Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Viernes, 24 de noviembre de 2017

  Donar HEMEROTECA CONTACTO REGALA REL SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / Personajes
¡Con agua bendita reparan el ascensor!

Una familia con 3 niñas se muda para evangelizar en un barrio pobre musulmán de Marsella

Una familia con 3 niñas se muda para evangelizar en un barrio pobre musulmán de Marsella
Un niño con una planta verde, signos de esperanza en los barrios HLM, grises, sucios, empobrecidos, envejecidos

Eugénie Bastié/FigaroVox

26 noviembre 2014

En Ceux du 11ème étage (Los del decimoprimer piso, ndt), una familia católica cuenta su experiencia: vivir tres años en un barrio de alquileres bajos en el norte de Marsella, para ponerse al servicio de los más pobres. Es un testimonio lleno de lucidez y de esperanza.

«¡Vosotros sois franceses; normalmente, la gente como vosotros vive en chalets!»: con estas palabras fueron acogidos Amaury, Marie-Alix y sus tres hijas en en los barrios del norte de Marsella, donde ellos eligieron vivir durante tres años en una ciudad HLM [siglas para Habitation à Loyer Modéré - Vivienda de Renta Limitada. Sistema de viviendas privadas o públicas con alquileres bajos en Francia y también en Suiza, ndt].

Un poco como Simone Weil, que iba a las fábricas para hablar de Sófocles a los obreros y para vivir en su carne el sufrimiento de su condición; un poco como Cristo, que vino a la tierra para compartir la finitud del hombre, ellos han ido a las zonas dañadas de la Francia contemporánea para ir al encuentro de los pobres «entre nosotros».



Allí se les conoce como los «franceses del decimoprimer piso». Destacan por su catolicismo, los rizos rubios de sus hijas, su rechazo a tener televisión y ese absurdo deseo de ir deliberadamente al infierno.

En medio del barrio, en medio de cubos de basura tirados por las ventanas y de coches que se queman por nada, «tan inútiles como María a los pies de la cruz», ellos han elegido ir al encuentro del otro para «tejer vínculos de amistad y ponerse al servicio de las familias en dificultad».

Familias dañadas por matrimonios arreglados donde la pantalla plana sustituye a la vida común, atravesadas por la espiral infernal asistencia-consumismo.

Ancianos, de la primera generación, admiten descaradamente que votan a Marine Le Pen porque «hemos currado por este país que nos trata como menos que nada mientras subvenciona a gente que llega del mundo entero y que nunca ha pegado sello».

Jóvenes, unos drogados por los videojuegos, violentos, agresivos y obtusos, a los que nada les afecta.

Otros, que se encierran en un islam rigorista para escapar a la fealdad, pero con los que es posible por lo menos hablar de Dios.

Porque en el corazón del hormigón sin ideales «es con nuestros hermanos musulmanes con los que nosotros tenemos las más bellas discusiones de orden espiritual, lo que da a la relación una profundidad mucho más importante que con personas que no creen en nada», declara Amaury Guillem.

Tienen, sin duda alguna, una cierta ingenuidad conmovedora, que también puede exasperar. El agua bendita, empleada para echar a los camellos y reparar el ascensor. Un cierto carácter angelical: «Ves, los pequeños ángeles a los que rezamos cada mañana para que velen sobre nosotros, nos protegen» dice Amaury a su hija en medio de las piedras que los adolescentes del barrio se lanzan por encima de sus cabezas.

A veces hasta casi caen mal por haberse metido en este berenjenal hecho de ascensores estropeados, orina en las escaleras e insultos diarios.

Pero hay también pequeños milagros, resultado del trabajo subterráneo llevado a cabo por la perseverancia.



Rita, inmigrada italiana de la primera generación que vuelve a rezar el rosario.

Sabri, joven árabe que abandona la calle y decide voler al colegio después de su bautismo.

Esos jóvenes musulmanes que se van de colonias y se reconcilian con la naturaleza y la sencillez, cambiando la violencia por el silencio.

«¿Por qué mientras 20 jóvenes franceses se van al otro lado del mundo para ayudar a las personas, sólo 1 ó 2 eligen quedarse para servir a los pobres de nuestro país?» se pregunta al final del libro Amaury.

«Las periferias mueren por falta de amor», se atreve a decir él con una constatación que haría palidecer a sociólogos de pro.



Pero este libro no es un libro sociológico. Es por esto por lo que está lleno de esperanza.

«Hay que decir alto y claro que esta elección de ir a vivir en un HLM es una fuente de alegría».

Es un testimonio, una invitación a volver a encontrar la radicalidad del mensaje cristiano. «Si nosotros pudiéramos disponer de algún medio para detectar la esperanza, como el zahorí descubre el agua subterránea, acercándonos a los pobres veríamos torcerse entre nuestros dedos la varilla del avellano» escribió Bernanos, que Amaury Guillem cita al final del libro.

Cuando llegamos al final de las 200 páginas de este ardiente testimonio que tiene la pureza del Evangelio no podemos evitar la admiración. Tampoco la vergüenza. Porque tenemos ganas de decirnos las palabras de Bernanos a los cristianos a propósito de San Francisco de Asís: «Vosotros lo habéis aplaudido: ¡vosotros deberíais haberlo seguido!».

Eugénie Bastié es periodista de Le Figaro. También escribe para la revista Causeur

(Traducción de Helena Faccia Serrano, Alcalá de Henares)
Tu ayuda es vital para que Religión en Libertad vea la luz los 365 días del año
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
9 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

JESUS.bcn
27/11/2014
elicidades.
En estos barrios no todos son musulmanes, ni mucho menos.Además muchos musulmanes ya son nacidos en Francia y tienen otra mentalidad y forma de ver las cosas.
Han hecho lo que han creído que estaba bien y hay que felicitarles por su entrega a los pobres,pero no como asistrntes sociales, sino con sus vidas y con un espíritu y finalidad, religiosa.
No creo que haya que criticarles. Además falta más información (son de Marsella o de otra parte, de qué trabajaban,....)
Mi admiración más sincera.
ostraspedrín
27/11/2014
Coincido con el tenor de todos los comentarios.
Más o menos la mitad de la población francesa de origen europeo se declara atea o ignóstica, así que no hay que mudarse a un barrio musulmán para hacer evangelización.

Al igual que un español no necesita irse de misiones para evangelizar, puede empezar por sus propios conocidos, yo así lo hago.

De todas formas tienen libertad para hacerlo, claro, pero tienen la responsabilidad de sus hijas, que además por ser féminas valen menos que nada para la mayoría de los musulmanes.

Eso sí ya han conseguido salir en varios medios de comunicación.

Geacias.
Maite Braña
27/11/2014
Valientes con DIOS.
Aparte de esa puntualización ,admiro a esa valiente y entregada familia que decide ser sal y luz para los que les rodean.En el catecumenado hay muchas familias asi ,enhorabuena .
Maite Braña
27/11/2014
El dañino ´´buenismo´´.
De acuerdo con Teresa. Que mania de quitar importancia al asunto del terrorismo musulman. El dichoso ´´buenismo´´con los pobrecitos musulmanes ´que no todos son malos´´ .
Coran 8 ,dice algo asi: a los infieles cortarles la cabeza ,partirles los dedos...
Y dicen que con esos se puede hablar de Dios...de que Dios? porque desde luego nuestro Dios no es el suyo.
Es que hasta que nos pasen a cuchillo a todos no nos vamos a enterar de quien son esa gente?
Es que no se enteran de lo que están haciendo en el mundo.
Que desesperación.
Blanco
26/11/2014
Irresponsabilidad de paternidad.
Creo que están epniendo gravemente y de forma irresponsable e insensata, a sus hijas al desarraigo de su origen social cristiano, y a su deformación formativa cristiana. Y conozco más de un caso similar. Creo que son unos padres irresponsables.
Comares
26/11/2014
Ni Charles de Foucauld....

...un santazo moderno como la copa de un pino, parecido en casi todo al Señor, pudo convertir a un solo musulmán.
Es trabajo perdido, con riesgo de caer al final en melancolía. Y otras almas alejadas, pero mucho más receptivas que las islámicas, que nunca se beneficiarán del anuncio de Cristo.
Blanco
26/11/2014
Teresa, tienes toda la razón.
Pues yo estoy totalmente de acuerdo con el comentario de Teresa, al que no puedo añadir nada más relevante. Amén.
Teresa
26/11/2014
tienen 3 nenas, que deberían ser lo primero.
Muy bonito, muy hermoso,muy heroico, pero tienen 3 nenas, y, primero deberían pensar en ellas, los islámicos, no son angelitos, no hay más que ver las noticias, y, ya sé que no todos son terroristas, pero no se sabe cuales lo son, y, cuales no, porque lógicamente si tienen que disimular disimulan, en sus países, se persigue a los cristianos, no se permite levantar iglesias por qué va un cristiano a defenderlos en Europa, seguro que en Francia, hay cristianos, o gente de otra religión no islámicos que lo están pasando mal, incluso ateos, tal vez podrían acercarse a esos, sobre todo por sus hijas
Manuel
26/11/2014
Precioso.
Otra vez un reportaje precioso.

Las noticias más leídas

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS