Miércoles, 26 de enero de 2022

Religión en Libertad

El Papa en la mezquita de Bangui: «Quien dice que cree en Dios ha de ser también una persona de paz»

Zenit / ReL

Francisco en la mezquita de Bangui con el imán Moussa Naibi
Francisco en la mezquita de Bangui con el imán Moussa Naibi
El Papa Francisco inició su último día del viaje apostólico en República Centroafricana, visitando la mezquita de Koudoukou, que es la mezquita central de Bangui, en el barrio Kilómetro 5. Poco antes de llegar se detuvo en una escuela en la que saludó a algunos niños.

[En República Centroafricana aproximadamente la mitad  de la población es cristiana, un 15% es musulmana y un 35% practica religiones tradicionales africanas. No hubo problemas de violencia entre grupos religiosos hasta que Seleka, una alianza de grupos musulmanes con mercenarios de países islámicos intentó tomar el control del país por la fuerza en 2013. Muchos grupos de oposición que se organizaron contra Seleka (las milicias anti-balaka, es decir "antibandidos") pasaron a vengarse atacando y saqueando a los barrios o poblaciones musulmanas. Miles de musulmanes se han refugiado en parroquias y conventos católicos huyendo de la violencia anti-balaka. Nota de ReL].


Mezquita central de Bangui en los días previos a la llegada del Papa

El imán Tidiani Moussa Naibi le dio la bienvenida e indicó que la visita a la mezquita es un símbolo, y quiso reiterar que “las relaciones entre hermanos y hermanas cristianos y musulmanas son tan profundas, que ninguna maniobra podrá apagarlas o abolirlas”.

Añadió que si bien los autores de desórdenes podrán retrasar algunos proyectos conjuntos de cristianos y musulmanes en el país nunca podrán “destruir los lazos de fraternidad que unen sólidamente nuestras comunidades”.

El imán agradeció la solidaridad del mundo, de los diversos entes internacionales, y “no ignoramos ni olvidaremos jamás las decenas de jóvenes soldados de diferentes países que perdieron la vida para aportar la paz a nuestro pueblo”.

El líder musulmán añadió que “la solidaridad del mundo hacia el pueblo centroafricano se manifiesta hoy a través de vuestra visita a nuestro país y a la Mezquita central de Bangui.

El Imán precisó que el pueblo centroafricano no es violento. La violencia actual “es simplemente un momento de nuestra historia, un momento doloroso, deplorable, pero un momento solamente”. E indicó que la esperanza permite esperar en múltiples acciones que traerán la paz, en las elecciones libres y democráticas, a crear buenas condiciones para gestionar el Estado, “que conduce con coraje y constancia el Gobierno de transición”.

Al concluir el líder musulmán pidió: “Pueda el único Dios, el Omnipotente, y Omnisapiente, traer al paz a nuestro país. Una paz igual, justa y fértil”.


Unas niñas musulmanas entregan unas flores al Papa a su llegada a la mezquita de Bangui (foto de AFP)

Francisco: paz y fraternidad
El Papa respondió utilizando el mismo mensaje de "hermanos y hermanas" que había usado el imán.

"Cristianos y musulmanes somos hermanos. Tenemos que considerarnos así, comportarnos como tales", proclamó Francisco. Precisó que los últimos sucesos y la violencia que ha golpeado el país no "tuvo un fundamento precisamente religioso", porque la violencia "desfigura el Rostro de Dios". Dios es paz, recordó.

El Santo Padre agradeció los numerosos gestos de solidaridad que cristianos y musulmanes han tenido hacia sus compatriotas de otras confesiones religiosas.

E indicó que confía "en que las próximas consultas nacionales den al país unos representantes que sepan unir a los centroafricanos, convirtiéndose en símbolos de la unidad de la nación".

Texto completo del discurso del papa Francisco
Queridos hermanos, representantes y creyentes musulmanes: Es para mí una gran alegría estar con ustedes y expresarles mi gratitud por su afectuosa bienvenida. Agradezco particularmente al Imán Tidiani Moussa Naibi sus palabras de bienvenida. Mi visita pastoral a la República Centroafricana no estaría completa sin este encuentro con la comunidad musulmana.

Cristianos y musulmanes somos hermanos. Tenemos que considerarnos así, comportarnos como tales. Sabemos bien que los últimos sucesos y la violencia que ha golpeado su país no tenía un fundamento precisamente religioso.

Quien dice que cree en Dios ha de ser también un hombre o una mujer de paz. Cristianos, musulmanes y seguidores de las religiones tradicionales, han vivido juntos pacíficamente durante muchos años.

Tenemos que permanecer unidos para que cese toda acción que, venga de donde venga, desfigura el Rostro de Dios y, en el fondo, tiene como objetivo la defensa a ultranza de intereses particulares, en perjuicio del bien común. Juntos digamos «no» al odio, a la venganza, a la violencia, en particular a la que se comete en nombre de una religión o de Dios. Dios es paz, salam.

En estos tiempos dramáticos, las autoridades religiosas cristianas y musulmanes han querido estar a la altura de los desafíos del momento. Han desempeñado un papel importante para restablecer la armonía y la fraternidad entre todos. Quisiera expresarles mi gratitud y mi estima. Podemos recordar también los numerosos gestos de solidaridad que cristianos y musulmanes han tenido hacia sus compatriotas de otras confesiones religiosas, acogiéndolos y defendiéndolos durante la última crisis en su país, pero también en otras partes del mundo.

Confiamos en que las próximas consultas nacionales den al país unos representantes que sepan unir a los centroafricanos, convirtiéndose en símbolos de la unidad de la nación, más que en representantes de una facción. Los animo vivamente a trabajar para que su país sea una casa acogedora para todos sus hijos, sin distinción de etnia, adscripción política o confesión religiosa.

La República Centroafricana, situada en el corazón de África, gracias a la colaboración de todos sus hijos, podrá dar entonces un impulso en esta línea a todo el continente. Podrá influir positivamente y ayudar a apagar los focos de tensión todavía activos y que impiden a los africanos beneficiarse de ese desarrollo que merecen y al que tienen derecho.

Queridos amigos, los invito a rezar y a trabajar en favor de la reconciliación, la fraternidad y la solidaridad entre todos, teniendo presente a las personas que más han sufrido por estos sucesos. Que Dios los bendiga y los proteja.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda