Lunes, 19 de abril de 2021

Religión en Libertad

La pobreza, puerta de la alabanza

«Una Iglesia rica no tiene la gratuidad de la alabanza y envejece», previene el Papa

«Una Iglesia rica no tiene la gratuidad de la alabanza y envejece», previene el Papa
El Evangelio tiene que ser anunciado con sencillez y gratuidad: lo dijo el Papa Francisco en la Misa del martes 11 de junio en la Residencia Santa Marta.

El Santo Padre recordó además que, en la Iglesia, el testimonio de la pobreza "nos salva del convertirnos en meros organizadores de obras".

Y advirtió que cuando queremos hacer una “Iglesia rica”, la Iglesia “envejece”, “no tiene vida”. En la Misa, concelebrada, entre otros, por el arzobispo Gerhard Ludwig Müller, participaron sacerdotes y colaboradores de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Anunciar con sencillez
No lleven oro, plata o monedas en el cinturón”... El Pontífice desarrolló su homilía partiendo de la exhortación dirigida por Jesús a los Apóstoles enviados a anunciar el Reino de Dios.

Un anuncio, dijo, que el Señor “quiere que se haga con sencillez”. Aquella sencillez “que deja lugar al poder de la Palabra de Dios”, porque si los Apóstoles no hubieran tenido “confianza en la Palabra de Dios”, “quizás hubieran hecho otra cosa”.



El Obispo de Roma indicó la “palabra-clave” del mandamiento dado por Jesús: “Gratuitamente han recibido, den gratuitamente”.

Todo es gracia, recalcó, y “cuando nosotros pretendemos hacer en forma tal que la gracia es dejada de lado, el Evangelio no es eficaz”:

San Pedro no tenía cuenta bancaria
“La predicación evangélica nace de la gratuidad, del estupor de la salvación que viene y de aquello que yo he recibido gratuitamente, debo darlo gratuitamente. Ellos actuaron así desde el inicio. San Pedro no tenía una cuenta bancaria, y cuando tuvo que pagar los impuestos el Señor lo envió al mar a pescar un pez y encontrar la moneda dentro del pez, para pagar. Felipe, cuando encontró al ministro de economía de la reina Candace, no pensó: ‘Ah, bien, hagamos una organización para sostener el Evangelio…’ ¡No! No ha hecho un ‘negocio’ con él: anunció, bautizó y se marchó”.

El Reino de Dios, “es un don gratuito”, reflexionó el Papa, resaltando que, desde los orígenes de la comunidad cristiana, esta actitud ha estado sujeta a tentación.

Existe, precisó, “la tentación de buscar fuerza" por todos lados excepto en la gratuidad, mientras que “nuestra fuerza es la gratuidad del Evangelio”.

El Pontífice constató que “siempre, en la Iglesia, ha existido esta tentación". Y esto crea “un poco de confusión”, advirtiendo que así “el anuncio parece proselitismo, y por ese camino no se avanza”.

La gratuidad es poderosa
El Señor, agregó, “nos ha invitado a anunciar, no a hacer prosélitos”. Citando luego a Benedicto XVI, Francisco subrayó que “la Iglesia crece no por proselitismo, sino por atracción”. Y esta atracción viene del testimonio de “aquellos que desde la gratuidad anuncian la gratuidad de la salvación”:

“Todo es gracia. Todo. Y ¿cuáles son los signos de cuando un apóstol vive esta gratuidad? Hay tantos, pero sólo les señalo dos: primero, la pobreza. El anuncio del Evangelio debe ir por el camino de la pobreza. El testimonio de esta pobreza: no tengo riquezas, mi riqueza es sólo el don que he recibido, Dios. Esta gratuidad: ¡ésta es nuestra riqueza! Y esta pobreza nos salva del convertirnos en organizadores, empresarios… Las obras de la Iglesia se deben llevar adelante, y algunas son un poco complejas; pero con corazón de pobreza, no con corazón de inversión o de empresario, ¿no?”

La alabanza, una pobreza eficaz
“La Iglesia –agregó- no es una ONG: es otra cosa, más importante, y nace de esta gratuidad. Recibida y anunciada”. La pobreza, insistió, “es uno de los signos de esta gratuidad”. El otro signo “es la capacidad de alabanza: cuando un apóstol no vive esta gratuidad, pierde la capacidad de alabar al Señor”. Alabar el Señor, de hecho, “es esencialmente gratuito, es una oración gratuita: no pedimos, sólo alabamos”:

“Estas dos son señales del hecho que un apóstol vive esta gratuidad: la pobreza es la capacidad de alabar al Señor. Y cuando encontramos apóstoles que quieren hacer una Iglesia rica y una Iglesia sin la gratuidad de la alabanza, la Iglesia envejece, la Iglesia se convierte en una Organización No Gubernamental, la Iglesia no tiene vida. Pidamos hoy al Señor la gracia de reconocer esta gratuidad: ‘Gratuitamente han recibido, den gratuitamente’. Reconocer esta gratuidad, aquel don de Dios. Y también nosotros avanzar en la predicación evangélica con esta gratuidad”.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda