Sábado, 07 de diciembre de 2019

Religión en Libertad

Vídeos

Ocho semanas interno en la abadía
Miércoles, 21 de agosto de 2019

La abadía benedictina de Quarr, en la isla de Wight (sur de Inglaterra), ofrece la posibilidad de un internado de ocho semanas para jóvenes que quieren conocer intensamente la experiencia monacal. El canadiense Josh Caminiti, de 23 años, tomó parte en la iniciativa y relató su experiencia a la BBC. Se define como un joven normal y católico practicante, para quien la fe es su mundo. Ha estudiado teología, y en breve comenzará a trabajar como asesor de negocios en Londres. Es su «séptima u octava» estancia en Quarr y dice que acude cada cierto tiempo como quien va a al médico a «recibir su dosis». Por su parte, el padre Luke, abad del monasterio, explica que ofrecen esta posibilidad no solo para suscitar vocaciones, sino también para que quienes se benefician de ella encuentren un punto de estabilidad en su vida. Josh enseña su celda, muy parecida a una habitación de estudiante, y donde solo la cercana torre del reloj rompe el silencio. Precisamente «saborear la calidad del silencio» y la simplicidad de la vida monástica es uno de los objetivos del retiro, añade. Los internos trabajan, leen y meditan y pueden «centrarse en lo que están haciendo», sin otro horizonte que la siguiente llamada para la oración, la liturgia de las horas. (Durante el reportaje llaman para Nona.) Según el padre Luke, la experiencia aparca toda visión «romántica o irreal» de la vida monástica y permite a quienes dudan responder a la pregunta crucial: «No se trata de lo que sabes, ni de qué tipo de persona eres, ni de cuáles son tus habilidades. La cuestión es: ¿realmente quieres hacer esto?». El abad concluye afirmando que se sienten felices de ver a nuevas generaciones aprendiendo las cosas que ellos, los monjes, tanto valoran.