preparado para el momento inesperado: la muerte: puerta que quiero sea de la Vida Eterna.
Cualquier bautizado debemos reforzar este Sacramento, más ahora en el Año de la fe, para que sobre con fuerza para toda la Iglesia el Espíritu Santo y constituyamos también una España auténticamente católica y si se puede democrática.
Santa María de la Almudena, ruega por los escritores y lectores y analfabetos.
JMM
26/11/2012
La División Azul.
No sé qué cacao tiene De Prada con la División Azul. Sus integrantes juraron obdiencia a Hitler SÓLO como Jefe del Ejército alemán en su lucha contra el comunismo; nada más. El juramento se hizo después de la bendición de la Bandera Española y Misa de campaña celebrada por un Capellán castrense.
Tras el juramento el General Jefe de la Divisón Azul dijo a sus soldados: ´´...habéis jurado morir antes de tolerar que la barbarie bolchevique prosiga aquella obra de odio y destrucción que ensangrentó nuestra Patria y que hoy, criminalmente pretende imponer a toda Europa.´´
A ver si ahora resulta que los divisionarios eran truhanes y gente de mal vivir que juraron lealtad a Hitler para que los mandara a hacer lo que le diera la gana. ¡No hombre no! la historia es mucho más limpia que todo eso
W Blanco
26/11/2012
Desvergenza jerárquica.
No todos los que murieron por la defensa del cristianismo en la guerra civil eran fervientes creyentes, pero muchos murieron convencidos de que defendían el derecho de los cristianos a vivir su fe en libertad. Y luego, la jerarquía eclesiástica se olvidó de esos luchadores que cayeron, y pacto con las fuerzas del mal, con los descendientes políticos de aquellos asesinos. Si la Iglesia ha hecho esto, ¿qué se le puede pedir a los que se aprovecharon de las circunstancias? Y la Iglesia nunca se ha arrepentido de la deriva que ha creado. Hace poco, he oído a sacerdotes y prelados, en presencia del Sr. De Prada que el Dios de los católicos es el mismo que el de los mahometanos y el de los judíos o protestantes. ¿Cómo quieren que sigamos yendo a Misa?
Chimo Vice
26/11/2012
La fe católica ilumina la razón, la ideología la ofusca..
La entrevista es interesante y es brillante la argumentación de JM de Prada, pero el titular puede llevar a malentendidos. Por cierto,es la fe verdadera, o sea la católica, la que ofrece, iluminando la razón, ´´cauces´´ morales, no me gusta la expresión ´´frenos´´ morales. Esta cuestión ya fue suscitada ayer en el programa Lágrimas en la lluvia entre el propio dr. De Prada y el psiquiatra Enrique Rojas
Caminante Neocatecumenal
26/11/2012
Viva Nuestra Madre de el Escorial.
Gracias una vez más Alejandros,DIOS te lo recompensara al ciento por uno,tú labor.

Dijo La Virgen, Nuestra Madre de Guadalupe al indio Juan Diego:´´´tú ocupate de Mi y de Mis asuntos,y yo me ocupare de ti y de tus asuntos´´.

Mama Celestial de el Escorial,Bendiceme, protegeme y acogeme como hijo Tuyo.
Alejandros
26/11/2012
continuacion-5.
Haced oración, hijos míos, acercaos al sacramento de la penitencia, confesad vuestras culpas, para que vuestras culpas sean absueltas, hijos míos. ¡Cuántos decís que os confesáis directamente con Dios! ¡Ay, hijos míos, que os da vergenza que os conozcan como sois! Id al sacerdote que son pastores de la Iglesia y tienen la obligación y el deber de estar en el confesionario para recibir a los pobres pecadores y confesad vuestras culpas, hijos míos, para que vuestros pecados sean perdonados. Tú, hija mía, sé humilde, haz oración y sacrificios por los pobres pecadores, hija mía. Y, ¡ay de aquéllos que forman discordias y guerras! ¡Ay, de aquellos que meten el odio a los pequeñuelos en su corazón y les enseñan a odiar desde que tienen uso de razón. ¡AY, MÁS LES VALIERA NO HABER NACIDO, HIJOS MÍOS!...

Alejandros
26/11/2012
continuacion-4.
Ya sabéis, hijos míos, que el rebaño de Cristo está esparcido y cada día está más desunido; ¿por qué, hijos míos? Porque no hay oración, porque no hay sacrificio, porque cada uno queréis vivir según vuestros gustos, sin que nadie os ponga unas leyes, hijos míos. ¡Ay, de vosotros, hijos míos, si no sois fieles al Evangelio y a la palabra que es la verdad! No andeis con escondites, sino hablad claramente a los hombres. Os entenderán mejor, hijos míos. ¡Qué falta de amor hay entre los hombres, qué falta de comprensión y de unidad!
Alejandros
26/11/2012
continuacion-3.
¡Hasta cuándo, hasta cuándo, hijos míos, os tienen que estar dando avisos, Si vosotros, PASTORES DE MI IGLESIA, no predicáis el Evangelio tal como es ¿cómo los hombres van a ver la verdad? Muchos confunden el Evangelio porque no habláis con claridad, hijos míos, muchos de vosotros; sed claros y hablad la verdad.
Como te digo, hija mía, la verdad es cruda y les da miedo de decir esa verdad:
sólo dejan y hablan de la misericordia de Dios; por eso cada individuo quiere gobernarse por sí mismo y quiere una libertad, porque como Dios es misericordioso, hagan lo que hagan, Dios aplicará su misericordia, según mis sacerdotes, muchos de ellos. Pero ¿cómo, hijos míos, no enseñáis dónde está el pecado y dónde está la virtud? Que VEIS EL PECADO VIRTUD Y LA VIRTUD PECADO. Sed claros, hijos míos y suaves. Con claridad y con suavidad conquistaréis muchas almas.
Alejandros
26/11/2012
continuacion-2.
matanzas, pero, hijos míos ¿por qué llega el hombre a esa situación? Porque el hombre se queda ciego y no ve a Dios. ¿Cómo no va a estar triste mi pobre Corazón? Y ¿cómo mis sacerdotes pueden pensar que Yo, Madre de los pecadores, no vengo a avisarlos, viendo su necedad, para que se conviertan? ¡Ay, necios quién sois vosotros para pensar lo que Dios tiene que hacer, hijos míos! Dios se manifiesta a quien quiere y cuando quiere y donde quiere para sacar frutos de su manifestación. Pero qué poco humildes sois, almas tan queridas por nuestros Corazones. ¿Por qué estáis ciegos?, porque sois infieles y no veis la gracia; porque vosotros también estáis materializados y vivís más la materia que el espíritu; por eso, hijos míos, os digo que no os quedéis sólo en la palabra, id a la obra. Las palabras, a veces son muy bonitas, pero los hechos son desastrosos, hijos míos.
Alejandros
26/11/2012
continuacion-1.
y cuando os presentéis ante la divina majestad de Dios será terrible, hijos míos, porque no habéis querido cumplir con sus leyes y no os conocerá como vosotros no habéis querido conocerlo. Y si algunos de vosotros queréis conocerlo, tenéis que conocerlo tal como es, hijos míos, no a vuestro capricho, a vuestro antojo, con vuestras libertades. En esas libertades escogéis el camino de la perdición. ¡Ay, padres que no sabéis educar a vuestros hijos!, cuando lleguéis a presentaros ante todo un Dios ¿qué os responderá, hijos míos?, si vosotros sois culpables de esa situación porque no habéis sabido conducir a vuestros hijos a la verdad, al camino y a la vida; los habéis dejado introducirse en la muerte y han muerto para la eternidad celeste, hijos míos.
Estos paraísos que se forman los hombres en la Tierra, el que los rige, hijos míos, es el rey de la mentira, del engaño, de la destrucción. Esto no es un paraíso, esto es corrupción, mentira, destrucción, vanidad, desunión, guerras, mat
Alejandros
26/11/2012
El hombre es el único animal que cae infinidad de veces en la misma piedra.
Mensaje de la Virgen en el Escorial el 4-5-1996:
Ay, ingratos, ciegos! ¿No veis la situación del mundo, hijos míos? ¿No veis que la juventud, Satanás se está haciendo dueño de ella? ¿No veis que las madres meten a sus hijos en esa libertad que es un libertinaje donde cometen toda clase de pecados, hijos míos? ¡Ay, madres y padres que no corregís a vuestros hijos y no les enseñáis la verdad del Evangelio! No veis el peligro que tienen vuestros hijos y, cuando queréis, hijos míos, daros cuenta ya están perdidos. Enseñadles la religión, hijos míos. Ya te digo muchas veces, hija mía, que LA RELIGIÓN ES UN FRENO PARA EL ALMA. ¡Ay, almas que sólo os ocupáis de que vuestros hijos vivan la vida! Así terminan vuestros hijos, hijos míos, pensando que la esperanza se acaba después de la muerte y ya no hay otro fin nada más que éste, hijos míos. Sí, la esperanza se acaba, pero la eternidad sigue, hijos míos; cuántos ponéis vuestra esperanza en vanidades y caprichos del mundo, en apegos humano
Lo más leído
1 De D. Winston Churchill y el Duque de Alba: una curiosa anécdota
2 El Viaje Misterioso
3 A Juan Pablo II le encantaba «La Princesa prometida»: «Es muy buena, muy divertida»
4 El secreto de Garabandal
5 Así contó su conversión Evelyn Waugh a la BBC: «Siempre supe que el catolicismo era el cristianismo»
6 ¿Un partido católico? ¡No, por favor!
7 La eficacia del Rosario «in articulo mortis»: murió por ELA tras recibir tres días de gracia
8 Un Estado palestino es una fantasía, Mosab Hassan Yousef dixit
9 Iesu Communio pide ayuda para terminar la nueva iglesia... y sus dulces de Navidad son una idea
10 Arzobispo de Granada: el testimonio de una oveja