Domingo, 26 de mayo de 2019

Religión en Libertad

Leah: «Nunca asesinaría a un ser humano sólo por la situación actual»

El valor de un hijo concebido de un maltratador: «Se convirtió en mi motivación para una vida mejor»

Aquellos no eran ni el padre ni las circunstancias que Leah habría deseado para un hijo suyo, pero... ahí estaba.  ¿Con qué pretexto matarlo?
Aquellos no eran ni el padre ni las circunstancias que Leah habría deseado para un hijo suyo, pero... ahí estaba. ¿Con qué pretexto matarlo?

ReL

TAGS:

Leah Christine es madre de 2 hijos y vive en Springfield (Missouri), donde colabora en la lucha provida desde su propia experiencia de un hijo concebido en unas circunstancias en las que la cultura de la muerte habrá propuesto el aborto. Así lo cuenta ella misma en el blog Salvar El 1, especializado en casos de mujeres que quedan embarazadas tras una violación:

Si contar mi historia y mis experiencias a todos los que conozco y al resto del mundo significa que puedo ayudar al menos a una mujer o joven, entonces definitivamente vale la pena cada palabra que escriba, aunque sea difícil de escribir.

Fui violada y acosada sexualmente por más de un "hombre" y varias veces. Ni siquiera intenté presentar cargos porque, ¿qué otra prueba tenía aparte de mi palabra? Muchas víctimas, incluida yo misma, no hemos sido emocional y físicamente capaces de decir la verdad de lo que sucedió hasta años más tarde.

Los dos primeros "hombres"

Mi primera historia de violación se remonta a mi último año de la escuela secundaria, cuando fui engañada para ir a la casa de un chico cuando sus padres no estaban allí. Le dije que no me sentía cómoda haciendo esto, dije "no" varias veces y traté de rechazarlo físicamente. Él me quitó mi virginidad y no pensó en nada. Fue un milagro que no me quedara embarazada de él ya que se negó a usar un condón.

Después de graduarme, fui acosada por un compañero de trabajo, y terminé teniendo que dejar mi trabajo para alejarme de él.

Hoy me doy cuenta de que estas dos experiencias me dejaron con bajas expectativas de los hombres y poca esperanza de encontrar a alguien decente.

De la red a la convivencia

Luego conocí a un hombre en la red que conversó conmigo y me habló como si fuera la reina del mundo. Me sentí tan especial y amada... Sin embargo, él no era mi príncipe azul. Fue el comienzo de una nueva vida donde nadie sabía el horror que estaba viviendo. Terminé convirtiéndome en una de esas "personas" que conocen a alguien en Internet y quieren trabajar muy duro para asegurarse de que funcione, para poder decir que tiene una exitosa historia de amor en línea.

Nos conocimos en persona poco después de mudarme a Texas para trabajar en una academia de entrenadores de perros. Parecía que nos llevábamos bastante bien. Después de un par de veces en que él condujo cuatro horas para venir a verme, decidí pasar un fin de semana con él y viajé por carretera cuatro horas para ir a verlo y conocer a su familia. Me alojé en una habitación de hotel y él se invitó a quedarse conmigo en la habitación. Aparte de dormir, no pasó nada ese fin de semana, lo que me dio la falsa sensación de que estaba a salvo.

Salimos así hasta que terminé en la academia. Un día, me dio un anillo y me dijo que quería casarse. Nos mudamos juntos tan pronto como me gradué porque aún no podía permitirme vivir sola.

Al principio, las cosas fueron bien. Conseguí un trabajo de preparación y entrenamiento de novillos en un rancho. Nos despertábamos juntos, íbamos a trabajar juntos, volvíamos a casa juntos y nos acostábamos juntos. Pero esa vida se agrió muy rápidamente cuando descubrí que era muy difícil de complacer. Pensé en romper con él, tratando de considerar mis opciones.

Sin embargo, mis padres descubrieron que estábamos viviendo juntos, nos sentaron y nos convencieron para que nos mudáramos a lugares separados o nos casáramos de inmediato. Me sentí tan culpable de defraudar a mis padres que nos fugamos, aunque sabía que las cosas no estaban bien. Esa fue mi oportunidad de salir de allí y mi más profundo arrepentimiento fue tomar la decisión equivocada.

Aparece la violencia

Mi vida empeoró con él, no sólo gritándome y echándome la culpa de todo, sino también lanzándome cosas y luego forzándome sexualmente. Mis experiencias pasadas me llevaron a sentir que eso era normal. Teníamos días buenos y algunos momentos divertidos, y pensé que sólo necesitaba soportar esos momentos malos. No entendía por qué los chicos se comportaban así.

En varias ocasiones, perdió la calma por completo y me pegó. Lo descubrí varias veces ligoteando también, pero no lo admitió y se volvió contra mí. Incluso cuando intentaba ir al dormitorio y cerrar la puerta, él golpeaba la puerta, gritaba y abría la cerradura. Intentaba entrar en el armario y mantener la puerta cerrada y esconderme, pero eso tampoco funcionaba.

Finalmente, me di cuenta de que, si él quería sexo, al menos trataría de decir "no" y luego me rendiría sólo para no lastimarme físicamente. ¿Qué sentido tenía luchar más? Era físicamente más fuerte que yo y ya me había destruido emocionalmente.

El embarazo

Aproximadamente un mes antes de que nos mudáramos a mi ciudad natal, me había atacado y forzado a tener sexo, pero tuve la menstruación un par de días después así que no había forma de estar embarazada, ¿verdad?

Después de mudarme, estaba teniendo cólicos y dolor que creíamos que estaba asociado con un problema anterior que había experimentado. Mi madre me llevó al obstetra/ginecólogo y me hicieron una ecografía. El técnico encendió la pantalla grande, señaló un pequeño globo que se parecía vagamente a un pequeño humano y luego dijo: “¡Mira! ¡Hay un bebé!"

Me quedé impactada. Estaba asustada. Sabía que mi vida y sus circunstancias no eran lo mejor para un bebé o un niño, pero nunca asesinaría a un ser humano sólo por las experiencias de mi vida y la situación actual. Este bebé se convirtió instantáneamente en mi motivación para una vida mejor porque ya no era sólo mi propio bienestar el que debía preocuparme.

El adiós y el acoso

Unos días después, le dije que quería el divorcio. Pensó que yo estaba bromeando. Pronto se dio cuenta de que no lo estaba y se enfadó, pero afortunadamente se fue a Texas al día siguiente en lugar de quedarse. No lo he visto desde entonces, y pasamos por el divorcio, que no pudo ser finalizado hasta que nació el bebé.

Durante varios meses, me acosó a través de llamadas, mensajes de texto, Facebook y correo electrónico. Tuve que bloquearlo repetidamente, y cambiar mi correo electrónico y mi número de teléfono, hasta que hice una denuncia policial sobre el acoso. El oficial lo llamó personalmente y le dijo que, si continuaba, se emitiría una orden de arresto. No tuve un problema después de eso.

La bendición

Mi hermoso hijo nació sano con 3,6 kg y 53 cm de largo. Mi ex esposo nunca se presentó en el hospital y nunca se molestó en verlo, escucharlo o hablar con él y no le envió regalos ni tarjetas.

Mi hijo nació con problemas de desarrollo, que no se hicieron evidentes hasta que tenía poco más de un año. Ahora tiene casi tres años. Luchamos diariamente con sus problemas de desarrollo y de salud, pero lo amo mucho y él es la luz de mi vida.

Mi chico dulce ahora tiene un padre increíble que entró en nuestras vidas cuando tenía solo tres meses de edad. Él es el único padre que mi hijo ha conocido.

No recuerdo la violación cuando miro a mi hijo. Veo a un niño inteligente, divertido e inocente que disfruta de la vida y sabe que su familia lo ama. Mi dulce niño puede haber sido concebido en una violación, pero lo estoy criando con amor y está guiado en la vida por dos padres muy amorosos.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sin tu ayuda, seguramente mañana no podremos hacer noticias como esta

DONA AHORA