Jueves, 29 de octubre de 2020

Religión en Libertad

Vídeos

Una parroquia que logró resucitar
Domingo, 11 de octubre de 2020

La parroquia de San Estanislao, en Milwakee (Wisconsin), fue fundada en 1866 por inmigrantes polacos muy pobres que con grandes esfuerzos sufragaron un impresionante templo lleno de vida que adquirió gran peso en la ciudad. A mediados de los 60 empezó a decaer y se llegó a pensar en su cierre. Entonces el cardenal Timothy Dolan, hoy arzobispo de Nueva York, que lo fue de Milwakee entre 2002 y 2009, decidió que San Estanislao acogiese la misa tradicional y encomendó la parroquia al Instituto de Cristo Rey. Menos de dos décadas después, la comunidad se ha revitalizado con un elenco enorme de actividades. Y se repite la historia de hace siglo y medio. Sin que haya «millonarios» entre los fieles -subrayan los responsables parroquiales-, el empeño colectivo ha logrado restaurar y embellecer la iglesia para el culto divino y con una intensa vida social a su alrededor. El momento estelar fue la reposición de las cúpulas, dada la altura de las torres, desde las cuales las campanas ahora recuerdan a toda la urbe «que Dios está presente en nuestras vidas», afirma el padre Benoît Jayr, rector del templo. «Vivimos tiempos muy agitados», subraya el padre Matthew Weaver, coadjutor, «y la gente de la gran región de Milwakee se pregunta adónde ir. Quiero que sepan que las puertas de San Estanislao están abiertas y pueden venir aquí».