Domingo, 09 de agosto de 2020

Religión en Libertad

Antes había ordenado en San Pedro a 13 sacerdotes

Francisco: «¡Por favor, molestad a los pastores!» para recibir «la doctrina, la gracia y la guía»

El Papa encomendó a la Virgen María a todas las madres, cuyo día se celebra en Italia este domingo.
El Papa encomendó a la Virgen María a todas las madres, cuyo día se celebra en Italia este domingo.

ReL

En cuarto domingo después de Pascua es el llamado "del Buen Pastor", cuyo evangelio del día es el pasaje de San Juan en que se plantea esa bella imagen que, como dijo el Papa antes de rezar el Regina Caeli, nos permite comprender "el tipo de relación que Jesús tenía con sus discípulos, una relación basada en la ternura, en el amor, en el recíproco conocimiento y en la promesa de un don incomensurable".

Esa relación "es el modelo de la relación entre los cristianos y de las relaciones humanas. Hoy, como en tiempos de Jesús, muchos se proponen como pastores de nuestra existencia, pero sólo el Resucitado es el verdadero pastor que nos da la vida en abundancia... Escuchemos con mente y con corazón abiertos su Palabra para alimentar nuestra fe e iluminar nuestra conciencia y seguir las enseñanzas del Evangelio".

Este domingo se celebra la Jornada mundial de oración por las vocaciones sacerdotales, y Francisco acababa de ordenar 13 de ellos en la basílica de San Pedro. Tras enviarles un recuerdo, hizo la petición central de su mensaje de mediodía: "Que el Señor nos ayude a los pastores a ser siempre fieles al Maestro y ser guías sabios e iluminados del pueblo de Dios que se nos ha confiado".

El favor de molestar
"Y también a vosotros os pido un favor. Que nos ayudéis a ser buenos pastores", añadió. Luego recordó haber leído "algo bellísimo de cómo el pueblo de Dios ayuda a los obispos y sacerdotes a ser buenos pastores". Se trata de un escrito de San Cesáreo de Arlés (470-542), un Padre de la Iglesia que ponía este ejemplo: "Cuando el ternero tiene hambre va a la madre, a la vaca a pedir leche. Pero la vaca no le da enseguida la leche, lo tiene un poco consigo. Pero el ternero busca la ubre de la vaca para que baje la leche. Así vosotros tenéis que hacer con los pastores, dice San Cesáreo, llamad siempre a su puerta, a su corazón, para que os den siempre la leche de la doctrina, la leche de la gracia, la leche de la guía".

"Y os pido por favor, ¿eh?", continuó Francisco con su característica vehemencia, "os pido que importunéis a los pastores. ¡Molestad a los pastores! ¡A todos nosotros! Para que os demos la leche de la gracia, de la doctrina y de la guía. ¡Molestad pensando en esa imagen del ternero que pide a la madre que le dé de comer!".

A imitación de Jesús, continuó, el pastor "a veces se pondrá delante para indicar el camino, para sostener la esperanza del pueblo, otras veces estaré en medio de todos con su cercanía simple y misericordiosa, y en algunas circunstancias tendrá que caminar detrás del pueblo para ayudar a aquellos que se han ido quedando atrás": "Que todos los pastores sean así, pero vosotros... ¡importunad a los pastores para que os den la guía, la doctrina y la gracia!".

Ser fieles a la voz que llama

Luego citó la jornada mundial de oración por las vocaciones: "La llamada a servir a Jesús es entusiasmante y comprometedora, porque para que se realice es necesario entrar en una profunda amistad con el Señor. Recemos para que en este tiempo muchos jóvenes escuchen la voz del Señor, que corre el riesgo siempre de ser sofocada por otras muchas voces". E invitó a orar por alguien que quizá estaba allí mismo, en la Plaza, y sentía "esa voz que lo llama al sacerdocio": "Recemos por él".

Poco antes acababa de ordenar a 13 sacerdotes, entre ellos un venezolano, un chileno, un ecuatoriano y un brasileño, todos ellos del Colegio Diocesano Redemptoris Mater, concelebrando la misa con el cardenal Agostino Vallini, vicario de Roma, y con los obispos auxiliares de la diócesis.

En el mismo sentido del posterior Regina Caeli, durante la homilía Francisco recordó a los nuevos presbíteros: "Seréis predicadores del Evangelio, pastores del pueblo de Dios y presidiréis los actos de culto, sobre todo la celebración del sacrificio del Señor. Por el ejercicio del ministerio de la sagrada doctrina vais a ser partícipes de la misión de Cristo, el único Maestro. Leed y meditad asiduamente la Palabra del Señor para creer lo que habéis leído, para enseñar lo que habéis aprendido en la fe, para vivir lo que habéis enseñado. ¡Sea, por lo tanto, alimento para el pueblo de Dios vuestra doctrina, que no es vuestra, y vosotros no sois dueños de la doctrina! Es la doctrina del Señor y vosotros debéis ser fieles a la doctrina del Señor! Sea, por lo tanto, alimento para el pueblo de Dios vuestra doctrina. La alegría y el apoyo a los fieles de Cristo, el perfume de sus vidas, porque con la palabra y el ejemplo edificaréis la casa de Dios, que es la Iglesia. Y así vais a continuar la obra santificadora de Cristo. A través de vuestro ministerio, el sacrificio espiritual de los fieles se hace perfecto, porque unido al sacrificio de Cristo, con vuestras manos, en nombre de toda la Iglesia, se ofrece en el altar de la celebración de los santos misterios".

Texto íntegro de la homilía de Francisco en el domingo del Buen Pastor
Queridos hermanos, estos nuestros hijos y hermanos han sido llamados la orden del presbiterado. Como ustedes saben bien, el Señor Jesús es el único Sumo Sacerdote del Nuevo Testamento, pero también en Él todo el pueblo santo de Dios ha sido establecido pueblo sacerdotal. No menos importante entre todos sus discípulos, el Señor Jesús quiere escoger algunos en particular, para que ejercitando públicamente en la iglesia su nombre y el oficio sacerdotal en favor de todos los hombres para continúen su misión personal de Maestro, Sacerdote y Pastor. Después de una profunda reflexión vamos a elevar al Orden de los Presbíteros a nuestros hermanos, para que al servicio de Cristo, Sacerdote y Pastor, cooperen en la edificación del Cuerpo de Cristo, que es la Iglesia de Cristo: el pueblo de Dios es el templo santo en el Espíritu. Ellos, de hecho, serán configurados a Cristo, Sumo y Eterno Sacerdote, es decir, serán consagrados como verdaderos sacerdotes del Nuevo Testamento. Y con este título que les une a su obispo en el sacerdocio, serán predicadores del Evangelio, pastores del pueblo de Dios y presidirán los actos de culto, sobre todo la celebración del sacrificio del Señor.

En cuanto a ustedes, amados hijos, que van a ser promovidos al orden sacerdotal, consideren que por el ejercicio del ministerio de la sagrada doctrina van a ser partícipes de la misión de Cristo, el único Maestro. Dispensarán a todos aquella palabra de Dios, que ustedes mismos han recibido con alegría, de sus madres, de sus catequistas. Lean y mediten asiduamente la Palabra del Señor para creer lo que han leído, para enseñar lo que ha aprendido en la fe, para vivir lo que han enseñado. ¡Sea, por lo tanto, alimento para el pueblo de Dios su doctrina, que no es suya y ustedes no son dueños de la doctrina! Es la doctrina del Señor y ustedes han de ser fieles a la doctrina del Señor! Sea, por lo tanto, alimento para el pueblo de Dios su doctrina. La alegría y el apoyo a los fieles de Cristo, el perfume de sus vidas, porque con la palabra y el ejemplo edificarán la casa de Dios, que es la Iglesia. Y así ustedes van a continuar la obra santificadora de Cristo. A través de su ministerio, el sacrificio espiritual de los fieles se hace perfecto, porque unido al sacrificio de Cristo, con sus manos, en nombre de toda la Iglesia, se ofrece en el altar de la celebración de los santos misterios. Reconozcan, pues, lo que realicen, imiten lo que celebran, porque participando al misterio de la muerte y resurrección del Señor, llevarán la muerte de Cristo en sus miembros y caminarán con Él en una vida nueva.

Con el Bautismo agregarán nuevos fieles al pueblo de Dios; con el Sacramento de la Penitencia perdonarán los pecados en nombre de Cristo y de la Iglesia. Y aquí me quiero detener y pedirles que, por el amor de Jesucristo, no se cansen nunca de ser misericordiosos. Por favor, tengan esa capacidad de perdón que tuvo el Señor, que ¡no vino a condenar sino para perdonar! Tengan misericordia, tanta misericordia! Y si les viene el escrúpulo de ser demasiado “perdonadores” piensen en el santo cura del que les hablé que iba delante del Santísimo y decía: “Señor, perdóname si he perdonado demasiado, pero eres tú el que me ha dado el mal ejemplo de perdonar tanto”. Es así…Pero yo les digo verdaderamente, que siento tanto dolor cuando encuentro gente que no va a confesarse porque ha sido maltratada, muy mal, regañada; ¡han visto como les cerraban las puertas de la Iglesia en la cara! Por favor no hagan esto: misericordia, misericordia. El buen pastor entra por la puerta y la puerta de la misericordia son las llagas del Señor: si ustedes no entran en su ministerio por las llagas del Señor, ustedes no serán buenos pastores.Con el óleo santo darán alivio a los enfermos; celebrando los ritos sagrados y rezando la liturgia de las horas, serán la voz del pueblo de Dios, y de toida la humanidad. Concientes de haber sido elegidos entre los hombres para atender las cosas de Dios, ejerciten con alegría y caridad la obra sacerdotal de Cristo, buscando agradar a Dios y no a ustedes mismos.

Y piensen en lo que decía San Agustín de los pastores que buscaban agradarse a sí mismos y usaban las ovejas del Señor como alimento y para vestirse y para tener majestad de un ministerio que no se sabía si era de Dios. Participando en la misión de Cristo en comunión con su obispo empéñense en formar una sola familia, para unir a los fieles para conducirles a Dios Padre, por medio de Cristo, en el Espíritu Santo.

Tengan siempre ante los ojos el ejemplo del Buen Pastor, que no ha venido para ser servido, sino para buscar y salvar a los que están perdidos.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sin tu ayuda no podremos seguir haciendo noticias como ésta

DONA AHORA