Martes, 07 de julio de 2020

Religión en Libertad

Francisco, desde la sede de la Iglesia Armenia, propone más cooperación fraterna hacia la unidad

ReL

Francisco y Karekin II, Katolikós de los Armenios, en Echmiatdzin, la sede de esta iglesia apostólica
Francisco y Karekin II, Katolikós de los Armenios, en Echmiatdzin, la sede de esta iglesia apostólica
El primer acto público del Papa Francisco en Armenia ha tenido lugar en la catedral de la Iglesia Apostólica de Armenia, a la que pertenece el 90% de los 3 millones de habitantes del país, en el complejo de Etchmiadzin, conocido como "el vaticano armenio". 

Las relaciones de la Iglesia Católica con la Iglesia de Armenia son muy buenas. Francisco entró a la catedral en procesión junto con su anfitrión, el patriarca Karekin II, Katolikós de Todos los Armenios, que pastorea a los fieles de esta iglesia, unos 7 millones en todo el mundo.

En el altar han besado la cruz, y el libro de los Evangelios. Tras darse un abrazo de paz, han recitado juntos el salmo 122 ("Que alegría cuando me dijeron vamos a la casa del Señor... orad por la Paz en Jerusalén").

En su primer discurso en el país caucásico, Francisco ha asegurado que “la fe en Cristo no ha sido para Armenia como un vestido que se puede poner o quitar en función de las circunstancias o conveniencias”, sino “una realidad constitutiva de su propia identidad, un don de gran valor que se debe recibir con alegría, y custodiar con atención y fortaleza, a precio de la misma vida”.

Por eso, el Pontífice ha pedido que el Señor bendiga a este pueblo “por este testimonio luminoso de fe, que muestra de manera ejemplar la poderosa eficacia y fecundidad del bautismo recibido hace más de mil setecientos años con el signo elocuente y santo del martirio, que ha sido un elemento constante” en su historia.

Por otro lado, ha dado las gracias también por el camino que la Iglesia Católica y la Iglesia Apostólica Armenia han recorrido “a través de un diálogo sincero y fraterno”, con el fin de llegar a compartir plenamente la mesa eucarística. Al respecto ha deseado que el Espíritu Santo ayude a realizar esa unidad, reconociendo la gran labor de Su Santidad Vasken I y Karekin I, san Juan Pablo II y Benedicto XVI.

En concreto, el Santo Padre ha recordado varias etapas particularmente significativas de este compromiso ecuménico.

Así ha mencionado la la conmemoración de los testigos de la fe del siglo XX, en el contexto del Gran Jubileo del año 2000; la entrega al patriarca Karekin II de la reliquia del padre de la Armenia cristiana, San Gregorio el Iluminador, para la nueva catedral de Ereván; la Declaración Conjunta de Juan Pablo II y de Karekin II, firmada en ese mismo lugar [que resolvía problemas teológicos debidos a malas traducciones desde la época del concilio de Calcedonia, en el 451; nota de ReL]; y las visitas que el patriarca ha hecho al Vaticano con motivo de grandes eventos y conmemoraciones.

El Pontífice, ha reconocido en su primer discurso en Armenia que, el mundo, desgraciadamente, está marcado por las divisiones y los conflictos, así como por formas graves de pobreza material y espiritual, incluida la explotación de las personas. Por eso se espera de los cristianos “un testimonio de mutua estima y cooperación fraterna, que haga brillar ante toda conciencia el poder y la verdad de la resurrección de Cristo”.

Asimismo, ha observado que el compromiso “paciente y renovado” hacia la plena unidad, la “intensificación de las iniciativas comunes” y “la colaboración entre todos los discípulos del Señor” con vistas al bien común, son “como luz brillante en una noche oscura, y una llamada a vivir también las diferencias en la caridad y en la mutua comprensión”.

Respecto al espíritu ecuménico, Francisco ha subrayado que “adquiere un valor ejemplar”, incluso fuera de los límites visibles de la comunidad eclesial, y “representa para todos una fuerte llamada a componer las divergencias mediante el diálogo y la valorización de lo que une”.

Por eso mismo, ha añadido que esto impide “la instrumentalización y la manipulación de la fe”, porque obliga a “redescubrir las genuinas raíces, a comunicar, defender y propagar la verdad” en el respeto de la dignidad de todo ser humano.

En esta misma línea ha reconocido que cuando “nuestro actuar” está inspirado y movido por la fuerza del amor de Cristo, “crece el conocimiento y la estima recíproca”, “se crean mejores condiciones para un camino ecuménico fructífero” y, al mismo tiempo, se muestra “una vía concreta y factible para armonizar los conflictos que desgarran la vida civil y producen divisiones difíciles de sanar”.

Francisco ha llegado a Armenia este viernes las 14.50 hora local (12.50 hora de Roma) tras un vuelo de tres horas y media. En el aeropuerto fue acogido por el presidente de la República, Serzh Sargsyan, junto con su mujer y el patriarca Karekin II.

Tras escuchar los himnos y los honores militares, se han presentado las delegación y finalmente el Santo Padre se ha traslado en coche a la sede apostólica de Etchmiadzin para esta visita de oración a la Catedral.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Necesitamos tu ayuda económica para seguir haciendo noticias como esta

DONA AHORA