Jueves, 17 de octubre de 2019

Religión en Libertad

Cupich propone «mecanismos independientes de información para recibir y transmitir las acusaciones»

ReL

El Papa Francisco, junto al cardenal Cupich y al cardenal Dias, que intervinieron en esta segunda jornada  / Vatican Media
El Papa Francisco, junto al cardenal Cupich y al cardenal Dias, que intervinieron en esta segunda jornada / Vatican Media

En la segunda jornada de la cumbre de protección de menores que se está celebrando en el Vaticano presidida por el Papa Francisco han presentado sus informes dos cardenales, el indio Oswald Gracias y el estadounidense Blase Cupich, representante del comité organizador.

El primero en hablar fue Gracias, que recalcó la idea de que la Iglesia debe “admitir con humildad los errores” cometidos en la gestión de los casos de abusos cometidos por sacerdotes. Hay que admitir “y aprender de nuestros errores para ver cómo podemos hacerlo mejor la próxima vez, cómo afrontar estos casos la próxima vez”.

Una visión singular y unificada

“Al abordar juntos el flagelo del abuso sexual, es decir, de manera colegiada, debemos hacerlo con una visión singular y unificada, así como con la flexibilidad y la capacidad de adaptación que se derivan de la diversidad de las personas y las situaciones bajo nuestra atención universal”, explicó el cardenal indio.

Durante su intervención abordó las causas que subyacen tras estos crímenes: “el abuso sexual de menores y adultos vulnerables en la Iglesia revela una compleja red de factores interconectados que incluyen: psicopatología, decisiones morales pecaminosas, ambientes sociales que permiten que ocurra el abuso, y a menudo respuestas institucionales y pastorales inadecuadas o claramente dañinas, o una falta de respuesta”.

 “Este daño directo – agregó el cardenal Dias- puede ser físico. Inevitablemente, es psicológico con todas las consecuencias a largo plazo de cualquier trauma emocional grave relacionado con una profunda traición a la confianza. Muy a menudo, es una forma de daño espiritual directo que remece la fe y perturba severamente el itinerario espiritual de aquellos que sufren abuso, a veces llevándolos a la desesperación”. Detalló que el daño a las víctimas también puede ser indirecto, como resultado “de una respuesta institucional fallida o inadecuada”.

Más que un cambio de políticas

Por su parte, el cardenal Cupich destacó que “el llamado de la Iglesia a acompañar a las víctimas exige una mentalidad que rechaza categóricamente los encubrimientos por razones legales o por miedo al escándalo”.

“El consejo de distanciarnos de los sobrevivientes de abusos por razones legales o por miedo al escándalo, bloquea el verdadero acompañamiento de quienes han sido victimizados”, denunció el arzobispo de Chicago.

El purpurado aseguró que “es imperativo que consideremos el desafío que enfrentamos a la luz de la sinodalidad, especialmente cuando exploramos con toda la Iglesia los aspectos estructurales, legales e institucionales de la obligación de rendir cuentas”. “Un proceso que se limita a cambiar las políticas, aunque sea fruto de los mejores actos de colegialidad, no es suficiente”, aseguró.

Además, Cupich exhortó a “construir una cultura sobre la obligación de rendir cuentas con estructuras adecuadas para modificar radicalmente nuestro enfoque de la protección de la infancia” y para ello dijo que el punto de referencia debe ser “el espacio sagrado de la vida familiar”.

Según recoge Aciprensa, el Cardenal de Chicago sugirió cuatro principios sinodales que fueron “la escucha, el testimonio laical, la colegialidad y el acompañamiento”, que en su opinión, responden a la llamada del Santo Padre “a prepararnos y a abrir nuestro corazón a la inmensidad y a la importancia de la tarea que emprendemos en estos días”.

Creación de nuevas normas

“Las estructuras de denuncia, investigación y evaluación de las demandas de abuso siempre deben ser diseñadas y evaluadas con una comprensión acerca de lo que las víctimas experimentan cuando se acercan a la Iglesia y buscan justicia”, señaló el Purpurado quien recordó que la Carta Apostólica ‘Como una madre amorosa’ del Papa Francisco “establece procedimientos que tratan, entre otras cosas, de los obispos que manejan mal los casos de abuso”.

Entre las sugerencias concretas del Cadenal Cupich se encontraron la creación de “normas para la investigación de obispos”, establecimiento de “mecanismos independientes de información para recibir y transmitir las acusaciones”, la participación de expertos laicos “para ayudar desde este punto en adelante por el bien del proceso y el valor de la transparencia” y pasos procesales concretos.

 

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Si tu nos ayudas, podremos continuar evangelizando con noticias como ésta

DONA AHORA