Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog
¿Qué fieles necesita la Iglesia?

¿Qué fieles necesita la Iglesia?

La divina proporción

20 septiembre 2017


Es curioso ver que muchas personas se preguntan actualmente por la iglesia "que necesitamos" o "que nos gusta". Buscan una iglesia hecha a medida del ser humano y llena de cómodas apariencias. Digo apariencias porque más allá de la tramoya que nos venden, detrás del marketing, de las estructuras organizativas, Dios no está presente. Con frecuencai nos encontramos con una iglesia humana que cree en Dios lejano e indiferente. Tristemente, cuando decimos que hay que reformar la Iglesia nos dedicamos a crear estructuras humanas, a destruirlas si nos disgustan, a pintarlas de otros colores y nos olvidamos de Dios.

Vivimos un tiempo convulso en el que lo que predomina es la liquidez social. Nada está fijo, todo cambia, todo se ajusta a lo que le interesa a quienes manejan los hilos sociales.  La Iglesia, comprendida como estructura humana, no es más que una de millones Torres de Babel que tienden a desaparecer. La Iglesia como presencia del Reino de Dios en la Tierra, no corre peligro alguno. Es obra de Dios no de caducos e incapaces seres humanos. Las Iglesia reúne a quienes aceptaron la invitación al banquete (Mateo 22,1-14). Quienes se afanan construyendo Torres de Babel, no hicieron caso alguno a los mensajero. La institución eclesial siempre está en crisis y actualmente esta crisis es dura. Es dura porque nos sobran demasiadas apariencias e hipocresías.

¿Qué hacer frente a la crisis eclesial que vivimos? La respuesta la dio el Señor la Joven Rico: negarnos a nosotros mismos, tomar nuestra cruz y seguir sus pasos. Todo lo que no siga estas indicaciones conlleva destruir unas estructuras, para construir otras. Destruir una Torre de Babel que ya no es del gusto de los interesados, para construir otra Torre de Babel más actual y bien vista. Sin duda es necesario ser críticos, pero sin perder de vista que todo lo que conlleva complicidades humanas, no es parte de la Iglesia.

Ante todo tenemos que ser conscientes que la Iglesia no es propiedad de nadie. La Iglesia es propiedad de Dios. ¿Qué le dijo Cristo a Pedro frente al lago de Galilea? “tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré Mi iglesia; y las Puertas del Hades no prevalecerán contra ella” (Mt 16, 18). ¿Quién construye la Iglesia: Cristo. En el mejor caso, podemos ser herramientas en manos de Dios, pero nunca somos constructores de algo nunca se marchitará. Los poderes de la muerte, de la corrupción, de los egoísmos e hipocresías no tienen nada que hacer frente a la asamblea de convocados por Cristo. El Reino de Dios no es de este mundo. Si lo fuera, las legiones de Dios arrasarían todo lo que no cumple su sagrada Voluntad (Jn 18, 36).

La Iglesia siempre ha sido un resto fiel que vive y pervive dentro de las apariencias del mundo. Este resto no es un gueto de selectos elegidos, sino un reducto donde los pecadores arrepentidos adoran a Dios en Espíritu y Verdad (Juan 4, 23).

Las primeras comunidades cristianas "gozaban de la admiración del pueblo". Actualmente, las estructuras eclesiales o gozan de gran estima popular. Hay muchas personas que hacen suyos los tópicos "creo en Jesucristo pero no creo en la Iglesia" o la frase atribuida a Gandhi: "creo en Jesucristo pero no creo en los cristianos". Es evidente que no podemos creer en estructuras que generan guetos, odios internos y que se alían con las tendencias políticas afines a los intereses del momento. Antes eran los poderes de derechas, ahora también se coquetea con las izquierdas, si se dejan. ¿Quién puede creer en Torres de Babel que terminan por caer sobre nosotros, destrozando la unidad eclesial?

La Iglesia se representa como una Barca, ya que se ajusta perfectamente a al entendimiento que Cristo nos legó. Una barca, que al igual que el banquete de bodas, deja entrar a quien realmente se sabe pecador y busca la redención. Como en banquete de bodas, quien se cuela de forma inadecuada, termina fuera. Ojo lo dice Cristo mismo. Lean el Evangelio si tienen dudas. La Iglesia es signo de salvación, pero como todo signo, debe ser aceptado y entendido en plenitud para que tenga significado. No es una etiqueta postmoderna que nos sirva para ser bien vistos.

Benedicto XVI envió un mensaje muy interesante a la archidiócesis de Colonia, en Alemania, con ocasión del funeral del card. J. Meisner. En este mensaje vemos el sentido de Barca-Iglesia y de la necesidad de pastores que sepan sostener tantas personas que se sienten desorientadas en estos momentos:

Lo que me impresionó especialmente en la última conversación con el fallecido cardenal fue la serenidad sosegada, la alegría interior y la confianza que él había encontrado. Sabemos que para él, pastor y cura apasionado, fue difícil dejar su oficio, justamente en una época en la Iglesia necesita en forma especialmente apremiante pastores convincentes que resistan la dictadura del espíritu de la época y vivan y piensen decididamente la fe. Pero mucho más me conmovió percibir que en este último período de su vida él había aprendido a soltarse y vivía cada vez más de la profunda certeza que el Señor no abandona a su Iglesia, aunque a veces la barca está a punto de zozobrar.

