Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Martes, 20 de febrero de 2018

  Donar HEMEROTECA CONTACTO REGALA REL SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / Opinión

Público y la Revolución permanente


Público ofertó a sus lectores, como otra más de las diversas promociones dirigidas a su difusión, el libro «La Revolución permanente», de… ¡León Trotsky! Casi nada.



F.J. Vaquero Oroquieta

12 noviembre 2009

Dice el refrán que «la cabra siempre tira al monte». Mucha sabiduría en tan pocas palabras; si bien en esta ocasión el polémico y exitoso empresario de la comunicación Jaume Roures y su diario Público sean las cabras; y el trotskismo, el monte.
 
Así, el pasado sábado 7 de noviembre, Público ofertó a sus lectores, como otra más de las diversas promociones dirigidas a su difusión, el libro «La Revolución permanente», de… ¡León Trotsky! Casi nada. Todo un clásico. ¿De qué? ¿De la cultura de izquierdas?, ¿del marxismo?... ¿o del terrorismo y del genocidio?
 
De entrada, ¿quién fue León Trosky?     
 
Lev Davídovich Bronstein, es decir, León Trotsky, nació en Ucrania en 1879 y murió asesinado en Coyoacán, México, el 21 de agosto de 1940. Fue uno de los protagonistas más decisivos de la revolución bolchevique de 1917 en Rusia. Ganándose la confianza de Lenin, organizó el feroz Ejército Rojo que derrotaría a los Ejércitos Blancos contrarrevolucionarios y a varios ejércitos extranjeros en la guerra civil. Pero también destacó en el frente interior reprimiendo a cualquier disidente, real o ficticio, al Partido Comunista bolchevique y al nuevo régimen. Opuesto a Stalin, terminó exiliándose de la URSS. Escribió numerosos textos teóricos, entre ellos el que ha originado este comentario, y organizó toda una tendencia del movimiento comunista internacional: el trotskismo. Inicialmente denominada Cuarta Internacional, enfrentada a los diversos partidos comunistas «oficiales», eclosionó en numerosas facciones en las décadas siguientes. Todavía hoy no pocos partidos de todo el mundo –generalmente minúsculos- se consideran sus herederos.
 
Pues uno de esos partidos fue la española Liga Comunista Revolucionaria, en la que militó antaño Jaume Roures y otros queridos «compañeros». Fundada en 1971, todavía encontramos a algunos supervivientes de aquella aventura, después de unificaciones varias, escisiones, coaliciones, expulsiones, etc., en el partido Izquierda Anticapitalista; y a los más espabilados, en el PSOE y aledaños. Una añorada militancia de la que Roures no sólo no se avergüenza, sino de la que se enorgullece. No obstante, ¿se imaginan si un empresario, de análoga relevancia, proclamara con orgullo un pasado nazi, por ejemplo? En fin, otro ilustre miembro del elitista club de la izquierda del caviar que no renuncia a hacer la revolución… a su manera. ¿Los ingredientes?: progresismo a ultranza, adicción a todo «ismo» que suene a post marxista, anticatolicismo, buenos contactos, altísimas influencias, dinero y más dinero… y mucho morro. Morro fino, eso sí. ¿Y la coherencia y austeridad revolucionarias? Pues para los demás; sobre todo para los católicos.
 
Desde el imaginario izquierdista, a León Trotsky se le ha presentado con una acrítica imagen romántica: la del revolucionario insobornable e intransigente asesinado por orden de Stalin. Un revolucionario puro y «limpio». ¿Seguro? Hagamos un poco de historia.
 
En el verano de 1918 los bolcheviques rusos se encontraban en una situación desesperada. Existían varios frentes militares abiertos en el Don, Ucrania y a lo largo de la ruta del Transiberiano. Estallaron 140 revueltas en su contra, particularmente entre los campesinos. Lenin reaccionó enérgicamente y sin piedad. Ya en agosto los bolcheviques empezaron a realizar fusilamientos masivos, requisas, campos de concentración, tomas de rehenes… Lenin y sus colaboradores idearon y ejecutaron el instrumento adecuado a sus más delirantes objetivos: un decreto denominado «Sobre el terror rojo». Y uno de sus más exactos cumplidores fue León Trotsky. No se conoce con exactitud el número de ejecuciones que le siguieron, pero se calcula que, a lo largo de los dos meses siguientes, oscilaría en torno a las 15.000. Y ello sólo constituyó una primera oleada: vendrían otras muchas a lo largo de los años siguientes. En la URSS inicialmente…y en un tercio del mundo en las décadas siguientes; alcanzado la categoría de genocidio en no pocas ocasiones.
 
