Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

Si es que siempre me confieso de lo mismo

Guillermo Urbizu

19 septiembre 2010

 
 

Pues claro. Tampoco te creas tan original. ¿Y de qé te vas a confesar? Pues de esos pecados que tanto frecuentas por falta de fe y de lucha, por falta de amor y de confianza en Dios. No te acabas de creer que con Él puedes. Que no eres sólo tú. Y te acostumbras. “Soy así”, “no tengo remedio”, “es mi forma de ser (o de no ser)”, “nadie es perfecto”, “somos humanos”, etc. Pero ¡qué empeño el tuyo en pensar que no pasa nada a la hora de tantear la tentación! Ya lo creo que la tanteas, fiado de una supuesta experiencia o de tu fortaleza interior. Como si fuera un juego. Y caes. Estaba cantado. ¿Cómo no vas a caer si apenas rezas y buscas compensaciones y te justificas de mil estrafalarias maneras? Lo que tú crees vida interior apenas son unas avemarías o la apresurada misa del domingo o la bendición de la mesa. O puede que algo más, no lo niego. Es evidente tu falta de decisión, y la soberbia, y la pereza. ¿De verdad quieres ser santo? ¿O lo ves sólo como algo bonito, sí, y muy entrañable, pero al fin y al cabo lejano y demasiado incómodo o exigente?

Te cansas de caer, de ser tan repetitivo en tus pecados. Sientes vergüenza (a buenas horas). Más por ti que por amor a Dios. No, si malo no eres, pero te quedas en neutro, en apático. A medio camino de todo y de nada. Tibio no pocas veces. Es como si te diera igual. Que ya sé que no, que tu corazón quiere ser de Dios e ir al Cielo y tal. Bueno, ¿y para cuándo lo dejas? Pecar siempre vas a pecar, pero no vendría mal un poco de puesta a punto espiritual (para eso está la dirección espiritual, que orienta y exige), y dejar de engañarte de una vez con las medianías que sueles. ¡Cuánta compasión te tienes! Se trata de tomarte en serio a Dios, es decir, tu fe. Y el secreto de todo ello está en el amor, y el secreto del amor es la voluntad. El momento, la ocasión, el instante de decidirse. Hoy, ahora. Ya, por fin. Católico coherente, católico de frente. Confesándote con dolor y enmienda de lo mismo. Pues de lo mismo. Y con el mismo cura, si es posible. Esto es importante. Por aquello de ir a la raíz y al matiz, de sacar mayor fruto a la gracia del sacramento, de no conformarte. Sin buscar a otros sacerdotes comodines, no vaya a pensar el otro -cavilas-, el tuyo, que eres un desastre, un animal, un reincidente sin remedio o un solemne idiota.

Dios no se acostumbra a perdonarte. Te busca, te quiere. Le urge estar contigo (¿te urge a ti estar con Él?). Hay que ir rápido a confesarse. Raudo. A limpiar los ojos y el alma. A volver a empezar. Con más ímpetu en la piedad y en el testimonio de tu vida. Postrándote, de rodillas. Solo no puedes. Ni hablar. Es Dios el que te saca adelante, el que posa de nuevo en ti Su misericordia y logra que de cuando en cuando saborees la felicidad. Recuerda: “Jesús, mirándolo, lo amo”. Pues eso. Y eso es la confesión. Confesarse siempre de lo mismo es querer volver a Su mirada, es no conformarse con mentiras y tristezas lánguidas. ¿Te confiesas de lo mismo? Vale, bien, Satanás apunta siempre a tus puntos más débiles o desguarnecidos: a ese carácter que oscila o a ese corazón que se envilece. Confesarse es un acto de amor tan enorme que puede que perdamos de cuando en cuando conciencia de su magnitud eterna. Confesarse -si es de lo mismo pues de lo mismo y las veces que haga falta-, confesarse te digo es desear la santidad como único destino. Es confiar en Dios y desconfiar de todo aquello que nos aleje de Él.
Religión en Libertad existe gracias a tu ayuda
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
6 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

María de Betania
23/09/2010
Cada uno tiene su propio pecado.
El confesarse siempre de los mismos pecados es lógico porque los pecados dependen del carácter de la persona. Incluso hay pecados que se excluyen entre sí: los ambiciosos no suelen ser perezosos, los soberbios rara vez son envidiosos. Cada uno de nosotros tenemos uno o dos pecados en los que recaemos y puede haber otros que no los cometamos nunca. Lo importante es reconocer esos puntos flacos que tenemos porque hay mucha gente que no se conoce a si misma y, por lo tanto, la confesión es difícil para ellos.
Nova
22/09/2010
Justo Juez.
estoy de acuerdo que más que los pecados que buscamos sean perdonados, lo importante es reconocer esa búsqueda de santidad.
Elvira Sanjuan
21/09/2010
Somos débiles y nuestras debilidades son parte de nosotros mismos, .
son las que, al vencerlas, nos harán santos.
Samuel M
20/09/2010
Me pasa igual, no sé cómo no se cansa de perdonarme siempre lo mismo..
Y siempre hago firme propósito de enmienda. Pero vuelvo a caer. La tentación más grande es desistir, darme por vencido. La solución es no confiar en mis fuerzas sino en la Gracia de Dios, dejarme en sus manos, buscar su ayuda, pedir su protección.
Periquillo
20/09/2010
gracias.
gracias
JOSÉ MARÍA
19/09/2010
En la diana.
Gracias por su artículo. ´Magnífico. Todas las observaciones dan en el centro de la diana.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Guillermo Urbizu
El escritor y poeta Guillermo Urbizu llega a ReL con una apuesta contundente «O santo, o nada», título de su blog. Laico comprometido, Urbizu estudió Letras en la Universidad de Zaragoza y es miembro supernumerario de la prelatura del Opus Dei. Trabaja en el Colegio Mayor Universitario Miraflores de Zaragoza. Entre sus obras literarias destacan «Almateria», «Ser algo más» y «Entre dos infinitos», así como «Vía crucis para niños (y no tan niños)».

Guillermo Urbizu, es autor, editor y responsable del Blog O santo o nada, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO

Ver posts de otros meses

JUNIO 2013 (2 artículos)

MAYO 2013 (1 artículos)

ABRIL 2013 (2 artículos)

MARZO 2013 (4 artículos)

FEBRERO 2013 (1 artículos)

ENERO 2013 (3 artículos)

DICIEMBRE 2012 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (3 artículos)

OCTUBRE 2012 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (5 artículos)

AGOSTO 2012 (2 artículos)

JULIO 2012 (3 artículos)

JUNIO 2012 (2 artículos)

MAYO 2012 (3 artículos)

ABRIL 2012 (2 artículos)

MARZO 2012 (4 artículos)

FEBRERO 2012 (2 artículos)

ENERO 2012 (6 artículos)

DICIEMBRE 2011 (7 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (7 artículos)

OCTUBRE 2011 (7 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (6 artículos)

AGOSTO 2011 (12 artículos)

JULIO 2011 (10 artículos)

JUNIO 2011 (8 artículos)

MAYO 2011 (10 artículos)

ABRIL 2011 (8 artículos)

MARZO 2011 (9 artículos)

FEBRERO 2011 (11 artículos)

ENERO 2011 (18 artículos)

DICIEMBRE 2010 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (11 artículos)

OCTUBRE 2010 (13 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (15 artículos)

AGOSTO 2010 (14 artículos)

JULIO 2010 (13 artículos)

JUNIO 2010 (12 artículos)

MAYO 2010 (13 artículos)

ABRIL 2010 (11 artículos)

MARZO 2010 (11 artículos)

FEBRERO 2010 (13 artículos)

ENERO 2010 (11 artículos)

DICIEMBRE 2009 (12 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (14 artículos)

OCTUBRE 2009 (11 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (9 artículos)

AGOSTO 2009 (4 artículos)

JULIO 2009 (5 artículos)

JUNIO 2009 (8 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS