Miércoles, 18 de septiembre de 2019

Religión en Libertad

El Papa preside la celebración de la Pasión del Señor

Cantalamessa predica el perdón y avisa: «Corremos el riesgo de ser el Pilato que se lava las manos»

La predicación del padre Cantalamessa se centró en la persecución que padece la Iglesia en todo el mundo y en la respuesta del perdón a que están obligados los cristianos.
La predicación del padre Cantalamessa se centró en la persecución que padece la Iglesia en todo el mundo y en la respuesta del perdón a que están obligados los cristianos.

Agencias / ReL

El predicador de la Casa Pontificia, Raniero Cantalamessa, reflexionó sobre la persecución que en la actualidad sufren miles de cristianos en todo el mundo, muchos de los cuales son asesinados a causa de su fe. El fraile capuchino habló ante el Papa Francisco del significado de Cristo como Ecce Homo y de todos los hombres que son imagen de este siervo sufriente en el mundo.

Sin misa ni consagración
Lo hizo durante la homilía del Viernes Santo en la Basílica de San Pedro presidida por el Pontífice, quien se postró en el suelo ante la Cruz como signo de adoración. Así, revestido con una casulla de color rojo que representa a la sangre del martirio, el Santo Padre realizó el gesto de la postración frente al Altar de la Confesión de la basílica y oró durante varios minutos. (Ver abajo en vídeo los dos minutos de la impresionante escena.)



Más tarde, fue ayudado a levantarse por dos ceremonieros pontificios, para dar inicio a la celebración que incluye la liturgia de la palabra y la adoración de la Cruz.

Este es el único día del año que no se oficia misa ni se realiza la consagración, aunque sí se reparte la comunión, como hicieron ciento veinte sacerdotes en la basílica de San Pedro.

El Papa escuchó recogido la primera lectura, el salmo responsorial y el Evangelio de la Pasión del evangelista San Juan, cantada por tres diáconos.

Mártires cristianos bajo nuestros ojos

Después, el predicador de la Casa Pontificia, Raniero Cantalamessa, realizó la homilía como cada Viernes Santo. El fraile tuvo un recuerdo especial por los cristianos asesinados por los terroristas islamistas del autodenominado Estado Islámico (ISIS) y pidió oraciones por todos los perseguidos.

“Los verdaderos mártires de Cristo no mueren con los puños cerrados, sino con las manos unidas. Hemos visto tantos ejemplos. Es Dios quien a los 21 cristianos coptos asesinados por el ISIS en Libia el 22 de febrero pasado, les ha dado la fuerza de morir bajo los golpes, murmurando el nombre de Jesús”. También recordó los 147 universitarios que fueron asesinados este miércoles en Kenia a manos de un grupo yihadista.

Para que se entendiera mejor la imagen del Ecce Homo, el predicador explicó el cuadro del mismo nombre del pintor flamenco del siglo XVI, Jan Mostaert, que se encuentra en el museo de la National Gallery de Londres.



“Jesús agoniza hasta el final del mundo en cada hombre y mujer sometido a sus mismos tormentos. ‘¡Lo habéis hecho a mí!’ (Mt, 25, 40): esta palabra suya, no la ha dicho solo por los que creen en Él; la ha dicho por cada hombre y mujer hambriento, desnudo, maltratado, encarcelado”, explicó el padre Cantalamessa.

Indiferencia mundial: el riesgo de ser como Pilato
Durante su intervención, denunció que se corre el riesgo de “las llagas sociales” como son “el hambre, la pobreza, la injusticia, la explotación de los débiles” terminen convirtiéndose “en abstracto”, en “categorías, no personas”.

El fraile capuchino quiso referirse sobre todo al “sufrimiento de los individuos” además “de las torturas decididas a sangre fría y realizadas voluntariamente, en este mismo momento, por seres humanos a otros seres humanos, incluso a niños”.

También ha señalado que “los cristianos no son las únicas víctimas de la violencia homicida que hay en el mundo”, pero “no se puede ignorar que en muchos países ellos son las víctimas designadas y más frecuentes”.

“¡Cuántos Ecce homo en el mundo! ¡Dios mío, cuántos Ecce homo!”, exclamó. “Cuántos prisioneros que se encuentran en las mismas condiciones de Jesús en el pretorio de Pilato: solos, esposados, torturados, a merced de hombres armados ásperos y llenos de odios, que se abandonan a todo tipo de crueldad física y psicológica, divirtiéndose al ver sufrir”. Pero no solo son las víctimas, sino también “los verdugos” porque muestran de lo que es capaz el hombre.

Sobre la persecución de los cristianos, aseguró que quizás nunca fue tan dura y recordó las de los primeros siglos de cristianismo. “Ha habido alguno que ha tenido la valentía de denunciar, en la prensa laica, la inquietante indiferencia de las instituciones mundiales y de la opinión pública frente a todo esto, recordando a qué ha llevado tal indiferencia en el pasado. Corremos el riesgo de ser todos, instituciones y personas del mundo occidental, el Pilato que se lava las manos”.

Perdón, mansedumbre, amor

Pero, en esta cruda realidad existe el perdón de Dios, cuya “grandeza divina consiste en que es ofrecido también a sus más encarnizados enemigos”, como el mismo Jesús hizo.

Y este tipo de perdón “tiene que estar inspirado por una caridad que perdona al prójimo, sin cerrar entretanto los ojos delante de la verdad, más bien intentando detener a los malvados de manera que no hagan más mal a los otros y a sí mismos”.

“Entonces, ¿seguir a Cristo es un volverse pasivo hacia la derrota y la muerte?”, se preguntó. “¡Al contrario! "Tengan coraje” porque “Cristo ha vencido al mundo, venciendo el mal del mundo. La victoria definitiva del bien sobre el mal, que se manifestará al final de los tiempos, ya vino, de derecho y de hecho, sobre la cruz de Cristo”.

Poco antes de concluir la homilía, el padre Rainiero Cantalamessa subrayó que “el verdadero Sermón de la montaña que ha cambiado el mundo no es entretanto el que Jesús pronunció un día en una colina de Galilea, sino aquel que proclama ahora, silenciosamente desde la cruz”. Así, “en el Calvario Él pronuncia un definitivo ‘¡no!’ a la violencia, oponiendo a ella no simplemente la no-violencia, sino aún más el perdón, la mansedumbre y el amor”.

Finalizó pidiendo “por nuestros hermanos en la fe perseguidos, y por todos los Ecce homo que hay en este momento en la faz de la tierra, cristianos y no cristianos”.

Antes del reparto de la comunión, el Papa y todos los cardenales y obispos presentes adoraron la Cruz expuesta ante toda la basílica y besaron los pies del Crucificado.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Miles de personas se perderán esta noticia si tu no nos ayudas

DONA AHORA