Domingo, 26 de mayo de 2019

Religión en Libertad

Una historia de superación y amor a la vida, con ayuda de gente humilde

Pobre, violada y embarazada por un mal amigo que la amenazaba, Jane apostó por su hijo

Jane juega con su bebé... aunque las circunstancias son duras aún, la vida vale la pena y está llena de esperanzas y gozos
Jane juega con su bebé... aunque las circunstancias son duras aún, la vida vale la pena y está llena de esperanzas y gozos

Salvar el 1 / ReL

Jane, una secretaria de Jamaica de 28 años, es madre soltera a causa de una violación. Colabora contando su testimonio en el blog provida Save The 1 (Salvar El 1), que se especializa en historias de mujeres violadas que apuestan por la vida y por sus bebés.

A Jane le ha ayudado gente humilde, hermanos de su iglesia y amigas constantes y generosas que la han acogido. Save the 1 señala que es posible ayudarla económicamente aquí a través de GoFundMe. Esta es su historia de perseverancia y confianza en Dios, contada en primera persona por Jane.

jane_hoy

Jane, jamaicana de 28 años, cuenta su testimonio en Salvar el 1

***

Embarazada tras una violación, sabía que el aborto es un asesinato

Comencé a salir con él cuando tenía 18 años y siempre fue respetuoso conmigo. Inicialmente, sólo éramos amigos y cuando estábamos juntos, no teníamos intimidad sexual en absoluto. Rompimos, después, durante un par de años y comenzamos a salir de nuevo. Tuvimos intimidad dos veces, pero por lo demás, nuestra relación no era física. No había ningún indicio en ese momento de lo que algún día sería capaz de hacerme.

Comenzó a prepararse para entrar en las fuerzas policiales y en un par de ocasiones me dijo que, si alguna vez me veía con otro tipo, me dispararía. Era difícil imaginar que hablara en serio, pero la primera vez que lo dijo, le advertí que, si alguna vez volvía a decir algo sobre armas, terminaríamos nuestra relación. Cuando lo dijo por segunda vez, otra vez le advertí que rompería con él a pesar de que me había dicho: "Si alguna vez rompes conmigo, ningún otro hombre te tendrá si no puedo tenerte yo". Y corté con él después de graduarse en de la policía debido a la falta de comunicación entre nosotros.

Me había dicho en una ocasión: “No importa cómo, vas a ser mi esposa. Incluso si te casas con otro, mataré a tu esposo y tendrás un hijo mío de la manera que sea". Era difícil tomarlo en serio porque sabía que tenía un gran respeto por su madre y sus hermanas y, por lo tanto, era imposible imaginar que podía hacer esas cosas. Además, me consideraba una persona valiente y en ese momento no me intimidaba fácilmente.

Tres años alejado, luego él volvió

Después de las amenazas, me dejó estar durante unos tres años, hasta que se presentó en mi casa una noche y me dijo que quería hablar conmigo. Nos quedamos afuera mientras hablábamos. Me dijo: "No puedo tener un bebé con otra mujer". Dejé en claro: "En primer lugar, no quiero tener un hijo fuera del matrimonio". Pero él se reía, así que pensé que estaba bromeando. Se fue después de eso.

Unos días después, el 12 de octubre de 2015, cuando estaba disfrutando de un permiso por vacaciones, me llamó. No reconocí su número porque había borrado su contacto. Dijo que estaba en el área de paso, y como estaba lloviendo, me preguntó si podía detenerse en mi casa ya que se encontraba mal. Es asmático y necesitaba descansar.

"Me dio pena y lo dejé entrar en la terraza"

Me dio pena y lo dejé entrar en la terraza y en el porche. Para mi sorpresa, se metió en mi casa y en mi habitación. Comenzó a decirme que había sido acusado de múltiples cargos de asesinato y había pasado por causas judiciales, que había renunciado al cuerpo policial y que ahora estaba entrenando en el ejército. Le pregunté si era culpable, y ni siquiera puedo recordar su respuesta por lo que sucedió después.

Me sujetó, me sostuvo por detrás y se tiró sobre mí. Recuerdo repetidamente suplicar: "Detente, me estás lastimando". Cuando intentaba escapar, sentía un dolor insoportable.

Me preguntaba a mí misma: "¿Realmente, me está haciendo esto? ¿Realmente conozco a esta persona?" Todo lo que podía pensar era:"¿cómo puedo alejarme de él?". Pensé que tal vez podría convencerlo de que no lo hiciera.

"Quiero tener un hijo", le decía el violador

Me decía: “Quiero tener un hijo. Quiero que se parezca a mí con tu color de ojos ". Luego, cambió y dijo:" Creo que mejor quiero tener una hija. Quiero que ella tenga mi cabello, con tus ojos y tu sonrisa". Sabía que necesitaba que él se detuviera, así que dije:" Escucha, no debo quedar embarazada". Sólo preguntó por qué. Le dije que no podía cuidar a un niño y respondió que él proporcionaría esa ayuda.

Luego le dije que mi médico me aconsejaba no quedar embarazada, lo cual no es cierto, pero pensé que se detendría. Se enojó y me gritó: “¿Por qué, por qué, por qué no puedes quedar embarazada?" "Acabo de decirte que por razones médicas que no puedo revelar", pero él ni siquiera respondió y procedió a violarme.

Cuando terminó, permaneció allí durante un tiempo largo, pero no tuve fuerzas para echarlo. Luego se levantó, se dirigió a la puerta y se dio la vuelta justo antes de irse para decir: "Ni se te ocurra ir a la policía porque si me denuncias, se reirán de ti porque los escuadrones (policías) se cubren entre ellos. Y ya sabes cómo son mis amigos”. Sabía que quería decir que los amigos de su comunidad estaban involucrados en actividades relacionadas con pandillas y que vendrían por mí.

No me moví en absoluto después de eso. Me quedé allí preguntándome qué acaba de pasar. ¿Quién acaba de salir de mi casa? ¿Quién era esa persona que había conocido cuando tenía 18 años? ¿Con quién había salido? No me moví durante horas.

Al día siguiente, aunque tenía miedo incluso de abrir la puerta, usé los últimos dólares que tenía para comprar la píldora anticonceptiva de emergencia, con la esperanza de evitar el embarazo. Tenía miedo de decirle a alguien lo que había hecho porque me avergonzaba y me culpaba por dejarlo entrar a la casa.

El 9 de noviembre de 2015, al darme cuenta de que no me venía el periodo, decidí visitar a mi médico. Me hizo una prueba de embarazo. Cuando mi médico dijo: "Es positivo, felicidades", me quedé congelada. Me sorprendí y me asusté al mismo tiempo.

Abortar era ilegal en el país... pero el médico lo propuso

Le conté al médico qué había sucedido y él me dijo: "Hay opciones". Por curiosidad y sin pensar realmente, le pregunté: "¿Qué?" Mi médico dijo: "Podrías abortar", pero le dije: "Eso no es una opción". Simplemente dijo: "Está bien, está bien. Si eliges tener al bebé, sé que lo harás bien, aunque hayas dicho que no estás preparada para tener un hijo, y que tu hijo será maravilloso”.

También me contó un caso de un embarazo no planeado en el que la madre dijo que no estaba lista para tener un hijo, pero después de su nacimiento, lo llevó al médico para mostrarle lo feliz que estaba de haberlo tenido. Estaba diciendo estas cosas como palabras de aliento para mí y eso era lo que necesitaba escuchar, aunque todavía estaba preocupada.

El aborto era ilegal aquí en Jamaica, incluso en casos de violación, pero había formas de obtener un aborto ilegal. Cuando estaba en la escuela secundaria, me enteré de que una chica abortó ilegalmente. Recuerdo haberme preguntado por lo que estaría por pasando. Sabía que ella estaba tratando de proteger su reputación y no quería abandonar la escuela, pero pensé que aún así estaba mal porque era un asesinato.

Atreverse a usar la palabra "violación"

Sabía que me esperaban tiempos difíciles ahora que tenía un bebé en camino. Después de salir de la consulta del médico, llamé a mi ex, el hombre que me violó. Estaba enojada y pensé que él tenía que saber lo que había hecho, pero no respondió.

Luego llamé a una amiga de mi grupo de estudio bíblico. Ella era como una hermana mayor para mí. Le dije que estaba embarazada y qué había pasado. Ella usó el término 'violación' de inmediato. Al principio, me fue difícil decir esa palabra. Me había culpado por dejarlo entrar a la casa. Siempre me había considerado fuerte, valiente y autosuficiente, por lo que, al reconocer que me habían violado, estaba admitiendo mi debilidad.

Mi amiga me preguntó: “¿A quién más se lo has dicho?” Y me aconsejó que descansara un poco y que tratara de llamarlo por la mañana, pero después de varios intentos y sin respuesta, le envié un mensaje.

El violador la amenazaba y presionaba

Él me contestó que actualmente tenía otras dos mujeres embarazadas y que, si yo estaba embarazada, él cuidaría al niño. Su primera frase cuando contactó conmigo fue: "Cásate conmigo y cuidemos a nuestro hijo".

Cuando le dije que preferiría estar muerta que casarme con un tipo cruel como él, se enojó. Durante mucho tiempo, me intimidó verbalmente y trató de que mis amigos me convencieran de que me casara con él. Dijo que, si no me casaba con él, se casaría con una de las otras madres embarazadas, lo que no me importaba. Sólo quería que me dejara en paz.

jane_embarazada

Ser madre soltera y pobre: la ayuda de amigos cristianos

Sabiendo que no tendría un padre para ayudar económicamente a mi hijo, pedí prestado dinero a varias agencias de préstamos. Como los préstamos eran reembolsables a través de la deducción del salario, ganaba poco dinero para durante mi embarazo. Soy secretaria, así que no tengo muchos ingresos. Mi madre está desempleada y mi padre falleció, por lo que no tengo apoyo familiar. Mis amigos de la iglesia eran mi familia y estaban allí para mí siempre. De vez en cuando alguien me traía el desayuno, o me ayudaba a pagar el alquiler o pagar la comida.

Pasé días sin comer, a veces lloraba hasta dormirme, y encima de eso tenía que visitar el hospital con frecuencia debido a las náuseas matutinas.

También tuve que mudarme porque temía por mi vida ya que mi violador estaba siendo juzgado por múltiples cargos de asesinato relacionados con su trabajo, y no sabía cómo acabaría.

Yo no tenía muebles ni electrodomésticos y tenía que caminar para ir al trabajo ya que no tenía transporte. Estaba tan estresada para sobrevivir que después de los chequeos, a veces salía de la consulta del médico literalmente desorientada y no sabía qué camino tomar.

En casa de una amiga: una "tía" para el bebé

Poco antes de que naciera mi hijo, la familia de mi iglesia determinó que no debía estar sola, y me mudé con otra joven de mi iglesia que me dio su dormitorio mientras ella dormía en el sofá. Sentí como si estuviera entrometiéndome en su espacio, y sabía que ella no tenía mucho dinero, pero estaba dispuesta a dar lo que tenía para acomodarme.

Cuando supe que estaba esperando un varón, le di un nombre que significa "regalo de Dios", porque eso es lo que es. Lo di a luz tres semanas antes, y fue un parto difícil. Una vez que nació, ¡me sentí tan aliviada al escucharlo llorar! 

Lo pusieron en mi pecho y me llené de emoción. Con todo lo que había pasado durante mi embarazo, nunca supe si iba a salir adelante, y en ese momento me sentí muy agradecida a Dios.

jane_regalo_de_dios

Este es el pequeño "regalo de Dios" por el que Jane se desvive,
¿qué le tendrá Dios preparado para el futuro?

Cuando lo miré, no pude ver que se parecía a mí o a su padre biológico. Era un niño guapo. Mi hijo tenía dificultades para respirar al principio, por lo que fue trasladado a la sala de Neonatología y, unas 12 horas después, me lo trajeron. Cuando la enfermera me lo entregó, me dijo: “Madre, cuida bien de este niño" y sonrió.

Recuerdo que durante días sólo miré a mi hijo pensando: “¿Realmente, he tenido este hijo? ¿Realmente, salió este hermoso niño de mí?

Como estaba desnutrida, no tenía suficiente leche, así que tuve que comenzar a darle leche de fórmula. Eso trajo otro problema porque no tenía el dinero para la leche. La joven con quien vivíamos iba y volvía a pie del trabajo para poder pagar la comida de mi bebé y algunas veces se saltaba sus propias comidas.

Mi hijo tiene ahora 2 años y medio, y esta amiga que nos ayudó es como una tía para él. Hoy, él está sano y bien físicamente a pesar de las dificultades que todavía tengo para criarlo. Estoy agradecida por los amigos que tengo que me han ayudado.

jane_juega_con_bebe

Un reto físico, mental, emocional...

Hay días en los que me cuesta lidiar física, mental y emocionalmente, ya que estoy obsesionada por todo lo referente a su concepción. A veces, la violación se me viene encima. Saber que mi hijo va a crecer sin un padre. Algunos días todavía me salto las comidas para poder alimentarlo, y otros días, simplemente no tengo el dinero para comprarle las frutas y verduras que necesita.

Creo que Dios tiene un propósito especial para mi hijo y sólo quiero ser la mejor madre.

Save The 1 señala que es posible ayudar a Jane a través de GoFundMe aquí

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Por favor ayúdanos a poder seguir adelante

DONA AHORA