Martes, 11 de agosto de 2020

Religión en Libertad

Iglesia Católica

Hemos olvidado la Palabra

La divina proporción | Madrid | 14 marzo 2020

La Samaritana desconocía al Logos de Dios y vivía según la sociedad le indicaba que viviera. Había tenido varios esposos y ahora vivía con un hombre que tampoco era su esposo. Cristo sabe tocar justo en la herida del sinsentido de la vida de la Samaritana. Toca como un médico que busca sanar aunque genere un dolor durante la cura. A nosotros nos sucede igual. Vivimos adaptándonos a lo que la sociedad nos demanda y nos olvidamos del Logos de Dios.

El Padre pidió que escuchásemos a Cristo

La divina proporción | Madrid | 07 marzo 2020

El mundo sólo puede salvarse por medio de Cristo. Las apariencias sólo pueden engañarnos y hacernos creer que nosotros mismos u otras personas, somos segundos salvadores capaces de todo por medio de nuestras fuerzas humanas. La conversión es anterios al difrute del Reino de Dios. No podemos reconstruir la naturaleza humana con nuestra propia naturaleza herida. El agente que transforma es la Gracia de Dios. Nosotros, podemos dejar que humildemente actúe u oponernos a ello con nuestra soberbia.

El combate interior

La divina proporción | Madrid | 29 febrero 2020

¿Cómo debemos combatir? ¿Con organización, planificaciones o actuaciones? Nos desconcierta al hablar de humildad, extrema atención, negación de si mismo y oración. No se trata de crear itinerarios que durante años inviten a interminables reuniones socio-organizativas. Esto no cambia nada. Tampoco se trata de lanzar las mismas frases que llevamos lanzando desde hace décadas y que nada transforman en nosotros. Todo esto, a lo sumo, nos entretiene dejando a un lado lo sustancial.

El Arte de amar como Dios.

La divina proporción | Madrid | 22 febrero 2020

Actualmente parece que vivimos con el objetivo de organizar congresos, festejos, shows para llamar la atención social. Aparecer en los medios sociales parece ser el fin que justifica los medios que utilizamos. Nos parece que si no lo hacemos nadie nos tomará en cuenta y nos dejarán a un lado. Pero ¿Quién quiere ser bien visto en la sociedad? Cristo fue maltratado y despreciado por no ajustarse a las formas bien vistas en su tiempo.