Domingo, 18 de abril de 2021

Religión en Libertad

Japón baja impuestos a las familias numerosas, asustado por la baja natalidad (la española es peor)

AsiaNews

Por muy activos y dinámicos que sean los ancianos, un país sin nacimientos no puede funcionar
Por muy activos y dinámicos que sean los ancianos, un país sin nacimientos no puede funcionar
El gobierno japonés “quiere encarar seriamente” el invierno demográfico que aflige a la nación, y promete un "particular énfasis en políticas que permitan aumentar la tasa de natalidad”.

Lo dijo el prémier Shinzo Abe durante una reunión del Gabinete que se llevó a cabo ayer en Tokio. En el curso de la reunión, el primer ministro estudió una serie de reformas a favor de la familia, que deberían convertirse en ley hacia fines de noviembre de 2015.

Entre éstas, la reducción de impuestos para las familias numerosas y mayor acceso a las estructuras públicas destinadas a la infancia.

El problema -es consenso ya en Japón- no puede ser postergado. Luego de decenios de caída sostenida, hoy la tasa de natalidad japonesa es equivalente a 1,42 hijos por pareja. Se trata de una de las más bajas, considerando que se precisa una tasa de 2,1 hijos por pareja solamente para mantener estable la población.

[Nota de ReL: en España, es peor; desde 1987 España no supera los 1,5 hijos por pareja, en 2012 era de 1,3 y en pleno periodo de elecciones generales ningún partido parece ni siquiera interesado en el tema pese a los informes y peticiones de las asociaciones familiares.] 

Según las estimaciones del Instituto Nacional para la Población y la Seguridad Social en Japón, con estos números para el año 2060 la población japonesa estaría compuesta por tan sólo 87 millones de personas, en vez de los 127 millones de hoy.

La cuestión comprende dos aspectos, el económico y el social.

Según el Padre Andrea Lembo, misionero del Pontificio Instituto para las Misiones en el Exterior, en el país “el sistema de pensiones está siendo erosionado, desde el punto de vista económico y en el mundo del trabajo. A causa del envejecimiento de la población, al cual no se corresponde un adecuado número de nacimientos, el mecanismo de bienestar corre el riesgo de tambalearse y ceder de un momento a otro”.

Ya es considerado “un equilibrio social que es muy difícil. La natalidad es baja porque las familias no pueden permitirse criar a más de uno, o como máximo a dos hijos, en un contexto tan competitivo y costoso. Japón ya tiene, de hecho, una cultura individualista, por ende los padres apuntan al hijo único, al cual tienden a darle lo máximo posible, dentro de sus posibilidades”.

Acerca del compromiso del gobierno, el Padre Lembo explica que “ciertamente Shinzo Abe muestra interés en el tema. Quizá porque comprendió que se precisan hijos para dar un empuje a la economía. Pero se trata de un compromiso, en cierta forma, en doble sentido: por ejemplo, el primer ministro propuso aumentar el promedio de horas de trabajo. ¡Y esto desde luego que no ayuda a la familia! En la parroquia veo muchas parejas en las cuales ambos padres trabajan para mantener a la familia. Sus hijos no los ven nunca”.

La Iglesia católica y las denominaciones protestantes están abocadas al tema, y en el curso de los años han propuesto programas pro-vida que, sin embargo, parecen no haber hecho mella en la sociedad.

“Es necesario entender – subraya el misionero – que Japón es un Estado estrictamente no confesional: no hay puente entre las religiones y las políticas estatales. Incluso en algunas grandes familias budistas que tienen contactos con la política, no se ve la impronta religiosa en el gobierno”.

No obstante, la caída de los nacimientos contradice el espíritu tradicional del Sol Naciente: “El shintoísmo – concluye el Padre Lembo – , que aquí es la religión que tiene más adherentes, es esencialmente vida: a tal punto que no prevé una celebración de la muerte. Por lo tanto, hasta hace 50 años, las familias eran enormemente numerosas y los hijos eran una bendición. Hoy ya no es más así. En mi parroquia, cada tanto se encuentran los núcleos familiares imponentes, justamente el otro día una mamá me dijo que espera su quinto hijo. Pero son casos extremadamente raros”.

Bajo estas palabras, un vídeo sobre la importancia de entender bien la necesidad de una buena natalidad
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda