Viernes, 04 de diciembre de 2020

Religión en Libertad

Vídeos

Canto armenio en el frente de batalla
Lunes, 19 de octubre de 2020

El Ministerio de Defensa armenio ha difundido estas imágenes de un soldado entonando una canción patriótica durante un alto de las operaciones en Nagorno-Karabaj. La Armenia cristiana defiende su identidad ante al ataque de Azerbaiyán, con Turquía de nuevo en el horizonte, como en tiempos del genocidio de 1915. (Pincha aquí para ver algunas imágenes sobre la presencia de la fe entre los combatientes armenios.) Así reza la letra: «Atardece. Un silencio de inocencia inunda el valle. Solo las heridas en el suelo agredido hablan de un lugar donde se libra una guerra. En la trinchera, un joven soldado escribe, melancólico, una carta. Evoca en su memoria el hogar en los fértiles montes de Armenia: "No llores, mamá. Espérame, porque volveré. Te quiero, te echo de menos. Recuerdo tus palabras: 'Ama tu patria Armenia'. Recuerdo tus lágrimas cuando hablabas del genocidio que sufrimos. Recuerdo el hogar, los viejos olmos de nuestro patio. Recuerdo el murmullo del arroyo donde jugaba de niño". Luego restallan las órdenes en medio de un fragor de trueno, y ante el gemido de la tierra, con su rifle en la mano y la carta plegada junto a su pecho, el joven soldado avanza aprentando los dientes. Está a corta distancia de la línea de contacto, allí donde el enemigo intenta entrar en la patria Armenia. Pero ¡qué cortos son esos pacíficos pasos comparados con los pasos infinitos necesarios para defender la existencia de Armenia! Y ya cuando parecía que se había detenido el avance enemigo, es alcanzado por un disparo. Agarrada a sus manos queda una carta abierta, agujereada. Cayó mirando el cielo azul. Miró al cielo azul, evocando en su memoria su hogar y el viejo olmo del patio bajo el cual su madre espera una carta. Atardece. Un silencio de inocencia inunda el valle. Un hijo de la patria armenia gravemente herido espera la muerte cantando la canción de la patria armenia: "¡Si pudiera volar a casa, donde mi madre aguarda...!"».