Martes, 26 de marzo de 2019

Religión en Libertad

Vídeos

El Cristo bajo el hielo del lago Michigan
Jueves, 14 de marzo de 2019

Más de mil doscientas personas cumplieron la semana pasada la tradición de acudir, el sábado de marzo que establecen las autoridades locales, a Petoskey, junto al lago Michigan, para caminar sobre sus aguas heladas y venerar por un agujero en el hielo la imagen del Crucificado que yace en el fondo, a ocho metros de la superficie, en Little Traverse Bay. Hacía tres años que, por la inestabilidad del hielo, esto no se podía hacer, pero la fuerte ola de frío sufrida este invierno en el noreste de Estados Unidos le dio la consistencia suficiente. El crucifijo tiene su origen en la muerte de un niño en accidente en una granja del estado, en 1950. Para conmemorar su muerte, sus padres encargaron en 1962 la fabricación de un Crucifijo en Italia, de mármol de Carrara. Pero la imagen se rompió durante el traslado a Estados Unidos, por lo que la desecharon para la tumba. Vendida luego la pieza, acabó en Petoskey, donde los submarinistas locales sumergieron al Cristo en homenaje a las personas ahogadas en el lago. En invierno se abre en el lago helado, por el que se puede caminar, un agujero al que acuden largas filas de fieles para asomarse y rezarle. En verano es limpiado por buceadores especialistas. Pincha aquí para ver cómo lo limpian.