Benedicto XVI nos dice, ante todo, que la Iglesia no corre peligro de desaparecer, aunque haya partes caducas que se pudran con el tiempo y caigan con estrépito al suelo. La Iglesia no es una “comunidad servidora del mundo”, como algunos quieren hacernos pensar. Una gran ONG, un reducto de voluntarios solidarios con los que contar cuando son necesarios. Cristo nos lo dejó muy claro: “Si el mundo los odia, sepan que antes me ha odiado a Mí. Si ustedes fueran del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero como no son del mundo, sino que Yo los escogí de entre el mundo, por eso el mundo los odia.” (Jn 15, 18-19)

¿Qué fieles necesita la Iglesia? Necesitamos servidores de Cristo, no  servidores del mundo ni de las estructuras mundanas que están incrustadas dentro del Iglesia. Seamos servidores de Dios imitando a María. Seamos sencillos servidores del Señor. Herramientas inútiles que cobran sentido en manos de Dios. Señor, hágase Tu Voluntad en nosotros.
Religión en Libertad es gratis… pero necesita de tu ayuda para que siga existiendo
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Néstor Mora Núñez
Soy católico, casado con tres hijos en el mundo. Nací en 1965 en San José (Costa Rica) de padre costarricense y madre española, por lo que me enorgullezco de ser español de América. Estudié en colegio Santa Catalina de Sena en Costa Rica y San Felipe Neri en Cádiz (España). Mi formación universitaria parte de la ingeniería electrónica, pero ha ido evolucionando hacia el campo de los computadores, conocimiento y nuevas tecnologías de la información.

En el plano de servicio a la Iglesia me ocupo del diseño y mantenimiento de diversas webs de asociaciones católicas y la web de mi parroquia.

Néstor Mora Núñez, es autor, editor y responsable del Blog La divina proporción, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
OCTUBRE 2017

El vestido de Boda no es un disfraz
SEPTIEMBRE 2017

Las aguas eclesiales bajan turbias

¿Qué fieles necesita la Iglesia?

La política apoya a Ganesha y al credo multicultural

Reunidos ¿Nombre de Cristo o en nombre de la multiculturalidad?

Ver posts de otros meses

AGOSTO 2017 (3 artículos)

JULIO 2017 (15 artículos)

JUNIO 2017 (1 artículos)

MAYO 2017 (6 artículos)

ABRIL 2017 (4 artículos)

MARZO 2017 (5 artículos)

FEBRERO 2017 (4 artículos)

ENERO 2017 (8 artículos)

DICIEMBRE 2016 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (5 artículos)

OCTUBRE 2016 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (10 artículos)

AGOSTO 2016 (8 artículos)

JULIO 2016 (11 artículos)

JUNIO 2016 (12 artículos)

MAYO 2016 (13 artículos)

ABRIL 2016 (12 artículos)

MARZO 2016 (15 artículos)

FEBRERO 2016 (9 artículos)

ENERO 2016 (13 artículos)

DICIEMBRE 2015 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (11 artículos)

OCTUBRE 2015 (9 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (13 artículos)

AGOSTO 2015 (13 artículos)

JULIO 2015 (12 artículos)

JUNIO 2015 (13 artículos)

MAYO 2015 (11 artículos)

ABRIL 2015 (10 artículos)

MARZO 2015 (13 artículos)

FEBRERO 2015 (12 artículos)

ENERO 2015 (13 artículos)

DICIEMBRE 2014 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (13 artículos)

OCTUBRE 2014 (13 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (12 artículos)

AGOSTO 2014 (14 artículos)

JULIO 2014 (12 artículos)

JUNIO 2014 (11 artículos)

MAYO 2014 (10 artículos)

ABRIL 2014 (13 artículos)

MARZO 2014 (11 artículos)

FEBRERO 2014 (11 artículos)

ENERO 2014 (9 artículos)

DICIEMBRE 2013 (11 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (12 artículos)

OCTUBRE 2013 (12 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (13 artículos)

AGOSTO 2013 (5 artículos)

JULIO 2013 (13 artículos)

JUNIO 2013 (13 artículos)

MAYO 2013 (12 artículos)

ABRIL 2013 (11 artículos)

MARZO 2013 (14 artículos)

FEBRERO 2013 (10 artículos)

ENERO 2013 (12 artículos)

DICIEMBRE 2012 (14 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (12 artículos)

OCTUBRE 2012 (11 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (11 artículos)

AGOSTO 2012 (11 artículos)

JULIO 2012 (12 artículos)

JUNIO 2012 (11 artículos)

MAYO 2012 (11 artículos)

ABRIL 2012 (12 artículos)

MARZO 2012 (13 artículos)

FEBRERO 2012 (15 artículos)

ENERO 2012 (12 artículos)

DICIEMBRE 2011 (11 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (12 artículos)

OCTUBRE 2011 (11 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (12 artículos)

AGOSTO 2011 (14 artículos)

JULIO 2011 (15 artículos)

JUNIO 2011 (12 artículos)

MAYO 2011 (13 artículos)

ABRIL 2011 (11 artículos)

MARZO 2011 (1 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS