Miércoles, 03 de marzo de 2021

Religión en Libertad

Los niños sufren depresión después de una maratón de capítulos en sus series favoritas

Los expertos previenen contra el «Binge-watching», el «atracón» en niños de series de televisión

Niña con atracón de televisión

ReL

De entre los programas y películas más vistos en reproducción en continuo (streaming) este 2020 -explica en un artículo la periodista de la Universitat Oberta de Catalunya, Núria Bigas Formatjé-, un 36 % son contenidos de género infantil o preadolescente, como por ejemplo El bebé jefazo, New Girl, Crónicas vampíricas, Frozen II, Moana, Mascotas 2, Onward, El Grinch, Aladdín (2019) o Toy story 4, entre otros, según afirma un informe de Nielsen. “Este público consume muchas horas de contenidos (si no hay suficiente control parental), y las plataformas están aprendiendo de los gustos de los más pequeños, porque, al final, son las audiencias de su futuro; en el fondo, es una inversión”, afirma Elena Neira, profesora colaboradora de los Estudios de Ciencias de la Información y de la Comunicación de la UOC. De hecho, según datos de Barlovento Comunicación, este 2020 el consumo de la televisión lineal supera los datos de 2019 y se eleva a 5 horas y 37 minutos por espectador y día. Para el grupo de 4 a 12 años, la media llega a 3 horas y 20 minutos al día.

“Del mismo modo que con los adultos, en las plataformas de streaming los contenidos para menores se estrenan en bloque —la temporada entera— para generar ese consumo adictivo que les resulta tan rentable. Lo que se persigue es tener a la persona enganchada, y aún más en el caso de un niño, cuyo consumo es naturalmente compulsivo”, advierte Neira. De hecho, el consumo televisivo de los menores de dieciocho años ha aumentado un 5 % en el último año, lo que demuestra dos hechos: que la situación pandémica ha comportado un aumento de los hábitos audiovisuales y que las plataformas digitales han dirigido contenidos más prolongados a estos públicos, con más series de animación que nunca.

Para Diego Redolar, neurocientífico de la UOC y profesor de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación, conviene tener en cuenta que “los menores tienen menos capacidad de control, dado que en estas etapas iniciales del desarrollo hay diferentes ámbitos de control cognitivo —que dependen de regiones laterales de la corteza prefrontal— que no funcionan completamente, ya que dichas regiones todavía se encuentran en proceso madurativo”.

Los mismos recursos de seducción, pero más dañinos

Para seducir a los espectadores más pequeños, estas plataformas trabajan de forma similar a como lo hacen con los adultos. Utilizan recursos como el estreno en bloque, el encadenado automático de capítulos y la posibilidad de saltarse los créditos de entrada y salida. “Nuestro sistema nervioso tolera mal la espera y la demora. Tener la posibilidad inmediata de ver varios capítulos o temporadas podría activar regiones de crítica importancia en el sustrato nervioso del refuerzo —como el estriado ventral o la corteza prefrontal medial—, lo que facilitaría que la persona "se enganchara" con más facilidad a la serie”, afirma Redolar. “En los niños esta respuesta se puede ver incluso más marcada”, añade el experto.

Con el consumo obsesivo, o binge-watching, “no solo se activa nuestro sistema nervioso de refuerzo, sino que, además, se crea una relación más fuerte y empática entre el espectador y los personajes”, explica el neurocientífico. Neira añade que, en el caso de los niños, ese vínculo es aún más fuerte, puesto que “empatizan más con los personajes; la animación se hace pensando en ese tipo de relación emocional tan profunda, con el objetivo de convertir a ese niño en un espectador muy intenso”.

“Ante una maratón de series, el sistema nervioso puede generar dopamina, una señal química relacionada con el placer”, afirma Redolar. Aporta una recompensa natural e interna de placer que refuerza la relación con esa actividad, y el cerebro envía sensaciones positivas al cuerpo para que continúe con esa tarea.

Y la depresión pos-binge-watching, ¿la sufren también?

Sin embargo, una vez saciado el atracón y con la serie acabada, aparece lo que se conoce como pos-binge-watching ('posatracón'), una especie de depresión por inmersión. ¿Sufren los niños del mismo modo que los adultos este fenómeno? “También la sufren. Parten de los mismos mecanismos neurales subyacentes y tienen implicaciones conductuales y cognitivas similares. La diferencia fundamental es que los niños no disponen de tantos mecanismos cognitivos para hacer frente a esta situación, y los efectos podrían ser más dañinos”, advierte Redolar.

La ludificación de los contenidos infantiles, ¿el futuro?

Netflix se planteó hace unos meses usar los patches, una especie de insignias que los más pequeños debían coleccionar y conseguir después de cada episodio con el objetivo de completar todo el conjunto. Aunque se testeó como prueba piloto, fueron muchos los padres que se quejaron de que, en realidad, era una herramienta para enganchar más a los niños a las series. “Este recurso está añadiendo un componente que puede ayudar a activar más el sustrato nervioso del refuerzo y, por ende, a reforzar la conducta de consumo”, puntualiza Redolar sobre esta herramienta.

Aunque las insignias fueron descartadas, lo cierto es que este tipo de plataformas están trabajando y desarrollando contenido interactivo y lúdico para los perfiles infantiles y juveniles. “La interacción tiende a generar mucho más engagement, porque permite una mayor inmersión en la historia; es claramente una herramienta para generar enganche. Este recurso funciona mucho mejor en las audiencias jóvenes que en las audiencias adultas: la madurez de los adultos limita la ludificación”, afirma Neira. Un ejemplo de este tipo de recursos sería el capítulo “Bandersnatch” de Black Mirror, en el que el espectador escoge las acciones de los personajes.

¿Qué peligros supone el binge-watching infantil?

El hecho de que una serie pueda gustar al espectador activa el sustrato nervioso del refuerzo, es decir, el cerebro insiste en seguir haciendo aquella acción, porque le resulta gratificante. “El peligro radica en si esto supone que la persona deje de hacer actividades importantes, como practicar ejercicio físico, salir con sus amigos o socializar, o pierda horas de sueño, para dedicar más tiempo a ver series. Si esto fuera así, podría tener efectos sobre el desarrollo cerebral, dado que estos factores tienen una importancia crítica para un correcto desarrollo”, advierte Redolar.

En los últimos años, el mercado de plataformas de reproducción en continuo ha experimentado un gran crecimiento. De hecho, según Barlovento Comunicación, este 2020, la televisión de pago ha reunido en España a casi 8 millones de suscriptores y ha batido récords de audiencia. Un estudio de Digital TV Research prevé que en el año 2025 habrá 17 millones de suscriptores de plataformas de vídeo a la carta (video on demand) en España. “Las elevadas estadísticas de consumo harán que este servicio sea cada vez más imprescindible en el núcleo familiar y, por tanto, habrá menos tendencia a darse de baja de estas plataformas. Por otra parte, cuanto más consumo, mejor conocerán a sus usuarios, y mejores contenidos podrán producir. Esa directriz es muy clara y se aplica exactamente igual en el caso del contenido infantil”, concluye Neira.

 

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Para continuar haciendo noticias como esta necesitamos tu ayuda

DONA AHORA