Pero ese terror terminó volviéndose en contra del propio Trotsky, al igual que de otros cientos de miles de apasionados comunistas convertidos arbitrariamente en enemigos de la ortodoxia estalinista. Pero su sacrificio no impide el juicio histórico: Trotsky fue uno de los responsables y eficaces ejecutores iniciales del terror rojo; semilla de futuros genocidios y crímenes de todo tipo perpetrados durante décadas en nombre de esa ideología inhumana. Y da igual su apellido: estalinista, maoísta, marxista-leninista… trotskista.
 
No. El empleo indiscriminado del terror como herramienta del poder político, en el campo comunista, no fue obra exclusiva de unos dementes estalinistas, quienes habrían distorsionado los ideales de la «auténtica revolución», tal y como nos la siguen presentando muchos santurrones progres; algunos de ellos ex-trotskistas. El terror empezó con un Lenin muy consciente de las decisiones que adoptaba. Pero también el propio Trotsky invocó al «terror rojo» como una herramienta ineludible en el camino resuelto hacia la revolución. La experiencia de los comunistas españoles –más o menos trotskistas- del POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista) lo acredita. Nin, Maurin y sus seguidores, contribuyeron al desencadenamiento de la guerra civil, a su sostenimiento, y al establecimiento de un régimen de terror revolucionario despiadado con sus enemigos… Y fueron devorados por otros comunistas más implacables, poderosos y decididos (el entonces estalinista PCE y la todopoderosa NKVD rusa).
 
El trotskismo, desde su teoría de la «revolución permanente», ha efectuado además, no lo olvidemos, notables aportaciones teóricas y prácticas al terrorismo moderno; especialmente en la década de los 70 del pasado siglo. Recordemos, por ejemplo, al sanguinario Ejército Revolucionario del Pueblo, brazo «armado» del argentino Partido Revolucionario de los Trabajadores; exterminados finalmente por los dictadores militares.
 
No. Trosky y los trotskistas no son meras víctimas inocentes de un demente profanador de las esencias revolucionarias.
 
Recordemos un hecho que, como tantos otros, pasó un tanto desapercibido en España. La Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa aprobó el 25 de enero de 2006 la resolución 1.481 en la que se establecía, entre otros aspectos, que «Los regímenes comunistas que existieron en Europa Central y Oriental –durante el pasado siglo- y que siguen existiendo en varios lugares del mundo se caracterizaron por violaciones masivas de los derechos humanos. Estas violaciones, variables según el país, la cultura y el período histórico, comprendían los asesinatos y las ejecuciones individuales o colectivas, las muertes en campos de concentración, la muerte por hambre, las deportaciones, la tortura, los trabajos forzosos, así como otras formas de terror físico colectivo, las persecuciones por motivos étnicos o religiosos, por la libertad de conciencia, de pensamiento y de expresión, por la libertad de prensa y la ausencia de pluralismo político». Tales crímenes se justificaron «en nombre de la teoría de la lucha de clases y del principio de la revolución del proletariado», pues «la interpretación de esos dos principios legitimaba la eliminación de personas nocivas para la construcción de una sociedad nueva». Es decir, exactamente los mismos principios abanderados por los trotskistas; aunque ellos los maticen in aeternun y ad nauseam.
 
Retomemos los hechos del inicio de este comentario haciéndonos otra pregunta: ¿se imaginan el escándalo que se produciría si, por ejemplo, un diario conservador español, ofertara un texto de Mussolini? ¡La que habría caído¡ Entonces, ¿por qué determinados señores tienen patente de corso para cualquier tropelía intelectual? Unos señores que se reservan un novedoso derecho subjetivo, muy postmoderno por cierto: el de “no arrepentirse”.
 
Y, mientras tanto, el bon vivant de Roures y sus amigotes preconizando la revolución permanente… desde la opulencia. No tienen vergüenza. Ni conciencia. Ni ellos, ni los impasibles budas españoles de la intelligentsia de la progresía; esa clase neosacerdotal de lo políticamente correcto.
 
¡Qué sorpresas da la vida! El hiperrojo Jaime Roures, enriquecido gracias al franquista opio del pueblo futbolero, todo un nostálgico de la «revolución pendiente». Perdón, de la «revolución permanente».
Tu ayuda es vital para que Religión en Libertad vea la luz los 365 días del año
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
8 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

mfs
06/06/2010
....
MUY TRISTE su artículo, PENOSO. ¿De verdad sabe usted quién fue Trotsky?
Apologeta
13/11/2009
Ay ay ay....
Fernan, Fernan...y su ultracatolicismo rancio. Quiero pensar que mientras escribía esto no ha podido parar de reirse. De no ser así, OLE SUS ... para decir tanta estupidez seriamente.
El artículo da bastante pena por la inexactitud de muchos datos. No le voy a corregir todo lo erróneo porque tardaría bastante tiempo del que no dispongo. Pero al menos le corrijo algo que puedo hacerlo en un par de líneas. Ya que escribe un artículo sobre Público, Roures, La revolución permanente...TROTSKY, infórmese (no le pido mucho) un poquito y nombre algún partido trotskista más hombre, que no cuesta nada.
Venga, no desista y siga en la lucha, a ver si algún día logran gobernar y pueden encarcelar a todo el que piense que Lenin y Trotsky (Stalin no) fueron unos grandes revolucionarios.
Saludos de un apologeta del terrorismo.
José Basaburua
13/11/2009
La apología del genocidio es delito, ¿no lo sabían?.
Pues resulta que si usted alega que Hitler no gaseó 6 millones de judíos, irá a la cárcel en España. Y si usted niega el holocausto armenio, se enfrentará en algunos países europeos a una demanda penal. Pero con Trotsky, Mao, Stalin y demás genocidas, el asunto es diferente.
Al parecer hay genocidios de primera y genocidios de segunda. Hay terrorismos de primera y otros de segunda. Lamentable... y totalmente incongruente.
Es evidente que hay ideologías tendencialmente genocidas. El nazismo y el comunismo -las dos- son claras muestras de ello. Aunque no les guste a los progres, quienes piensan respecto a los comunistas, al igual que los del PNV con los etarras: ´´En el fondo, esos chicos son de los nuestros´´.
Viento
13/11/2009
El problema de no creer en Dios.
El problema de no creer en Dios no es ser ateo como se cree comumente, sino que se llega creer en cualquier cosa (Chesterton).

Entonces tenemos gente que son legión, que bajo el nombre de cualquier ideología, se pueden cometer las mayores atrocidades de la Historia y seguir sacando pecho, y encima ganar mucho dinero como con el ABORTO.

La Iglesia que para mucha gente, solo es hipocresía y maldad, se compone de hombres y mujeres que nos presentamos como pecadores, nos declaramos como los principales responsables de la muerte de Nuestro Señor Jesucristo, y están guiados por un Amor fuera de todo límite y el mal que se haya hecho a lo largo de la historia de Iglesia, ha sido por abandonar las enseñanzas de nuestro Maestro y por seguir el camino del señor de este mundo, el que marca las pautas de lo que hay que seguir según las modas de los tiempos.

Gracias.

enkibilal
13/11/2009
Moral e Historia.
¿Y qué tiene que ver el comportamiento moral de Trotsky con el hecho de poder estudiar sus obras escritas como parte de la historia política de occidente?
Es como si no pudiéramos leer los ´´Pensamientos´´ de Marco Aurelio porque fue un genocida de los pueblos bárbaros, o despreciásemos a los fundadores de EEUU; Washington, Jefferson, etc. porque eran dueños de esclavos.
O no leyéramos la ´´Suma Teológica´´ porque Tomás de Aquino defendía el castigo físico a los herejes u opinaba que las mujeres eran humanos defectuosos inferiores a los hombres...
Alejandro Campoy
12/11/2009
Caverna.
D. José:

Es evidente que tenemos caverna para rato. La caverna de Roures está promocionada por el actual Gobierno del ni-siquiera-troskista Zapatero. El paleolítico comunista aún nos dará mucho que hablar.
José Basaburua
12/11/2009
Trosky está alineado con los verdugos, pese a nuestro amigo Jose.
Roures es un benefactor de la humanidad.
Zapatero es nuestro padre.
Y, por decreto, nos lo tenemos que creer todo.
Ya ves. Encantado de estar en la caverna. Por cierto, ¿tú, Jose, dónde estás? ¿En Disneylandia?
Y sin acritud.

J. Basaburua.
Jose
12/11/2009
No es el único.
Cada uno promociona lo que le viene en gana.
Habla nuestro amigo de coherencia y austeridad revolucionarias, me gustaria saber de la coherencia y austeridad cristiana de muchos cristianos, entre los que se encuentran obispos, cardenales u arzobispos que mean en orinal de plata y que hasta hace bien poco iban bajo palio.
También habla de genocidios comunistas, el que esté libre de pecado que tire la primera piedra, empezando por la Iglesia Católica.
Y así muchas más
En fin Serafín que tenemos caverna para rato
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS