Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

Saramago o la canonización de un Nobel

Jorge Enrique Mújica, LC

20 junio 2010

A estas alturas quizá ya muchos sepan que murió el escritor portugués José Sousa, mejor conocido como José Saramago (Azinhaga, 1922). Llama la atención la casi unánime pleitesía rendida a un escritor cuyo mérito fue la polémica, el insulto hacia lo cristiano y la adhesión inquebrantable al comunismo puro y rudo.
 
El que escribe ha tenido en sus manos dos obras de Saramago. La primera fue en mis tiempos de estudiante de letras, cuando uno desea devorar libros en el sano prurito de un mayor bagaje literario. Y reconozco que no fue agradable la experiencia y que casi pierdo la vocación de lector.
 
Si acepté leer una segunda obra –un par de años más tarde– fue por echar la culpa del primer disgusto a mi incipiente catadura de textos. Pero la experiencia no fue distinta con este autor y sí muy agradable y provechosa con otros. Para entonces ya tenía claro que la obra de una persona, su ideología y su vida, son casi siempre la misma cosa. Y en el caso de Saramago su vida, su ideología, y en buena parte también su obra, era el comunismo estalinista y el pensamiento de Kafka.
 
La influencia comunista le llevó a concebir un universo literario del cual era él el plenipotenciario. Fuera verdad: él era el criterio y única vara para medir. De ahí al pesimismo como fondo de su obra no hubo mucha distancia.
 
Y como el comunismo inventó que la religión era el opio del pueblo, Saramago no sólo lo reflejó en sus obras (por ejemplo Evangelio según Jesús, 2001; y Caín, 2010), sino también en sus recurrentes palabras hechas artículos al que más de alguno calificó de frecuentes exabruptos.
 
Entre algunos de sus exabruptos frecuentes recuerdo el ocurrido a raíz de la visita que a inicios de febrero de 2009 hiciera el cardenal Tarcisio Bertone, secretario de Estado del Vaticano, a España.
 
El entonces longevo escritor portugués radicado en España se desvivió en bufidos contra el Estado Vaticano, el Papa, los obispos y la Iglesia católica en general. En su blog (tan citado como poco leído) afirmó que esos señores –los obispos– se suponen “investidos de un poder que sólo nuestra paciencia ha hecho perdurar […] Se dicen representantes de un Dios en la tierra (nunca lo han visto y no tienen mayor prueba de su existencia) y se pasean por el mundo sudando hipocresía por todos los poros”. No decía por qué, pero los intelectuales de salón evitaban poner objeción al dixit saramaganiano.
 
Y más adelante continuaba la arremetida: “Ante el lento pero implacable hundimiento de este Titanic que es la Iglesia católica, el Papa y sus acólitos, nostálgicos de un tiempo en que operaban de modo criminal, el trono y el altar, recurren e todos los medios […] para inmiscuirse en la gobernación de los países…”.
 
Por entonces las críticas de Saramago fueron contestadas, nada menos, por un reconocido protestante español, el también escritor César Vidal. En un artículo publicado por el diario La Razón (Cf. El exabrupto de Saramago, 10.02.2009), Vidal decía: “…Saramago hace referencias a la Inquisición y a las ventajas fiscales del clero. No creo que existan ya católicos que defiendan la Inquisición, pero Saramago aún no entona el “mea culpa” por su apoyo al comunismo que se llevó por delante cien millones de vidas en el siglo pasado. Por lo que se refiere al privilegio fiscal, durante años me pregunté por qué Saramago no vivía en su país de origen y tributaba ahí para bien de sus compatriotas”.
 
Los desplantes irónicos de Saramago (más irónicos después de que le dieron el Nobel) se multiplicaron con el tiempo. Desde la tierra que no era su patria, Saramago lanzó y lanzó invectivas contra la fe de millones de personas.
 
La última de ellas fue en octubre de 2009 al publicar su última obra titulada “Caín”. En esa ocasión su aquelarre fue específicamente contra la Biblia a la que tachó de “manual de malas costumbres, un catálogo de crueldad”. En su país de origen no fueron pocas las desvinculaciones respecto a un escritor que parecía desconocer el gaje del propio oficio. Así, el conocido bestseller Miguel Souza Tavares dijo que en Saramago todo es vanidad y corrupción mientras que la revista GP le llamaba “loco por publicidad”.
 
Curioso que la misma persona que gustaba de recordar insistentemente la inquisición y las cruzadas (con más tufillo de leyenda que de realidad histórica), pasara de largo a los campos de concentración del comunismo que defendía los así llamados Gulags, con sus millones de víctimas.
 
Ahora que Saramago pasó al encuentro con el Dios de Caín –y de Abel– todo lo anterior no se dice, pero convenientemente se olvida. De otro modo la canonización laica no podría colocarle en el pedestal del santoral de los Nobel.
Religión en Libertad es gratis… pero necesita de tu ayuda para que siga existiendo
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
7 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

Teologo de la liberación
22/06/2010
Más Saramago y Más Monsiváis por siempre.
Oj-alá ( Quiera Dios) que sigan existiendo seres tan singulares como Saramago y Monsiváis que tanta falta le hacen al mundo para con sus ideas irreverentes, o exabruptas, poner de manifiesto los velos de hipocresía, doble discurso y preservación de imagen que instituciones como la Iglesia Católica se empeñan en sostener desde la cúpula, a pesar de que el mensaje cristiano de manera muy distinta, sigue permeando, curiosamente a través de los pobres, los excluidos, los olvidados, esos, por los que habitualmente Saramago y Monsiváis, empeñaron buna parte de su vida y su obra.
DeC
21/06/2010
Descanse en paz.
Que José Saramago no tuviese ningún empacho en seguir siendo comunista a pesar de que esa ideología ha sido, con mucho, la más totalitaria y criminal de la historia, es un síntoma claro de que Don José carecía en absoluto de lucidez -quizás por padecer de ceguera voluntaria-, o de que estaba infectado por el virus de la mala fe. Su veneración por Fidel Castro abunda en el mismo diagnóstico. Como intelectual comprometido y personaje cívico ha sido mucho peor que un cero a la izquierda: negativo a más no poder.
Respecto a sus libros, no puedo ni debo opinar, porque no he leído ninguno. Me los prohibí a mí mismo por simple higiene mental.

Heston
21/06/2010
Saramago.
Solo dire de Saramago tres cosas: Odiaba el cristianismo y la sola mención de Dios. Pero ahora contempla a verdad clara y sin venda alguna.brbrAdmiraba el comunismo más obtuso del mundo de ahi que fuera alagado por sus herederos: Chavez.brbrY tercero no he leido niun libro suyo no pienso hacerlo ahora, aun así respeto a quienes lo hacen. Con respecto al Nobel para que lo concedan por lo que se ve hay que ser de izquierda.comentarioscomentarios
Jorge Arias
21/06/2010
Saramago y Monsivais.
Que triste es ver como instituciones como el ´´nobel´´ y otras, no paran de elogiar pseudo- intelectuales que tienen como similitud su odio por la realidad sea de quien sea, además de un odio viceral por la Iglesia católica y todo lo que ella representa; Saramago y Monsivais, cada uno desde su rincón, continuaban con esa tendencia. Que lamentable que para ser intelectual famoso en estos días se tenga que cumplir con los requisitos de ignorancia y odio velado, característico de estos señores.
Pepe
21/06/2010
Condenado al olvido.
Con que pase un poco de tiempo, de este escritor no se acordará ni los masones de los premios nobel, porque representaba un papel, era un solo un títere más de su tiempo, y un defensor del totalitarismo comunista.
Nova
21/06/2010
El Nobel.
´´¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo entero, si al final pierde su alma?´´, dice el Señor.

Desgraciado Saramago, que Dio se apiade de ti.
Manuel de María
20/06/2010
Al final mi Corazón Inmaculado triunfará..
Los masones y sus acólitos se lo guisan y se lo comen, y la tropa ´´enterada´´ y la ignara van detrás aplaudiendo. Da pena y asco ver a toda la tropa repitendo la antífona. Toda la tropa. Sólo en Dios está nuestra esperanza, y en los que se dejan llevar por su Santo Espíritu. La Madre ha aplastado la cabeza de la serpiente, y no pasará de acechar su talón. Lo ha prometido: al final mi Inmaculado Corazón triunfará.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Jorge Enrique Mújica, LC
Jorge Enrique Mújica, LC, ha sido coordinador de la sección española de la oficina de prensa del Centro de Estudios Superiores, en Roma, donde también es profesor de estilo de ideas y retórica. Tiene estudios en lenguas clásicas y humanidades por el Centro de Humanidades de Salamanca, España; filosofía por el Ateneo Pontificio Regina Apostolorum; además de diplomados de especialización en teatro, por la Universidad de Guanajuato; de comunicación oral y escrita, por el Centro de Estudios Superiores. Actualmente cursa el máster en Iglesia, Ecumenismo y Religión, en la facultad de teología del Ateneo Pontificio Regina Apostolorum. Ha sido parte del equipo de trabajo del director territorial (provincial) de los Legionarios de Cristo, en Monterrey, México; imparte pláticas sobre ética de las comunicaciones sociales, además de ser editor y jefe de redacción del semanario Análisis y Actualidad y colaborador del programa de radio “Escuela de la fe” de la red Radio Guadalupe, en Texas. Desde el segundo semestre de 2010 reside en la sede de la dirección general de los Legionarios de Cristo, en Roma, donde colabora como parte del equipo de trabajo de la secretaría general de la congregación. Periodista acreditado para ForumLibertas.com y blogger de ReligionenLibertad.com. Publica ordinariamente en diferentes medios de comunicación y es consultor en ética de las comunicaciones sociales en el conocido portal Catholic.net. Perfil de Twitter: http://twitter.com/mujicaje.

Jorge Enrique Mújica, LC, [email protected], es autor, editor y responsable del Blog Análisis y actualidad, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO

Ver posts de otros meses

SEPTIEMBRE 2017 (1 artículos)

JUNIO 2016 (2 artículos)

MAYO 2016 (4 artículos)

FEBRERO 2016 (1 artículos)

DICIEMBRE 2015 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (2 artículos)

OCTUBRE 2015 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (5 artículos)

AGOSTO 2015 (4 artículos)

JULIO 2015 (3 artículos)

JUNIO 2015 (7 artículos)

MAYO 2015 (2 artículos)

ABRIL 2015 (1 artículos)

MARZO 2015 (4 artículos)

FEBRERO 2015 (1 artículos)

ENERO 2015 (9 artículos)

DICIEMBRE 2014 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (11 artículos)

OCTUBRE 2014 (14 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (9 artículos)

AGOSTO 2014 (1 artículos)

JULIO 2014 (2 artículos)

JUNIO 2014 (7 artículos)

MAYO 2014 (12 artículos)

ABRIL 2014 (9 artículos)

MARZO 2014 (7 artículos)

FEBRERO 2014 (10 artículos)

ENERO 2014 (10 artículos)

DICIEMBRE 2013 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (10 artículos)

OCTUBRE 2013 (10 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (9 artículos)

AGOSTO 2013 (11 artículos)

JULIO 2013 (5 artículos)

JUNIO 2013 (10 artículos)

MAYO 2013 (13 artículos)

ABRIL 2013 (13 artículos)

MARZO 2013 (11 artículos)

FEBRERO 2013 (17 artículos)

ENERO 2013 (10 artículos)

DICIEMBRE 2012 (11 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (13 artículos)

OCTUBRE 2012 (14 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (17 artículos)

AGOSTO 2012 (15 artículos)

JULIO 2012 (7 artículos)

JUNIO 2012 (18 artículos)

MAYO 2012 (17 artículos)

ABRIL 2012 (15 artículos)

MARZO 2012 (13 artículos)

FEBRERO 2012 (17 artículos)

ENERO 2012 (19 artículos)

DICIEMBRE 2011 (19 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (16 artículos)

OCTUBRE 2011 (17 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (13 artículos)

AGOSTO 2011 (13 artículos)

JULIO 2011 (8 artículos)

JUNIO 2011 (13 artículos)

MAYO 2011 (11 artículos)

ABRIL 2011 (21 artículos)

MARZO 2011 (19 artículos)

FEBRERO 2011 (13 artículos)

ENERO 2011 (22 artículos)

DICIEMBRE 2010 (16 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (17 artículos)

OCTUBRE 2010 (15 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (14 artículos)

AGOSTO 2010 (11 artículos)

JULIO 2010 (9 artículos)

JUNIO 2010 (18 artículos)

MAYO 2010 (1 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS