Martes, 04 de agosto de 2020

Religión en Libertad

No pasa cada día: «El País» publica un artículo bueno sobre cuidados paliativos en los camilos

ReL

Una escena del centro de los camilos de Tres Cantos - foto de Claudio Álvarez para El País
Una escena del centro de los camilos de Tres Cantos - foto de Claudio Álvarez para El País
Matar al enfermo ha sido la solución fácil, rápida y barata de muchos sistemas inhumanos para "combatir" el dolor y la enfermedad. Hoy esta práctica se fomenta al intentar implantarse la eutanasia y el suicidio asistido en las leyes y sistemas sanitarios de algunos países occidentales, más o menos opulentos y envejecidos.

La alternativa humana es cuidar al enfermo, y también al moribundo, cada vez con mejores atenciones, algo que han hecho durante siglos numerosas órdenes religiosas, como los religiosos camilos (camilos.es), fundados en el s.XVI por San Camilo de Lelis, hoy presentes en 28 países con más de mil religiosos.

Es poco frecuente que el periódico "El País", laicista radical y pro-eutanasia, dedique atención al trabajo de una institución religiosa y menos aún a una que ofrece la alternativa moral y humana a la eliminación de enfermos. Pero lo ha hecho en un artículo muy interesante firmado por Isabel Cuesta en la edición de Madrid. Lo reproducimos a continuación por su gran interés humano aunque no recoge explícitamente la dimensión trascendente ni el anuncio cristiano. 

Aliviar el dolor también es curar
por Isabel Cuesta

La Unidad de Cuidados Paliativos en Tres Cantos ayuda a enfermos terminales a aceptar el deterioro diario y la muerte
Publicado originariamente en El País (edición de Madrid)

Dory, septuagenaria, viuda y madre de tres hijos adultos, fue diagnosticada de cáncer cerebral hace dos décadas. El tumor, en un principio benigno, se expandió por su cerebro de forma agresiva. Tras ser operada y tratada con quimioterapia, Dory es atendida desde hace 10 meses en la Unidad de Cuidados Paliativos del Centro San Camilo de Tres Cantos. Allí espera el desenlace de una enfermedad incurable.

La misión del equipo en la Unidad de Cuidados Paliativos es acompañar y mitigar el sufrimiento físico y emocional de Dory, de su familia, así como el de los otros 31 pacientes internos.

Se trata de vivir bien la vida hasta su último momento”, explica el doctor Pablo Sastre: “No pensamos en términos de fechas. La muerte vendrá cuando venga. Hay que vivir cada momento”. Sobre esa idea reposa la labor de los 35 profesionales de la unidad.

En la primera planta, todo, incluso la decoración, está pensado para transmitir entusiasmo por la vida.

Las 32 habitaciones tienen un mobiliario básico, que cada paciente puede personalizar. Dory se ha traído incluso a su perro.

“Se trabaja para que la persona pueda vivir la enfermedad de la mejor manera posible. Hemos creado espacios más humanos, para abandonar la idea de un hospital”, apunta el coordinador del equipo de Atención Psicosocial de la Obra Social La Caixa, Bernardino Lozano.

Cada corredor evoca un tema: música, literatura, pintura, escultura... “Se trata de que pacientes y familiares pueden usar cualquier espacio como si fuera una esquina en su propia casa”.

Incluso se hacen concesiones como una copa de vino con la comida, para “no poner a una persona que se está muriendo más límites que la propia muerte”.

Los pacientes son, sobre todo, mayores de 60 años con tumores, afecciones invalidantes —insuficiencias hepáticas, renales o coronarias— o neurológicas —Parkinson, etcétera—. “La demencia, cuando es severa, invalida de tal manera que, si no hay alguien que te oriente, te mueres; no sabes ni cómo siquiera levantarte de la cama”, explica Lozano.

El acompañamiento a los familiares se trata con el mismo cuidado. “Nosotros entendemos la atención integral como una atención al paciente, al familiar y al profesional. Al paciente, la atención física la damos por hecha, pero también es necesario un acompañamiento emocional, aliviando la tristeza y la ansiedad, trabajando sobre la depresión, la culpa o la ira por un diagnóstico inesperado”, añade.

“Desde la persona que aplica la morfina hasta quien limpia del baño es importante. Los profesionales de limpieza, por ejemplo, reciben información del paciente que éste no comunica al médico o al psicólogo”, continúa Lozano.

El tema central no es aceptar morir sino aceptar la pérdida. Los pacientes tienen que aceptar casi a diario la pérdida de sus funciones vitales, desde la incontinencia hasta la memoria”, resume Pablo Sastre.

Cada 15 días, los auxiliares, médicos, voluntarios y profesionales de limpieza tienen la oportunidad de dialogar con un psicólogo sobre cómo les afecta su trabajo.

“Estamos formados para esta labor, pero desde luego no somos impermeables”, admite una de las psicólogas del equipo, Yolanda López, que ve en este trabajo una vocación. “La muerte te enseña a vivir”, reseña. “Aunque al final sabes cuál es el resultado, que es siempre difícil de sobrellevar para todos los que hacemos parte este proceso”, concluye Lozano.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Noticias como esta llegan al corazón de miles de personas. Por favor ayúdanos a continuar

DONA AHORA