Domingo, 26 de mayo de 2019

Religión en Libertad

La pornografía es el ejemplo más elocuente

La cosificación de la mujer a través de la píldora, la gran profecía olvidada de «Humanae Vitae»

La cultura del sexo «casual» se ha introducido de forma muy intensa en la sociedad contemporánea. La principal víctima de las relaciones sin compromiso es la mujer, convertida en mero objeto de placer, como anticipó Pablo VI.
La cultura del sexo «casual» se ha introducido de forma muy intensa en la sociedad contemporánea. La principal víctima de las relaciones sin compromiso es la mujer, convertida en mero objeto de placer, como anticipó Pablo VI.

ReL

La mercantilización de la mujer como objeto de la pornografía está dando un paso más, según las más recientes investigaciones sociológicas, al convertirse de forma creciente en sujeto activo de ella: esto es, en consumidora, algo hasta hace muy poco reservado casi en exclusividad a los hombres. Teresa Tomeo recuerda en Our Sunday Visitor algunos datos al respecto, y también el anuncio profético del Beato Pablo VI en la encíclica Humanae Vitae, que cumple justo ahora 50 años, de que eso ocurriría si se desligaba el acto conyugal de la procreación:

Teresa Tomeo ha colaborado en muy distintos medios de comunicación católicos norteamericanos, entre ellos Ave Maria Radio y EWTN, la televisión de Madre Angélica.

Las repercusiones de la revolución sexual son muy evidentes en nuestra cultura hipersexualizada, y no son una novedad: la epidemia de las enfermedades de transmisión sexual, la crisis de la familia y el rechazo mediático contra la cosificación y el abuso sexual de las mujeres a través de las campañas #MeToo y #TimesUp.

Una vez dicho esto, lo que es más preocupante es el actual fracaso en unir esos diversos puntos. Esto reafirma aún más la verdad inherente en la encíclica del Beato Pablo VI, Humanae Vitae. Una verdad que, sin embargo, sigue siendo ignorada por los cristianos y, concretamente, por las mujeres cristianas.

Un alarmante ejemplo lo proporciona Patrina Mosley, del Consejo para la Investigación sobre la Familia [Family Research Council, FRC]. "Mujeres" y "pornografía" no son palabras que solamos leer en la misma frase, dado que la pornografía siempre ha sido considerada una cuestión que atañe a los hombres, pero un reciente informe del FRC demuestra que esto ya no es así: "Por desgracia, los tiempos han cambiado. Hoy, cada vez más mujeres utilizan entretenimiento para 'adultos', inconscientes del daño devastador que esto provoca en sus mentes, cuerpos y almas".

Como explica Mosley, que dirige en el FRC la defensa de las mujeres, la cultura y la vida, el número está aumentando en todos los grupos de edad y credos, con una cada vez más frecuente presencia en las estadísticas de las mujeres cristianas.

Estos son algunos de los alarmantes hallazgos del informe Mujeres y pornografía realizado por el FRC:

"Más de la mitad de las mujeres de hasta 25 años de edad ven pornografía; un tercio de ellas lo hace mensualmente.

-Una de cada 5 mujeres utilizan internet habitualmente, cada semana, con intenciones sexuales.

-El 25% de las mujeres casadas reconocen que ven pornografía al menos una vez al mes.

-Una encuesta realizada en más de 11.000 mujeres en edad universitaria reveló que más de la mitad habían estado expuestas a material sexualmente explícito desde la edad de 14 años.

-Según un estudio, el 15% de las mujeres cristianas ven pornografía al menos una vez al mes, lo que equivale a la mitad de la media nacional.

Esto no es coincidencia. Este mes se cumple el 50º aniversario de la Humanae Vitae. Pero a pesar de que la evidencia es cada vez mayor, siempre que se menciona la encíclica o la enseñanza de la Iglesia sobre la sexualidad y la dignidad de las mujeres, muchos, también en la Iglesia, ya no se limitan a alzar los ojos en señal de exasperación, sino que ofrecen una feroz resistencia a esta enseñanza. La revolución sexual nos ha fallado a todos. Y las mujeres, como subrayó Pablo VI, son las que más sufren.

Recuerdo la primera vez que leí la Humanae Vitae. Tenía poco más de 30 años y acababa de entrar en la Iglesia. Al haber sido engañada por las mentiras del feminismo radical, estaba abierta a saber lo que la Iglesia tenía que decir acerca de las cuestiones por las que había luchado. Años más tarde, sigo leyéndola cada vez que leo historias sobre los Harvey Weinsteins del mundo, o informes alarmantes de sólidas organizaciones pro-familia como FRC. Con el último estudio en mente, una frase de la encíclica sobresale: "Podría también temerse que el hombre, habituándose al uso de las prácticas anticonceptivas, acabase por perder el respeto a la mujer y, sin preocuparse más de su equilibrio físico y psicológico, llegase a considerarla como simple instrumento de goce egoísta y no como a compañera, respetada y amada" (n. 17).

¿Qué parte de "considerarla como simple instrumento" no comprendemos como sociedad? Dado el estado de nuestra cultura, seguramente tardaremos otros cincuenta años en tener la clave.

Traducción de Elena Faccia Serrano.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sin tu ayuda no podremos seguir haciendo noticias como ésta

DONA AHORA