Martes, 26 de marzo de 2019

Religión en Libertad

El testimonio kafkiano de una sueca casada con un albanés: sospecha que detrás hay un negocio

Barnevernet, los espeluznantes servicios sociales de Noruega, siguen secuestrando niños extranjeros

Barnevernet es el sistema de protección social de Noruega para los menores... pero no funciona como ningún otro... se sospecha de un turbio negocio
Barnevernet es el sistema de protección social de Noruega para los menores... pero no funciona como ningún otro... se sospecha de un turbio negocio
Barnevernet, los espeluznantes sistemas sociales infantiles de Noruega no se parecen a nada en todo el mundo. Hay manifestaciones de familias en numerosos países, embajadas de medio planeta pidiendo que se devuelvan los niños sustraídos por Noruega, una opacidad inconcebible y unos mecanismos que no entiende ningún otro país.
 
Estos sistemas sociales se llevan a los niños, sobre todo de inmigrantes, con las más absurdas excusas y los entregan a "familias de acogida". A menudo ignoran incluso sentencias de los tribunales y no rinden cuenta a nadie. Las denuncias de la prensa y tribunales de toda Europa son desdeñadas por el país nórdico.
 
Alitcia Forsberg-Qaushi, una sueca casada con un albanés, ha visto como estos funcionarios se llevaban a sus 4 hijos después de acosar a la familia durante meses. Ella cree que detrás hay un gran negocio a nivel nacional: las "familias de acogida" reciben tanto dinero del Estado por quedarse con los niños confiscados que no necesitan ni trabajar. Lo explica en La Nuova Bussola Quotidiana.
 
alitcia_norway_barnevernet
Alitcia, sueca, y su marido, albanés, han visto como los servicios sociales
de Noruega secuestraban a sus 4 hijos hace un año: apenas les han dejado verlos
y no dan ninguna razón legal seria... cientos de familias inmigrantes han sufrido
lo mismo

***
 

Noruega: "El Estado me ha robado a mis hijos sin motivo"

Tras el escándalo de pedofilia que ha visto implicados a los servicios sociales noruegos, famosos por arrancar de sus casas a miles de niños cada año (sobre todo a hijos de extranjeros), Alitcia Forsberg-Qaushi ha querido contar su historia a La Nuova Bussola Quotidiana. También su caso, como el de las madres entrevistadas en el documental de denuncia de la Bbc, habla de hipótesis y especulaciones fundadas en la nada y de un sistema social infantil (Barnevernet o CPS, "Child protection service") prepotente y corrupto.
 

El jardín de infancia empezó a buscarles "fallos"

Todo empezó hace un año con la acusación de "falta de límites y organización" por parte del jardín de infancia en el que la mujer, madre de cuatro niños, mandaba a sus tres hijos mayores. Según la familia, -ella es sueca y él es albanés-, el conflicto se inició cuando tuvieron algún contraste de opiniones con el jardín de infancia por el hecho de no estar plenamente de acuerdo con su sistema educativo, ya que la dirección del centro se quejaba de que no dejaran a los niños allí a jornada completa. 
 
"Inicialmente decían que la comida que mis hijos llevaban de casa era muy pesada. Se enfadaron porque además de la comida había un yogurt, que no sabíamos que estaba prohibido; no somos noruegos, por lo que no conocíamos exactamente cuáles son las reglas".
 
Sin embargo, esto era, para el jardín de infancia, un signo de la falta de límites y reglas necesarios para el crecimiento de los niños. 
 
alitcia_papa_noruega
 
El marido de Alitcia: una y otra vez los servicios
sociales han querido enfrentar a los esposos
 

En cuanto llevó al cuarto niño, los servicios los secuestraron a todos

Entonces Alitcia aún estaba de baja maternal, pero la obligaron a inscribir inmediatamente a su cuarto hijo en el jardín de infancia. El pequeño tenía un año, "pero obedecí; tres semanas después se llevaron del jardín de infancia a mis cuatro hijos". Los niños fueron separados y entregados a tres familias de acogida con un permiso de visitas maternas de 12 horas al año y de 4 horas para el padre.
 
Pero hay más. Unos meses antes de sustraer a sus hijos, el jardín de infancia envió a su casa a una empleada de los servicios sociales, "que no nos reveló su identidad y que se comportaba como una policía, sin tener en cuenta el hecho de que sus visitas podían traumatizar a los pequeños".
 
También en el caso de Alitcia, como en los citados por la BBC, los informes de los empleados del CPS "estaban llenos de errores y de acusaciones falsas, fundadas sobre una interpretación de los hechos absolutamente opinable". No solo, porque "en los documentos se leen frases como esta: 'Si no os centráis en un trabajo, esta familia se colapsará'". De hecho, "le dijeron a mi esposo que tenía que quedarse en casa, mientras yo iba a trabajar. Y como queríamos cambiar a nuestros hijos de jardín de infancia, nos garantizaron que si lo hacíamos habríamos perdido la custodia: los niños tenían que permanecer en el jardín de infancia cada día de las nueve de la mañana a las tres de la tarde".
 

El papel del dinero: ¿por qué va a "familias de acogida"?

Según los servicios sociales, el nivel económico de la familia no era suficiente, "pero en lugar de ayudarnos, si esta era su opinión, han preferido reclamar la custodia de los niños proporcionando el Estado, por cada uno de ellos, entre seiscientas mil y un millón de coronas (entre 63.300 y 105.000 euros); una gran parte de este dinero va a las familias de acogida noruegas, que así pueden permitirse no trabajar. El Estado da también premios en dinero a los empleados de CPS que sustraen a los niños de sus familias".
 

Acosando a la familia

Además, la dificultad económica de la familia lo causaba el propio Barnevernet: "Durante un periodo, los empleados de los servicios sociales nos controlaban todo el día, de la mañana a la noche; estaban en casa con nosotros y contribuían a crear un clima de constante tensión".

"Nos daban sólo tres horas libres al día, en las que podíamos salir a hacer recados o ir a buscar a los niños al jardín de infancia, por lo que no podíamos trabajar. Esto nos obligó a evitar muchos gastos; así, cuando el coche se averió, no pudimos llevarlo a un taller, por lo que teníamos que caminar tres horas al día para llevar y recoger a los niños del jardín de infancia. Llegábamos a casa agotados". Alitcia nos ha mostrado diversos vídeos que documentan el largo recorrido.
 
manifestacion_stop_barnevernet
 
Manifestación en 2016 contra la Barnevernet, a raíz de que secuestraron los 5 hijos de la familia Bodnariu; se acumulan los casos en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos
 

Acusar al marido, sin indicios

A la familia se le propuso también ir a un "Family Center House", a lo que se negaron por miedo a que lo siguiente fuera, como sucede a menudo, la sustracción de sus hijos. Sólo entonces "mi marido fue acusado de violencia doméstica", motivo por el cual, por orden de Cecilie Tönnessen, una de las responsables del CPS, Ann Tharaldsen fue enviada a interrogar a los pequeños sin que lo supieran sus padres.
 
"Hemos podido ver las grabaciones -continúa Alitcia-, y las preguntas son formuladas de modo que los niños están obligados a responder según las acusaciones. Pero como ellos no cayeron en la trampa, la policía tuvo que cerrar el caso".
 
A pesar de todo esto, a la familia se le prohibió moverse durante las vacaciones de verano y, además, "a nuestros hijos se les impuso que tenían que pasar todos los días del verano en el jardín de infancia".
 
Hasta que, en septiembre de 2017, les fueron sustraídos "y aún hoy el Cps nos trata como si fuéramos culpables y los mantienen bajo su custodia".
 

¿En qué medida está implicada la policía?

Son muchos los detalles que no cuadran. Por ejemplo, "cuando mi marido le preguntó a la policía por qué había esperado tanto tiempo (tres meses) para intervenir después de las acusaciones presentadas por el Cps, la respuesta fue que no había sitio libre en la 'casa de los niños' en la que la policía suele llevar a cabo los interrogatorios".
 
Alitcia ha llegado por lo tanto a la conclusión que existe "una colaboración poco trasparente entre la policía y el CPS, con un proyecto ya predefinido para llevarse a miles de hijos de las familias: tenían que construir un caso que justificase la decisión de los servicios sociales de quitarnos los nuestros a toda costa".
 
Además, no se comprende por qué el Barnevernet ha negado a la familia un psicólogo que valorara la capacidad de los padres, mientras que "en el Fylkesnämnd (una especie de tribunal de familia) se llamó al estrado a Einar Heiervang, un psicólogo que no había tenido nunca contacto con nosotros ni con los niños, y que ha escrito un informe basándose únicamente en el material de los servicios sociales, declarando que yo era apta para ser madre pero que el problema era mi marido".
 

Volver a los cónyuges uno contra otro

¿Cómo es posible? Desde el inicio, continúa Alitcia, el fin "era ponernos uno contra el otro". A la mujer se le propuso admitir las culpas paternas para volver a tener la custodia de los niños: "Tenía también que distanciarme de él, echarle de casa y poner fin a cualquier relación o comunicación. En resumen, tenía que pasar a ser madre soltera".
 
El hecho es que si bien se ha demostrado que las acusaciones eran infundadas y que el caso no se sostiene, hace un año que los niños están lejos de sus padres.
 
"Cuando hemos preguntado a la policía por qué nuestro caso estaba en espera en lugar de ser reenviado a juicio, nos han repetido que ¡aún no tienen pruebas contra el padre!".
 

Los niños que Barnevernet se lleva quedan dañados

Actualmente, Alitcia y su marido Armend están buscando toda vía legal posible para volver a llevar a sus hijos a casa; además, cuanto más pase el tiempo, más riesgo hay de que los niños sean "adoptables". "Quiero añadir que el 70 por ciento de los niños dados en acogida en Noruega son criminales o toxicodependientes [al crecer sin sus padres, nota de ReL]. Además, si a su vez ellos en un futuro tienen hijos, es probable que el CPS se los quite con la excusa de que tienen un historial problemático a sus espaldas".
 

Seguir la pista al negocio detrás de Barnevernet

Todo esto, según Alitcia, está vinculado a un conjunto de motivos ideológicos y de mercado: "El Barnevernet cotiza en la bolsa y todos tienen beneficios cuando un niño es sustraído a su familia".
 
Los servicios sociales en Noruega tienen tal poder que si un tribunal decide que un niño deber ser devuelto a sus padres, pueden negarse a devolverlo a la familia e "incluso pueden prohibir que casos individuales puedan ser discutidos a nivel gubernamental, o que los menores puedan recurrir individualmente a la ONU por la violación de un derecho por parte del Estado".
 
Los medios de comunicación en Escandinavia están lejos de mostrar una imagen como la que describe Alitcia que, citando las estadísticas, recuerda que "son casi 5 los niños que son sustraídos cada día a sus familias (más de 1.545 al año) en este pequeño país que tiene un total de seis millones de habitantes. Si pensamos que todo esto empezó hace muchos años, se puede decir que en veinte años el 30 por ciento de una generación de niños ha sido separada de sus padres. Hay también estadísticas sobre los muertos y los suicidios entre los niños que están bajo la custodia del CPS".
 
Si se pregunta a Alitcia el porqué ideológico de este ensañamiento, ella responde hablando de su experiencia y de la de miles de familias: "El Estado quiere adueñarse de nuestros hijos por distintos motivos. Uno es que nuestra mentalidad no es noruega y que no queríamos aceptar que se nos impusiera cómo debíamos educar a nuestros hijos; por esto, la mayoría de las familias que pierden a sus hijos son extranjeras y con pocos recursos, por lo que tienen pocos medios para contraatacar: conozco a personas que se han atrevido a decir la verdad sobre la corrupción de los servicios sociales y han perdido su trabajo y, a veces, a sus hijos".
 
barnevernet_secuestran
 

Romper familias y anular a los padres

A Alitcia le viene a la mente la novela 1984 de George Orwell "en la que el Estado se adueña de sus ciudadanos", ya que considera peligroso a quien se distancia de su ideología. Basta pensar que "Noruega, en general, prefiere a las madres solteras que a las familias: el sistema de ayuda económica está construido de tal modo que los beneficios son mayores para los solteros que para las familias. De hecho, han intentado en varias ocasiones convencerme para que me separe de mi marido, explicándome que habría recibido más dinero del Estado".
 
¿Y los progenitores? "No son ni tan siquiera considerados; de hecho, a menudo la madre es declarada desde el momento del nacimiento no apta como progenitor y el hijo es dado en acogida sin que el padre tenga la mínima posibilidad de criarlo".
 
He aquí el motivo por el que el documental de la Bbc hablaba de familias noruegas que viven aterrorizadas por el Barnevernet; pero después del caso internacional de la familia Bodnariu (cuyos cinco hijos fueron arrancados a sus padres por su educación cristiana) están empezando a rebelarse.
 
(Traducción del original italiano de La Nuova Bussola Quotidiana por Elena Faccia Serrano)
 
Un documental reciente explica como funciona Barnevernet en Noruega
 
 
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Noticias como esta llegan al corazón de miles de personas. Por favor ayúdanos a continuar

DONA AHORA