Jueves, 25 de abril de 2019

Religión en Libertad

El obispo Aguirre denuncia que niñas y mujeres se prostituyen con Cascos Azules a cambio de comida

ReL

Aguirre ha podido salvar la vida y hacer de escudo protector por el respeto de los grupos armados a su condición sacerdotal.
Aguirre ha podido salvar la vida y hacer de escudo protector por el respeto de los grupos armados a su condición sacerdotal.
La situación en República Centroafricana sigue siendo crítica. Así deja constancia monseñor Juan José Aguirre, obispo de Bangassou, que desde mayo del pasado año alberga en el seminario diocesano a más de 2.000 musulmanes que huyen de las milicias antibalaka.

La situación se prolonga en el tiempo y la situación es tan precaria que niñas y mujeres refugiadas se están prostituyendo con los Cascos Azules de la ONU que supuestamente deben darles protección a cambio de algo de comida.

"Insisten en venderse para comer"
Esta es la denuncia que ha llevado a cabo el obispo misionero español y que recoge la agencia Fides. La ONU ha creado alrededor del seminario un perímetro de seguridad para proteger a las personas desplazadas, pero que solo disponen de agua. La comida escasea debido a las barreras de los antibalaka. “Están desesperadas, mueren de hambre y a menudo insisten en venderse para comer”, dice el obispo. Entre ellas hay algunas adolescentes que se han quedado embarazadas.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, visitó hace unas semanas Bangassou. “Le dije que hay mujeres violadas, que algunas son menores de edad, y que esto era un crimen contra la humanidad”, asegura monseñor Aguirre.


Milicianos antibalaka, llenos de amuletos al cuello

“Se abrió una investigación pero nada ha cambiado. Y no es la primera una vez que los soldados de la ONU se comportan de esta manera. En 2015 un grupo de soldados de paz congoleños fue expulsado por ofrecer cajas de lentejas a cambio de sexo. Y el atropello no terminó aquí. Las cajas vacías fueron compradas por un libanés por 1.000 francos, de esta manera las mujeres ganaban lo suficiente para comprar comida”.

"La Iglesia es la última que apaga la luz"
La misión de la ONU en la República Centroafricana (MINUSCA) afirma haber llevado a cabo una investigación de las denuncias presentadas por el obispo de Bangassou, y ha concluido “que no hay ninguna evidencia tangible que pueda respaldar estas acusaciones”.

Sin embargo, la MINUSCA permanece en contacto con las partes locales para garantizar que se informe sobre eventuales, nuevos o anteriores, posibles abusos sexuales”, señala en un comunicado.

Monseñor Aguirre, que ha pasado un período de descanso en  España, regresa ahora a su diócesis. “La Iglesia católica es la última que apaga la luz. No podemos irnos”, dice el obispo que vive bajo gran estrés. “No duermo bien, tengo mucho estrés. Cada vez que rezaba, escuchaba explosiones de bombas y ráfagas de ametralladoras. Viví momentos de fragilidad psicológica y por eso me tuve que tomar este descanso”.
 
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Esta noticia sólo la podemos hacer con tu ayuda

DONA AHORA